A punto las fiestas de Santa Marina 2016 de Aceituna

Cuentan las viejas lenguas que Santa Marina nació allá por el año 123 después de Cristo y lo vino a hacer en una población que tal vez fuera la romana Cívitas Limicorum.  Según el Breviario de Braga, ese lugar estaría próximo a la actual villa orensana de Xinzo de Limia.  Pero hay otros cronicones que adjudican al pueblo de Balcalgia (hoy, Bayona, Pontevedra) el honor de haber sido su cuna.  Y refieren que fue su padre Lucio Catelio Severo, gobernador romano, casado con la bella Calsia.  Habiendo dado ésta a luz por primera vez, trajo al mundo de un solo parto nueve niñas.

Procesión de Santa Marina de Aceituna por los años 60 / Foto: Canchaleru

Procesión de Santa Marina de Aceituna por los años 60 / Foto: Canchaleru

Catelio andaba de viaje en aquel momento.  Calsia, atemorizada, entregó las niñas a su fiel criada Sila, para que las ahogase en el río Miño.  Pero la sirvienta, como devota cristiana, no lo hizo y las puso bajo la protección del obispo San Ovidio, que las bautizó y las cobijó en su palacio.  Pasados los años, siendo guapas hembras las nueve hermanas y, después de muchas venturas y desventuras, Catelio, el padre, se enteró de todo el asunto y mandó que se presentaran ante él.  Ocurrió lo de siempre: le exigió quemar incienso en honor de los dioses, ellas se negaron y se elevaron a los cielos con la palma del martirio.

Leyendas perfectamente trabadas y mitificadas en torno a Marina, que el amigo e historiador José María Domínguez Moreno, del cercano pueblo de Ahigal, sabe muchísimo, que ha escrito diversas tesis sobre ello.  Por ello, quien quiera saber más sobre estos realismos mágicos que visite a José María, al que algunos de nuestra cuadrilla heterodoxa moteja como “El Brujo”, en el sentido de alquimista que aún anda detrás de la piedra filosofal.  Total, de Aceituna a Ahigal solo hay tres leguas algo corridas, pasando por Santibáñez el Bajo, del que dicen que “a la vuelta de la esquina, te dan un carabinazo”.

Comisión de Festejos

Comisión de Festejos

Dejando los confusos orígenes de la santa, la realidad es que los aceituniegos o “canchaléruh” erigieron a Marina como patrona y, como tal, la ensalzan más arriba de los cielos cuando llega con sus calores el 18 de julio.  Hogaño, este próximo domingo, día 10, ya  se abrirán las vísperas a las nueve de la mañana, cuando la Asociación de Jóvenes de Aceituna ponga en marcha la ruta BTT, saliendo desde el “Parqui del Lugal” y marcándose 35 largos kilómetros.  Luego, habrá un descanso hasta el viernes, día 15, que será la jornada destinada para el pregón de fiestas y el “Cuhetazu” que anuncie el festejo.  Todo ello a partir de las 23,30 horas.  Un rato más tarde, se celebrará el concierto “Tributo a Mecano” y se pondrá en movimiento la disco-móvil que estará a cargo del Dj. “Kolina”.

J.C.P.

J.C.P.

El sábado, día 16, los ritmos charangueros de “Los del Barrio” ensordecerán las calles de la localidad, haciendo una parada a eso de las 22, 00 horas, a fin de calmar sus resuellos, junto con todos los vecinos que marchan detrás, con una sangría comunal y popular en la plaza del “Parqui”.  A las doce y media, con la luna ya bien alta, se iniciará la primera verbena de las  fiestas, a cargo de la orquesta “Diamantes”.

El domingo, 17, los protagonistas de la jornada serán los chiquillos: parque infantil en patio del colegio a lo largo de toda la mañana y, por la tarde, supertobogán y fiesta de la espuma  en la plaza de la Libertad.  Por la noche, segunda verbena, que, en esta ocasión, será amenizada por el grupo “Cañón”.

Procesión de Santa Marina en Aceituna con el tamborilero tío Vicente Gacía / Foto: Canchalera

Procesión de Santa Marina en Aceituna con el tamborilero tío Vicente Gacía / Foto: Canchalera

Santa Marina será paseada en solemne procesión, en la que se echará la bandera a ritmo de flauta y tamboril, el día 18, cuando las campanas no dejen de repicar en la torre de la iglesia.  Por la tarde, una nueva charanga, “Selena”, llevará tras sí, de nuevo, a todo el vecindario, que sacará buena ración de cante y baile.  La tercera y última verbena de los festejos se llevará a cabo en la plaza de “Loh Llánuh”.  Correrá a cargo del grupo “Vulkano”.  Finalmente, el día 19, a las 22,00 horas, está programa la marcha nocturna de la “Luna llena”, organizada por la chipirifláutica asociación “El ejercicio te cuida”.

Un año más, todos los vecinos quedarán satisfechos, y los que no queden, allá ellos, porque el ayuntamiento que preside el buen amigo Josafat Clemente Pérez se podrá jactar de haber puesto toda la carne en el asador para que los siempre infatigables y juerguistas “canchaléruh” alcancen los cielos, como al parecer lo hizo Santa Marina.

Publicado en julio de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.