Y Satanás se hizo carne

Un hombre y una mujer sin nombre se ven atrapados en las ruinas de un templo griego. Allí se encuentran de repente con un tipo raro vestido con pantalón y camiseta de tirantes de color rojo bermellón que, sin cortarse un pelo, empieza a hacerles preguntas incómodas, preguntas que los descolocan y que los ponen en el brete de preguntarse sobre su propia condición, una atmósfera y una situación extrañas que, por otro lado, y a la vez, nos suenan. Nos suenan muy a su autor, Marino González Montero, y nos suenan bien, porque Satanás, este libro, recién publicado por su editorial, de la luna libros, cierra la trilogía teatral a la que dio comienzo con Muerte por ausencia y continuación en Laberinto: anatomía del presente, dos obras de teatro que parten de situaciones similares y en las que también reina lo insólito, lo inquietante, lo incómodo, la indagación última sobre la condición humana.

En este caso, el maestro de ceremonias es el propio Satanás, un personaje bufonesco, cabaretero, todo un showman que bien podría ejercer de monologuista o de presentador de circo y que, un poco al modo socrático, con provocativas preguntas que adereza con poemas y canciones, obliga a la pareja a remontarse a los orígenes de su relación sentimental, desde los más remotos, haciéndoles cuestionarse sus intenciones reales, descubrir sus sentimientos más ocultos y enfrentarse a su propio presente y, sobre todo, a su futuro. O, mejor dicho, al futuro, porque el futuro de la pareja –por razones que no conviene, claro, adelantar– está íntimamente ligado al de la humanidad, y de él dependen no solo nuestra supervivencia como especie, sino también, como se irá revelando, la del propio Satanás, al que, a largo de los cinco actos que componen la obra, bajo el recargado artificio de su bufonería, vamos descubriendo cada vez más humano, cada vez más temeroso, cada vez más débil y más necesitado de nuestras pequeñas maldades.

Los Monges restaurante Plasencia ExtremaduraEsa sería, a grandes rasgos, la sinopsis de la obra, que va a avanzando a lo largo de tensos diálogos en los que la pareja se resiste, con todas sus fuerzas, a menudo con toda su ironía, a darle al mefistotélico personaje lo que quiere, que gana peso y densidad, como también viene siendo marca de la casa, en los parlamentos intensamente líricos, a menudo filosóficos, del personaje principal, y que logramos vislumbrar con precisión desde el papel gracias a las pormenorizadas acotaciones del autor, que nos descubren su nítida percepción de la puesta en escena, su dominio del lenguaje escénico.

Una muestra más, pues, del furor creativo de Marino González Montero que, en este caso, y por fortuna, no es necesario desear ver puesta pronto en escena, pues el cartel de Nazaret Nova, que ya corre por redes sociales y que muestra en blanco y negro a los tres personajes, con un Satanás deformado por el paso pendular del tiempo, anuncia ya su próximo estreno, el 20 de enero en el Teatro López de Ayala de Badajoz, de la mano, además, de tres extraordinarios actores, Ana García, José A. Lucía y Jesús Manchón. Esperemos no tardar en verlo.

Satanás

Marino González Montero

De la luna libros

14 euros

Publicado el 12 de noviembre de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.