Santa Lucía del Trampal, una basílica con luz propia en el sur de la Provincia de Cáceres

En horas de la mañana, Santa Lucía del Trampal en Alcuéscar parece que se desperezara buscando la luz del sol. Seis ventanas de su característica fachada miran al Este para que la luz llene un recinto cuyo origen se pierde en los primeros diez siglos de nuestra era. Los tonos amarillos de sus piedras –tocadas por romanos, visigodos, mozárabes, pastores, monjes y peregrinos– reflejan la luz y la esparcen por el campo que se extiende a su alrededor.

Santa Lucía del Trampal, un tesoro en la comarca Montánchez-Tamuja

La comarca Montánchez-Tamuja esconde varios tesoros, entre ellos la basílica de Santa Lucía del Trampal, a la que le viene al dedo el verbo esconder. Estuvo escondida de la mirada del público hasta que en 1993 fue declarada Monumento Histórico Artístico y actualmente aún muchos la desconocen. Aunque no está muy lejos de la Vía de la Plata, tampoco está en ella y se refugia en una ladera a la que hay que llegar atravesando la localidad de Alcuéscar. Advertimos que algunos GPS, al pasar por Alcuéscar, suelen dirigirnos por calles empinadas y muy complicadas para maniobrar con el coche. Nuestra sugerencia es llegar a la plaza del pueblo y allí seguir las indicaciones, que lo enviarán por la calle Fuente del Castaño. Por esta vía se llega, después de cuatro kilómetros y luego de pasar un precioso alcornocal, a Santa Lucía del Trampal. Preguntar a los vecinos también es una buena opción.

Una construcción única en Europa que tiene mucho que contar

Algunos historiadores definen Santa Lucía del Trampal como una construcción mozárabe y otros visigoda con sillares romanos. Según un trabajo publicado por el profesor Ignacio Dols Yuste en la revista Arte, Arqueología e Historia en 2019, Santa Lucía del Trampal es “una construcción con un trazo de planta complejo, atípico, único en Europa: según todos los estudios efectuados hasta la fecha, planta construida de una sola vez”.

Algunas de las características que la hacen tan especial es su cabecera de tres ábsides, prácticamente iguales en anchura, longitud y altura, así como los tres cimborrios que los cubren. Además, la cabecera y el resto de la nave no tienen relación directa y están conectadas por un espacio estrecho.

Cuando se levantó Santa Lucía del Trampal, el cristianismo ganaba terreno entre los emperadores romanos y se establecía en las gentes. En piedras encontradas por la zona hay también indicios de la devoción a la diosa celtahispana Atecita. Los visigodos y su arrianismo también pugnaban por establecerse y dejar huella. Luego, los musulmanes y la reconquista. Todos dejaron muestras de su vida sobre el lugar, así como el paso de los siglos.

Las piedras de Santa Lucía del Trampal tienen mucho que contar por su relación con lugares vecinos. Muy cerca de allí está Montánchez con su castillo vigía. La ruta de los molinos de Arroyomolinos desciende por las mismas laderas que la circundan y a varios kilómetros, el castro celta de Villasviejas del Tamuja, en una prueba de que en estas mismas tierras se establecieron personas mucho antes de todos los que hemos mencionado.

Contemplar Santa Lucía del Trampal con la luz de la mañana es recrearse en las sensaciones de los que construyeron y reconstruyeron este templo. No solo las piedras de la iglesia son testigos de ese pasado, en ocasiones confuso y rico en acontecimientos, también lo son los olivos, al menos un par de ellos milenarios, que ofrecieron sus frutos a tantos y tantos de los que pasaron por allí.

Diputación de Cáceres

Abierta todos los días, menos los lunes

Santa Lucía del Trampal cuenta con un Centro de Interpretación, que se convierte en la introducción perfecta para disfrutar de la iglesia, que se puede ver entre los olivos que la separan del parking. En el Centro de Interpretación, un vídeo de 10 minutos ofrece información sobre el lugar. Un vídeo que también está disponible en portugués, inglés o alemán. Hay dos exposiciones para visitar y un breve y bonito paseo te acerca a la protagonista del sitio.

Antes de la pandemia, Santa Lucía del Trampal recibía un promedio de 1300 personas al mes. Por suerte, según Miguel, el encargado del Centro de Interpretación, el movimiento de visitantes comienza de nuevo a incrementarse y llegan turistas desde Extremadura, Madrid o Sevilla. También extranjeros, algunos de ellos desde Lisboa, en excursiones contratadas en la capital portuguesa.

Santa Lucía del Trampal está a poco más de 50 kilómetros desde Cáceres y 16 desde Montánchez.

Horario de invierno (de octubre a mayo)

De martes a sábado de 10 a 14 y de 16 a 19 h.

Domingos de 10 a 14 h. Lunes cerrado

Horario de verano (de junio a septiembre)

De martes a sábado de 10 a 14 y de 17 a 20 h.

Domingos de 10 a 14 h. Lunes cerrado

Entrada gratuita

Publicado el 3 de noviembre de 2021

Lee en portugués Santa Lucía del Trampal, uma basílica com uma luz própria no sul da província de Cáceres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Hacemos “birding” en “Los Patos”

¿Qué dirán los mayores de nuestras localidades cuando escuchen hablar del “BIRDING”?…

Cierra el día y abre la noche

En Plasencia se suceden, gozosa y casi constamente, los actos culturales y…

Patxidifuso expone en Plasencia sus dibujos a boli y acuarela

Patxidifuso expone en Plasencia los inconfundibles dibujos de un cuentacuentos con ese…

Piezas del legado de Valeriano Salas se exponen en Hervás

Bien sabemos que la cercanía entre Béjar y Hervás hacen que estas…