Charla de Jaime Río-Miranda sobre su libro “La Cueva de Boquique”

Jaime Río-Miranda Alcón, todo un “ehparragueru” (así se conoce cariñosamente a los vecinos de Valdeobispo) de pro, se lanzará al ruedo finalmente el 18 de mayo y no el lunes 9 como inicialmente estaba previsto, para hablar largo y tendido sobre el libro que acaba de sacar a la calle: “La Cueva de Boquique”, y en cuya publicación ha tenido que ver mucho la Asociación Cultural Placentina “Pedro de Trejo”.

Fragmentos cerámicos "tipo Boquique" (Foto: "Abu")
Fragmentos cerámicos “tipo Boquique” (Foto: “Abu”)

El acto tendrá lugar en el Centro Cultural “Las Claras” de la Ciudad del Jerte, a las ocho de la tarde.  Jaime es diplomado en Arqueología y Numismática Hispánica por la Universidad de Barcelona y es más que conocido en variopintos foros relacionados con los temas histórico-arqueológicos.  Puede que sea una de las personas, por no decir la que más, que conoce los secretos de las entrañas de la ciudad romana de Cáparra al dedillo.  Fruto de ello, son los libros que tiene publicados y otra infinidad de artículos en diversas revistas.

Martín Almagro Basch, gran arqueólogo y desterrado a Cataluña por el franquismo, al ser un destacado "hedillista" (Foto: "¡Ay, Carmela!")
Martín Almagro Basch, gran arqueólogo y desterrado a Cataluña por el franquismo, al ser un destacado “hedillista” (Foto: “¡Ay, Carmela!”)

La presentación del libro será por cuenta del heterodoxo correcaminos que firma estas líneas, el cual (dicho sea con humildad) procura compaginar sus saberes universitarios con la experiencia que da el sudar la camiseta entre canchos y retamas, recogidos valles y altaneras sierras, con tal de encontrar un fósil director que dé razón a tantos interrogantes como nos plantean los quehaceres arqueológicos.  Interrogantes  que aún siguen en torno a esa emblemática “Cueva de Boquique”, metida entre los riscos de la dehesa de “Valcorchero”: la “joya de la República” (¡qué más quisiéramos algunos!) para la ciudad de Plasencia y que, dentro de sus más de 1184 hectáreas, aún guarda infinidad de misterios.  Desde que Bosch Gimpera publicase, en torno a 1915, algunas notas sobre la mentada cueva en el “Anuari de l’Institut d’Estudis Catalans”, se ha vertido mucha tinta, plagada de contradicciones, acerca de los prehistóricos placentinos, o “plasenciánuh” (como decimos la gente de las tierras más norteñas de la provincia de Cáceres).

Rústico y artístico abrevadero en la dehesa de Valcorchero (Foto: "El Machaca del Alcalde")
Rústico y artístico abrevadero en la dehesa de Valcorchero (Foto: “El Machaca del Alcalde”)

Sin metodología arqueológica alguna, ya removieron los estratos fértiles de la cueva aquel arquitecto y terrateniente (a quien sus braceros no le tenían estima alguna) llamado Vicente Paredes Guillén, así como el catalán Pedro García Faria.  Más tarde, en 1970, cuando el arqueólogo Martín Almagro se dispuso a excavar seriamente en la cueva, no consiguió gran cosa, pues todo estaba alterado por los trabajos clandestinos.  Algunos vestigios cerámicos encontrados han internacionalizado el nombre de “cerámica tipo Boquique”, de la que pensamos que tiene su origen en la confluencia de determinados elementos culturales en el Neolítico Pleno o Medio, cuando ya se abandonaban las cuevas y se levantaban poblados en lugares estratégicos.

Vicente Paredes y Guillén, sobre 1899 (Foto: Domínguez)
Vicente Paredes y Guillén, sobre 1899 (Foto: Domínguez)

Por ello, el interrogante queda en el aire: ¿era un abrigo rocoso el lugar seleccionado para su refugio del carlistón y reaccionario Mariano Ceferino del Pozo, alias “Boquique”, o acaso es un panteón funerario? Cerámicas de “punto en raya” que se desparraman en todas direcciones y que conocen el Bronce (cultura “Cogotas I”) y llegan a alcanzar la Edad del Hierro.

Mucho habría que decir sobre esta covacha, pues los terrenos graníticos del corredor Béjar-Plasencia no son aptos para conformar cuevas propiamente dichas, sino simplemente refugios rocosos de escasa amplitud.  Pero de todo ello se hablará el próximo día 9 de mayo, cuando los asistentes se suban a la nave nodriza y aterricen entre los escabrosos riscos de Valcorchero, iniciando un viaje por el tiempo.

Jaime Río-Miranda Alcón, en el centro y con el "cetro" en la mano, sirviendo de cicerone en una visita a la "Cueva de Boquique" (Foto: "Jarrimial")
Jaime Río-Miranda Alcón, en el centro y con el “cetro” en la mano, sirviendo de cicerone en una visita a la “Cueva de Boquique” (Foto: “Jarrimial”)
Las manos de algún inculto e ignorante graffitero han dejado sus garabatos sobre la cueva (Foto: F.B.G.)
Las manos de algún inculto e ignorante graffitero han dejado sus garabatos sobre la cueva (Foto: F.B.G.)

 

 

Publicado: 3 de Mayo de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Corre bajo la luna en la Carrera nocturna Ciudad de Plasencia 2018

El viernes 28 de septiembre se celebra la III Carrera nocturna Ciudad…

La Calbochá de Nuñomoral con concurso de disfraces

Si hay una comarca extremeña donde se celebren las tradiciones más arraigadas…

Descubre el rito del Robo de la Albehaca en Las Hurdes

La planta de la albahaca, albehaca en Las Hurdes, tiene toda una…

Folklore extremeño en Plasencia

El Festival de Folklore Extremeño da la bienvenida al verano, con la…