Lídia Jorge

Nuestras vidas son los ríos

Todo en Estuario, la última novela de Lídia Jorge, publicada hace varios meses por la editorial La Solana y la Umbría en traducción de la placentina María Jesús Fernández, tiene un cierto aire de desembocadura: la empresa de la familia Galeano, una naviera al borde de la quiebra tras una ambiciosa inversión; la vida de sus miembros más veteranos; la experiencia vital del resto, que parecen abocados, por diversas razones, a regresar y compartir techo en la casa familiar; y la aventura literaria de Edmundo, el más joven de todos ellos, empeñado en escribir un libro en el que confluyan todas sus lecturas y en el que dé cuenta del pasado, del presente y, sobre todo, del futuro que espera a la humanidad, tras una experiencia traumática en un campo de refugiados que lo devuelve a Lisboa sin buena parte de la mano derecha y con la necesidad de aprender de nuevo a escribir en el sentido más mecánico del término.

La edición portuguesa, de la editorial Dom Quixote, resume en su contraportada la novela diciendo que “Estuario es un libro sobre la vulnerabilidad de un hombre, de una familia, de una sociedad y del propio equilibrio de la Tierra, retratados a través de la mirada de un joven soñador que se interroga sobre la fragilidad de la condición humana”. En este sentido, aunque el cuerpo me pide el juego de palabras, no diré que Estuario sea una novela río, pues se me antoja que para serlo harían falta más personajes y una trama aún más compleja, pero sí puede decirse que en ella confluyen historias de diversos personajes y que se funden en su relato, al menos, una trama familiar, una trama social y una trama literaria: la peripecia de un hombre que trata de encontrar sentido al mundo a través de la escritura, el relato del final del tiempo de la abundancia y el retrato de una familia sin recaer ni lo ameno y pintoresco, de cartón piedra, de ciertas sagas familiares, ni en hacer un retrato despiadado de las relaciones que tienen lugar en su seno como origen y reserva natural de todas las miserias, sino manteniendo, por el contrario, una tensión dramática en que los celos, las envidias y las rencillas encuentran equilibrio en una cierta solidaridad fruto del paso del tiempo, del conocerse, del reconocerse todos supervivientes de una misma ruina.

“Por un lado –dice su traductora, profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura–, hay en sus páginas una melodía propia, pautada en paralelismos y repeticiones, en el contrapunto entre la voz que narra y el decir de los personajes, en palabras sin lugar en los diccionarios, que solo existen en los límites del lenguaje; una cadencia que se acompasa a los fragmentos de la «Oda Marítima» de Álvaro de Campos o de la Ilíada. Más allá de la mera cita, los versos pessoanos y homéricos cumplen en la trama una función esencial, alentando la germinación de nuevas historias. Además, en Estuario, se nos invita a reconocer valores simbólicos en diferentes elementos, especialmente en los espacios. La casa, con sus numerosos dormitorios, con su biblioteca, techos, ventanas y balcones, ofrece su seno protector, abriga a sus habitantes y, al mismo tiempo, los enfrenta. Y, por supuesto, el estuario lisboeta, remanso donde acaban todos los recorridos, en el que se funden y transforman las historias individuales antes de diluirse en la inmensidad totalizadora del mar”.

Un libro, en definitiva, que desemboca en la necesidad de la Literatura, de la escritura, como medio para ordenar las ideas e intentar comprender un poco el mundo, obra de Lídia Jorge, una de las escritoras portugueses más célebres y reconocidas de la actualidad, con premios internacionales, como el “Albatros” de la Fundación Günter Grass o el Premio Luso-Español de Cultura, a la que podréis conocer si nos acompañáis el próximo 11 de febrero a las 20:00 horas, en la Sala Verdugo, en la tercera sesión del curso del Aula de Literatura “José Antonio Gabriel y Galán”.

 

Estuario

Lídia Jorge

La Umbría y la Solana

18,50 euros

Carpinteria Manzano

Texto de Juan Ramón Santos para su columna Con VE de libro

Imagen superior tomada de la página Facebook de Lídia Jorge

Publicado el 7 de febrero de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.