Los tesoros de la comarca Montánchez-Tamuja en la provincia de Cáceres

La comarca Montánchez-Tamuja en el centro de la provincia de Cáceres esconde secretos que merecen ser contados. Dehesas, viñedos, olivares, montañas y llanos la convierten en una tierra variopinta y llena de contrastes.

Montánchez, el balcón de Extremadura

El castillo de Montánchez en lo alto de la sierra permite divisar buena parte del territorio extremeño, hasta 50 municipios pueden verse en los días claros y entre las poblaciones, cruzando la región de Sur a Norte, se distingue la Ruta de la Plata, con peregrinos que la recorren a lo largo de todo el año.

castillo montachez

Castillo de Montánchez. Foto: PlanVE

Aunque la posición del castillo de Montánchez era ya importante en época romana, es en el siglo XII cuando se levantan los muros que lo distinguen. A partir de ese momento sufrió diferentes modificaciones y en él encontramos una ermita, una bodega, un aljibe y decenas de detalles y escondrijos que hacen volar la imaginación. A los pies del castillo, en pequeñas calles, se apilan de tres en tres los nichos del cementerio, un camposanto con vistas, que en 2015 fue reconocido como el Mejor Cementerio de España.

Desde Montánchez puede iniciarse la Ruta de los Molinos. Entre esta localidad en lo alto y Arroyomolinos, siguiendo el recorrido de la garganta, pueden verse hasta 30 antiguos molinos harineros, algunos de ellos construidos hace miles de años. Durante el siglo XIX y principios del XX esta zona fue motor económico, hoy es una ruta verde, de naturaleza frondosa, desde la que se puede disfrutar de hermosas vistas sobre dehesas y olivares.

La Terrona

Encina La Terrona. Foto: Carlos Criado

Al Noreste de la sierra, cerca de la población de Zarza de Montánchez, una enorme encina ve pasar los años, es La Terrona. Un gigante en la amplia dehesa, donde engordan los cerdos que se convertirán en los jamones ibéricos que dan fama también al lugar.  La encina La Terrona, un árbol singular extremeño y considerada la más grande y vieja de España, sostiene actualmente algunas de sus ramas con bastones, pero ni así pierde el porte y el tamaño que la distingue.

Ecce Homo ermita de Benquerencia Extremadura

Ermita del Cristo del Amparo en Benquerencia. Foto: Andy Solé

Un “escorial” y una “capilla sixtina” en el centro de Extremadura

La riqueza artística sorprende en dos pequeñas localidades de esta comarca. En Benquerencia, la ermita del Cristo el Amparo se alza sencilla en su exterior y sorprendente en su interior, porque las pinturas murales que suben por sus paredes y decoran el techo la han hecho merecedora del nombre de “capilla sixtina”, no solo porque las imágenes recrean pasajes del Antiguo Testamento, como la vaticana, sino porque su belleza es admirable. Los vecinos del pueblo se prestan generosos a mostrar su ermita, a contar historias e invitan a tocar la campana al salir, para que el pueblo se entere de que alguien ha venido a ver su ermita. Mientras, muy cerca, se escucha el ruido de los tractores en el campo y los ladridos de los perros.

Seis kilómetros de campo separan Benquerencia de Valdefuentes, la capital del esgrafiado en Extremadura. De aquí salen la mayoría de los especialistas en esta técnica decorativa que han vivido desde niños, pues las paredes exteriores de muchas casas están decoradas con esgrafiados. En el centro del pueblo destaca el Convento de San Agustín, con su claustro rico en ornamentación geométrica y floral, que se ha ganado el nombre de “pequeño escorial”. No podía ser de otra manera, las paredes del convento, y especialmente su claustro, recogen los esgrafiados más antiguos de los que se tengan datos en la localidad, algunos fechados en 1721.

claustro convento Valdefuentes Extremadura planVE

Convento de San Agustín en Valdefuentes. Foto: Andy Solé

La huella visigoda y vetona en la comarca

Otro tesoro de la comarca fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1993, se trata de la basílica de Santa Lucía del Trampal. Construida sobre un templo pagano, contaba con otros edificios religiosos en su alrededor, hoy desaparecidos. Algunos de sus enormes sillares se remontan al siglo VI a.C. Es un ejemplo de construcción visigoda, de gran importancia no solo para la región, sino también para España. Rodeada de naturaleza verde y terreno ondulada, está a 4 kilómetros andando por una pista rodeada de campo desde Alcuéscar.

Más al norte, imbuido por la dehesa, muy cerca de Botija, encontramos el castro celta Villasviejas del Tamuja. El yacimiento aún conserva piedras de su muralla y hasta un pequeño anfiteatro. Puentes antiguos y antiguas zahúrdas o cochineras, construidas con lajas de pizarra, son prueba de que muchos han recorrido estos caminos. Mientras tanto, la vida sigue su curso como el río Tamuja, serpenteando muy cerca de allí.

Otros tesoros se encuentran desperdigados entre montes y dehesas, como “las corralás” de Torquemada o la iglesia del Salvador de Almoharín. El Hospital de Peregrinos, del siglo XVI, en Salvatierra de Santiago, así como las iglesias de Santa Ana y la Asunción en Torremocha y la ermita del Risco en Sierra de Fuentes. Todos estos son una muestra de la importancia cultural, que se suman a la paisajística, dehesas, sierras y llanos y a la gastronómica. En la comarca Montánchez Tamuja encontramos Almoharín, reconocido por la producción de higos, naturales, pasos y en bombones de la mayor calidad. El queso de Valdefuentes, famoso en la región y más allá. El jamón y todos los productos del cerdo, así como la aceituna, contribuyen a una gastronomía variada y rica. La cocina de este territorio no deja a nadie indiferente y ofrece al visitante verdaderos Paisajes Gastronómicos.

Toda la riqueza de la comarca Montánchez Tamuja la convierte en destino turístico no solo para conocer, sino también para repetir y para coleccionar momentos, porque más importante que el equipaje de ida es el equipaje de vuelta.

Publicado el 4 de diciembre de 2019

Imagen superior: Santa Lucía del Trampal. Foto: Carlos Criado

 

One thought on “Los tesoros de la comarca Montánchez-Tamuja en la provincia de Cáceres”

  1. Yo soy un asiduo de la comarca de Montanchez desde hace más de 40 años,y conozco mucha gente alli,que me dan datos sobre la riqueza histórica del lugar.Me gustaria saber más sobre la comarca y sus puntos más interesantes para visitar aunque no sean muy conocidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.