Recorrido por la prehistoria en el Tajo Internacional

La Reserva de la Biosfera y Parque Internacional Tajo-Tejo ofrecen un recorrido por la prehistoria, donde dólmenes y mehires se funden con un paisaje increíble.

La cueva de Puerto Roque contiene pinturas esquemáticas de 7.000 años de antigüedad.  Este enclave forma parte de los Caminos de Arte Rupestre Prehistórico, declarado Itinerario Cultural por el Consejo de Europa.

El Centro de Interpretación de la Cultura Dolménica de Santiago de Alcántara y el Centro de interpretación del Megalitismo de Castelo de Vide ofrecen la posibilidad de conocer más sobre los primeros pobladores y sus manifestaciones artísticas.

Los primeros pobladores europeos plasmaron su forma de ver el mundo. Las primeras manifestaciones son de hace 42.000 años y en algunos lugares se perpetuaron hasta comienzos de la Edad de Hierro. La zona del Tajo Internacional contiene un gran número de yacimientos, que atraen a un buen número de visitantes año tras año.

Todo el que se acerque al Tajo Internacional en busca de vestigios prehistóricos se encontrara mil y un lugares repletos de un simbolismo propio de las primeras religiones, que sobre todo se caracterizan por sus alusiones a la naturaleza, así como a la fecundación y a la fertilidad.

En un principio, las pinturas se catalogan como naturalistas, pero posteriormente, el ser humano mostró su capacidad de abstracción y las manifestaciones artísticas pasaron a ser esquemática. Así, la abstracción en las figuras y la geometría se apoderan de pinturas o o relieves dentro de los refugios, cuevas, rocas y construcciones megalíticas.

Es precisamente la arquitectura de los primeros hombres la que se funde a la perfección con el paisaje del Tajo Internacional, gracias a numerosos restos dolménicos, megalíticos y menhires.

Tajo Internacional, un destino lleno de historia

Conjunto dolménico de Valencia de Alcántara, declarado como Bien de Interés Cultural. Actualmente se tienen identificados en la zona 41 dólmenes y es uno de los conjuntos megalíticos más importante de toda Europa. Los dólmenes, datan del cuarto y tercer milenio antes de Cristo. Para poder descubrir cada uno de ellos, la Oficina Comarcal de Turismo ha trazado cinco rutas diferentes: Tapias, Zafra, Las Lanchas, Huertas de las Monjas y Los Mellizos. Cada una de las rutas está señalizada.

Dolmen El Mellizo: situado en La Aceña de la Borrega, en el término municipal de Valencia de Alcántara (N-521), es uno de los más populares en Extremadura. Su nombre viene porque existía otro dolmen cercano que se fue deteriorando. Por eso se llama ‘El Mellizo’, aunque también se conoce como Aceña Borrega, Anta de la Marquesa o Data III. Está muy bien conservado y destaca porque mantiene la tapa de la cámara sepulcral, al igual que la puerta, que salva la altura entre la cámara y el corredor.  Además, cuando se excavó, se recuperó un ajuar funerario, dos puntas de flecha y partes de piezas de cerámica.

Cueva ‘Puerto Roque’: A 12 kilómetros de Valencia de Alcántara se vislumbra imponente Puerto Roque, un maravilloso entorno que hace apenas unos años desveló su gran tesoro: sus pinturas rupestres. Para acceder tienes que subir unos 400 metros, considerados de dificultad media, para encontrarte con unas espectaculares pinturas esquemáticas. Esta cueva está incluida en las rutas europeas Caminos de Arte Rupestre Prehistórico, del Consejo de Europa, de las que forman parte, entre otras, las Cuevas de Altamira.

Cuando llegues arriba, verás unas pinturas de 7.000 años de antigüedad, realizadas a base trazos simples y que están en relación con las de la zona de Santiago de Alcántara y Alburquerque. De hecho, con el arte prehistórico la raya desaparece porque encontramos restos similares al otro lado de la frontera portuguesa.

Cueva El Buraco en Santiago de Alcántara. A este paraje se llega por la N-521. Aquí se sitúa un abrigo con pinturas rupestres en el entorno incomparable de la Sierra de San Pedro. Además, este sendero no tiene pérdida porque te encontrarás con una ruta señalizada desde la ermita de San Cristóbal. En esta travesía conocerás también la rica fauna y flora del lugar.

Cuando llegues a la cueva, te encontrarás con una espectacular entrada sobre rocas de cuarcita. A partir de aquí, entras en una gruta de 18 metros de profundidad que alberga en su interior pinturas rupestres de más de 5.000 años de antigüedad. No en vano, estás ante uno de los conjuntos más importantes del sureoeste de la Península Ibérica.

Cerca de aquí se sitúa también el dolmen Lagunita III. Este dolmen está realizado a base de pizarra y, actualmente está restaurado. Se vislumbra así una cámara de tres metros con corredor, una estela antropomorfa y el túmulo cubierto de cuarzos blancos y altaretes.

El Conjunto de Cedillo: En Cedillo se esconde un conjunto megalítico de 23 dólmenes. Aquí descubrirás pequeños espacios funerarios realizados con pizarra, muy abundante en la zona.  De entre todos destaca el Dolmen La Joaninha, que se descubrió en 1995 y es uno de los mejor conservados. Del mismo destacan sus losas de pizarra, así como algunos objetos encontrados en la excavación como láminas de sílex, dos hachas de anfibolita, cerámica y una cuenta de un collar. El conjunto de Cedillo contrasta con los grandes dólmenes de zonas como las de Valencia de Alcántara, un hecho que deja ver una economía y unas relaciones sociales diferentes.

Conjunto de Santiago de Alcántara: lo forman 29 dólmenes de pizarra, roca menos resistente que el granito, por lo que su conservación no es tan óptima. Completan y enriquecen este conjunto 12 abrigos con pinturas rupestres y otros 4 con grabados, dispersos por el término. Existen rutas para acercarse a algunos de ellos y un Centro de Interpretación del Megalitismo.

Conjunto de Herrera de Alcántara: se conocen hasta la fecha 5 dólmenes de pizarra, aunque las prospecciones continúan y podrían aparecer más. Destaca el dolmen “Bodegas”, pues es de los pocos que conserva el túmulo y por tanto, está casi enterrado.

Conjunto de Alcántara: al menos 50 dólmenes de pizarra se encuentran diseminados por el entorno de este municipio.

Menhir el Cabezo de Alcántara. De 4,65 metros de largo, el menhir de Cabezo es uno de los pocos que se conservan en el oeste de España. Tiene aproximadamente 1,2 m de diámetro y dos pares de cazoletas de 15 a 25 cm de diámetro en ambos extremos, así como varias más pequeñas en el medio. Fue puesto de pie de nuevo hace tres años.

Tumbas en Valencia de Alcántara

Zona Portuguesa del Parque

Conjunto Megalítico de Castelo de Vide. El excelente patrimonio megalítico de Castelo de Vide contiene dólmenes y menhires. Algunos de los monumentos más destacados son Anta o Dolmen da Melriça, clasificado como Monumento Nacional en 1910 y es, junto al menhir de la Madeja, un referente del inmenso valor del arte megalítico del Alentejo, y el Dolmen de Sobral, que está formado por siete pilares de granito enterrados en gran parte. La cámara tiene forma semicircular y carece de pasillo. Fue declarado Monumento Nacional en 1910.

Menhir de Meada en Castelo de Vide: Pasear por Castelo de Vide (N-521) es siempre un placer. Además, del entorno natural no te puedes perder la judería, el castillo y las típicas casas portuguesas encaladas. Pero lo que no debes dejar pasar es el Menhir de la Meada, situado en el caserío del mismo nombre. Este menhir es el más grande de la península ibérica. Se fecha en el Neolítico y se trata de un monolito de más de 7 metros de alto y pesa más de 18 toneladas.

Cuando fue descubierto estaba partido en dos, seguramente por causas naturales, y fue restaurado en 1993 por el gobierno portugués. Además, en esta intervención se tuvo en cuenta el entorno del monumento para que resulte accesible visitarlo. En este yacimiento se encontraron además carbones del siglo V a.C. Este menhir se encuadra dentro de los conjuntos de por lo menos cinco menhires que se encuentran en la cuenca del río Sever.

Profundizar en la materia

Si quieres profundizar más sobre el Neolítico en el Tajo Internacional, debes visitar el Centro de Interpretación de la Cultura Dolménica, situado a las afueras de Santiago de Alcántara o a la sala sobre el Conjunto Dolménico del Centro de Interpretación de Valencia de Alcántara o en el interesante centro de interpretación del Megalitismo de Castelo de Vide.

El Centro de Interpretación del Arte Rupestre del Valle del Tajo en Vila Velha de Ródão a estas instalaciones te trasladarás a otra época y sentirás la energía de los primeros habitantes de este territorio y dejaron muestras de su arquitectura funeraria, relieves y pinturas rupestres, que llenan de magia y misticismo, más si cabe, a este paraíso situado en la frontera entre Extremadura y Portugal.

 

Este artículo ha sido cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020. 

Publicado el 17 de noviembre de 2019

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.