Félix Barroso

El Carnaval Jurdanu echa a andar hacia el Sábado Gordu de Entrueju

Hay sesudos investigadores que se parten sus lóbulos cerebrales por buscarle orígenes a las fiestas del carnaval, del auténtico, transgresor, libre, popular, desinhibido, caótico pero armonioso, organizado desorganizadamente y orgiásticamente catárquico. Nada que ver, por supuesto, con el Carnaval de Plástico, que surgió en los grandes salones de la burguesía capitalista en tiempos modernos y que, lo mismo que el Halloween, está prostituyendo y emputeciendo las raíces de muchos de nuestros pueblos y de nuestras gentes, los que no tienen claros su norte y su identidad como comunidades forjadas con cosmovisiones singulares y, posiblemente, heterodoxas.  Se parten el encéfalo por rebuscar en los orígenes y puede que todo se reduzca a una espontánea exigencia biológica de la naturaleza humana.

Felix Barroso

Un recorrido por la exposición de indumentarias del “Carnaval Jurdanu”, en el Centro de Documentación de Las Hurdes. (Foto: José Pedro Domínguez Domínguez)

Entramos en los mundos del homo ludens, el que necesita jugar y divertirse porque se lo pide el cuerpo y darle la vuelta a la tortilla en unos días que algunos acabarían por llamar la Fiesta de los locos.  El homo ludens divirtiéndose de acuerdo con sus esquemas mentales, surgidos de su propia química cerebral, frente al homo consumens, que no piensa por sí mismo, sino que es la sociedad consumista-capitalista la que piensa por él.  El homo ludens como protagonista directo del arcaico carnaval, los entruéjuh, que revistió con sus mitos y sus relatos legendarios y que asoció a un tiempo dormido, que era preciso despertar con el ruido de sus cencerros, tamboriles, rejínchuh y acuquéuh.  Deberían fenecer los inviernos, con todos sus fríos, calamidades y naturalezas muertas, resucitando esplendorosamente la primavera, llena de soles y fertilidades.  Y de paso, asaltar la Bastilla, el Palacio de Invierno o el Vaticano y trastocar las jerarquías sociales, llenando el festejo de sentido solidario e igualitario.  En las antípodas del carnaval moderno, el plastificado, que se reduce a un concurso de disfraces, a desfiles jerarquizados, a una competitividad radicalmente anticarnavalesca, a una organización impecable y a una nube muy colorista y sicodélica pero preñada de ideas precocinadas, impuestas por el consumismo y sus modas televisivas, el papel couché que envuelve contenidos insulsos, artificiales y carentes de tradicionalidad y, en suma, a conformar un orden, una ley y una patria, elementos subjetivos, afectados y engañosos a los que pretende subvertir el carácter libertario y libertino de los Entruéjuh.  Por ello, el carnaval eminentemente ruralizado fue prohibido por los regímenes dictatoriales y totalitarios, mientras se permitían las fiestas de disfraces, confetis, carrozas, luminarias y bailes en los salones aristocráticos.  El pueblo llano contra la burguesía y los estamentos que detentaban el poder.

Félix Barroso

amborileros de la Escuela de El Mesegal, con la periodista María Manzano en el centro. (Foto: Fco. Domínguez Duarte)

España Directo

félix barroso

El tamborilero Alfredo Sánchez Peña, de la alquería de El Mesegal, muestra a las cámaras cómo se fabrica un tamboril artesanal (Foto: Francisco Domínguez Duarte)

Con este espíritu desenfadado y bullanguero, el Carnaval Jurdanu ha entrado en combate el pasado jueves, día 16 de los corrientes y efemérides de San Leonato y San Honorato.  Puesto que tales entruéjuh ya consiguieron el título de Interés Turístico, ahora se ha desatado un fervoroso interés por ellos.  Y por Las Hurdes anduvo un equipo del programa televisivo España Directo (TVE 1).  Se personaron en alquería de Peroti (en castellano, Pedro Muñoz), que, hogaño, será el punto neurálgico en el que confluirán el día 22 de febrero, Sábadu Gordu del Entrueju, todas las corróbrah (agrupaciones dispuestas a la anárquica furriona) q     ue, bajo la batuta de Ehtámpah Jurdánah, protagonizarán la alegre y atávica algazara.  Francisco Domínguez Duarte, alcalde pedáneo de esta alquería, o aldea, perteneciente al concejo que preside la villa jurdana de El Casal de Palomeru (El Casar de Palomero), anduvo con cámaras y periodistas de un lado a otro: visitando el Centro de Documentación de Las Hurdes, donde el director del mismo, José Pedro Domínguez Domínguez, les mostró la exposición de algunas indumentarias propias del Carnaval Jurdanu.  Posteriormente, se acercaron a la Escuela de Tamborileros, ubicada en la alquería de El Mesegal, donde se forman toda una gavilla de estos músicos tradicionales y populares, dirigidos sabiamente por el tamborilero jurdano, con muchas tablas en estas lides, Emiliano Jiménez Domínguez.   Bien se decía, antiguamente, por estos lares y otros muchos, aquello de cael cumu tamburil en la boa, cuando lo que se esperaba llegaba en su justo punto.  Y algunos añadían:  y si juera tiempo de iviernu, en el entrueju.  Otros rematan: rejuíjuh del entrueju, muchu bebel, pocu dormil y que no pari el tamburil.

félix barroso

Manuel Rodríguez Martín, Serafín Rodríguez Iglesias, Ángeles Vicente Martín y Aurora Rodríguez Martín, de la alquería de La Sigú (en castellano, La Segur), posando para el programa “España Directo”. (Foto: Elena Rodríguez Vicente).

félix barroso

Juanito Peñasco Azabal, metido a “Toreaol”, representa el “rejuiju” del “Toru Bardinu”, reencarnado en la figura de Jairo Talaván Cayo. (Foto: Fco. Domínguez Duarte)

Bajo una fina lluvia. que ponía toda una nota romántico-carnavalesca sobre el paisaje y el paisanaje, se pusieron en escena los rejuijuh (cuadros propios de las carnestolendas y escenificados al aire libre) del Toru Bardinu y El Morcillu, de connotaciones legendarias, perdidas entre las brumas seculares.  Los miembros de Ehtámpah Jurdánah Juan Peñasco Azabal, Jairo Talaván Cayo y el tamborilero Poli Pérez Durán fueron los protagonistas de estos aperitivos que irán abriendo boca de cara a la alocada y magna celebración del Sábadu Gordu del Entrueju.  Poli se marcó, con su gaita y tamboril y acompañado por varios de sus compañeros de la Escuela de Tamborileros de El Mesegal, una antiquísima toná de carnavales.  Y otras tonáh, donairosas, alegres y jacarandosas, desgranaron, igualmente, en la alquería de La Segur (en jurdanu, La Sigú) los tamborileros Serafín Rodríguez Iglesias y Manuel Rodríguez Martín, al que acompañaron, con sus cóprah d,entruéjuh, las vecinas Aurora Rodríguez Martín, María Ángeles Vicente Martín y Teresa Rodríguez Vicente.  También, se giró una visita al taller del tamborilero Alfredo Sánchez Peña, miembro de la citada Corrobra Ehtampah Jurdánah, donde explicó, paso por paso, la confección de un tamboril tradicional.

Félix Barroso

Los citados vecinos de La Sigú cantandoy tocando gaita y tamboril mientras baila la “Zaraganda” la vecina Teresa Rodríguez Vicente (Foto: Elena Rodríguez Vicente)

Clínica Dental Javier Vaquero PlasenciaCon estas filmaciones para España Directo, se ha puesto el pie en el primer peldaño de la escalinata que se dirige hacia el corazón multicolor de los Entruéjuh jurdanos.  Ahora, el pueblo anfitrión de esta edición de 2020, Peroti (Pedro Muñoz), con su alcalde pedáneo a la cabeza y la inestimable ayuda de la cabeza del concejo (Ayuntamiento de Casar de Palomero), de la asociación de mujeres de este pueblo y de otros vecinos de la cercana localidad de Azabal, tendrán que meterse en harina para que el Carnaval Jurdanu de hogaño deje profunda memoria en la comarca y llegue a buen puerto.  Unas carnestolendas abiertas a todo el mundo, donde se permite la participación activa de cualquiera, siempre que venga entruejau, encarantoñau o enzamarrau.  En el vocabulario de esta festividad de la comarca de Las Hurdes no aparecen los términos ‘disfraz’ ni ‘disfrazado’; éstos se dejan para el Carnaval de Plástico.  Cualquiera puede embutirse dentro de la piel de una Carantoña.  Basta con colocarse un saco de arpillera o unas pieles, curtidas o por curtir; una máscara realizada de forma artesanal o, en su defecto, el rostro tiznado o pintado de rojo y negro (los colores más antiguos utilizados por el hombre); algunos calzones viejos hasta media pierna; unas medias fuertes, de lana, hasta las rodillas; un ancho cinto con cencerros y una horca de palo en sus manos.  Y, ¡hala!, a saltar, corretear, bailar, cantar, beber, comer y retozar hasta la extenuación, hasta hundirse en una auténtica catarsis, como bien rimaba el soneto que, cimentado sobre el Carnaval Jurdanu, escribiera el poeta de la niebla, con su mente abrumada por profundas melancolías.

Bien sé que el Carnaval es transgresión,

ruptura, inversión, voltear de tortillas,

destrozar tabúes y hacer astillas

el Estado, el Rey y la Ley del Talión.

Y sé que tu ojo azul es un ciclón

cuando antruejo se afloja sus trabillas

y se pone a cantar las maravillas

de un mundo sin patria y sin patrón.

Pues que sea tu ciclón el que me arrastre

y contigo en catarsis me sumerja,

que, después del maremoto y el desastre,

bien creo que cantaré junto a tu verja

sin que traje me corte estrecho sastre.

Que tu mano mi herida la deterja.

Carpinteria Manzano

 

Imagen superior: “El Morcillu”, personaje mitológico de los “Entruéjuh”, mitad macho cabrío y mitad hombre.  Jairo Talaván Cayo y el tamborilero Poli Pérez Durán, miembros de “Ehtámpah Jurdánah”.  (Foto: Francisco Domínguez Duarte).

Texto de Félix Barroso para su columna A Cuerpo Gentil. Las opiniones e imágenes publicadas en esta columna son responsabilidad de su autor.

 

Publicado el 28 de enero de 2020

Colaborador de planVE

 

 

One thought on “El Carnaval Jurdanu echa a andar hacia el Sábado Gordu de Entrueju”

  1. Ánimo al gran maestro Félix Barroso, heredero de aquellos maestros freinetianos que dejaron su semilla en las Hurdes a principios del siglo XX y que fueron duramente represaliados por la dictadura en 1936. Su labor debe ser reconocida y, por supuesto, es merecedora de la Medalla de Extremadura, aunque a el no le gustará. El pueblo hurdano y los extremeños que le leemos ya lo tenemos en el lugar que le corresponde…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.