La Toñá Piornalega vuelve a cargarse de aires jurdanos

Recuerdo, compañera de los mares estelados, cuando el pasado año, con mi querida gente de la Corrobra Ehtámpah Jurdánah, escalamos, a lomos de un moderno vehículo de cuatro ruedas, las cuestas y las endiabladas curvas asfálticas, hasta llegar al altiplano de la sierra de Tormantos.  Las brumas cubrían por completo el nido de águilas, el más alto de toda la provincia cacereña con sus 1175 metros de altitud, donde se asentaron un grupo de cabreros en tiempos oscuros de la Intrahistoria.  Hombres curtidos por todos los cierzos del mundo, procedentes, con plena seguridad, de aquellas oleadas de repobladores astures, cántabros y leoneses que, en las centurias del XII y el XIII, hollaron parte de las actuales tierras extremeñas.  Pero El Piornal no se encontraba dentro de la demarcación de los reyes leoneses, sino en la Extremadura castellana.  No obstante, cabreros del viejo reino de León fueron sus primeros pobladores, como ocurrió, igualmente, en Serradilla, Madroñera, Malpartida de Plasencia u otras poblaciones del Valle del Jerte.  La prueba más palpable se encuentra en los rasgos dialectales que aún se mantienen en pie, pese al expansivo imperialismo del castellano.

Pastorcillas de ‘La Corrobra” en la mentada fiesta (Foto: Ana Martín Sánchez)

De nuevo, compañera también de los celestes y republicanos firmamentos, volveremos a hollar el pueblo de El Piornal el próximo sábado, día 9 de noviembre, efemérides de Santa Eustolia y San Agripino.  Y decimos El Piornal porque siempre, en los viejos legajos, se acompañó del artículo, del mismo modo que otras poblaciones (El Cerezo, La Oliva, La Sauceda, El Acebo o El Robledo).  No sabemos a cuento de qué falsear la historia toponímica con esas anacrónicas supresiones.  Llegaremos después que La Toñá Piornalega eche a andar, en esta edición de 2019, con su embellecimiento de fachadas (¡qué bien mueve pinceles y brochas el artista extremeño Jonathan Carranza Sojo!); cuando ya han elaborado jabones con aceite reciclado para  escolares, cuando Oleosetín montó todo un taller de cata de aceite de retorcidos olivos, cuando se inauguró la VIII Toñá Piornalega a cargo de la empresa textil (indumentarias tradicionales) Los Sancha y nuestro admirado grupo Chulumi presentó su nuevo disco Al Alimón en la casa de la cultura.  Pero llegaremos a tiempo de coger al toro por los cuernos en la emblemática jornada del sábado.

Estaremos ataviados con nuestros indumentos de antiguos pastores del territorio jurdano para participar en ese riquísimo desayuno de café y tostás de aceiti de manzanilla cacereña.  Y si por un casual hubiera algo de retraso, esperamos que las desenvueltas manos de las mujeres de la asociación Aires Serranos nos guarden un güen pucherau de café y un perolu acomuelgau de tohtáh bien aceitáh, con una frahca de recia aguardienti de la tierra, pa matal la garrahpera y ótrah teraráñah mañanérah.

Comienza el pasacalles. (Foto: Ana Sanchez Martín)

La Sanjuaná

El “Ramajeru” y el “Mozu de la Ehtantigua” (Foto: Ana Martín Sánchez)

Nos llegarán los ecos de Zambra Verata, Chulumi, Las Nogaleas y la Rondalla Pencona (estos dos últimos venidos de Aldeanueva de la Vera), mientras que los pastores jurdanos y canchaléruh se lanzan a escenificar los rejuíjuh (cuadros de viejas costumbres y creencias pastoriles) de La Sanjuaná por plazuelas y encrucijadas.  Se oirán las atrevidas, desenfadadas y misteriosas estrofas, con sus acuquéuh y rejínchuh, de la Ronda de San Juan o La Cogollá; el antiquísimo y legendario romance de El Toru de San Juan, teatralizado por estos paisanos de a pie de la comarca jurdana y se representarán los rituales profilácticos de El Niñu quebrau.  Luego, continuarán su marcha, presididos por el ramajeru que porta El Ramu de San Juan, el mozo de La Ehtantigua y El Zánganu o El Machunu, que viene a ser el brujo mayor que toca su tamboril de corcho en el corro de las brujas antes que dé en gloriar en día de San Juan de junio.  A punto del mediodía, hay un obligado alto en el camino, a fin de degustar los dulces de sartén y licores del Valle del Jerte.  Seguro que, de acudir, te chuparías los dedos, compañera de tanta cal en los inicios pero de mucha más arena en los últimos solsticios.

Después de presenciar en la plaza de Lah Lánchah el desfile de moda inspirado en el folklore extremeño (colección Jara de Laura Manuela), volverán otros acordes a inundar los calles piornalegas: grupo de Coros y Danzas de Monroy, Coros y Danzas Besana (San Vicente de Alcántara), El Redoble  (Cáceres) y grupo Virgen de Sopetrán (Jarandilla de la Vera).  Como es preciso reponer fuerzas para que de la panza salga la danza, hay otra necesaria parada para calmar el sonido de las tripas:  el Caldu Piornalegu, tan sustancioso siempre, hace milagros para redoblar las energías.  Por ello, el personal saldrá saltando y brincando, al acabar de llenar la andorga, y se irá de ronda con el grupo local La Serrana.  No faltarán concursos de rondas y jotas, cuyo broche lo pondrá el grupo de Electrojota ‘El Gatu con Jotas’.

El pueblo de El Piornal, que será el anfitrión de ‘La Corrobra’ en la jornada del 9 de noviembre, bajo la nieve, cosa corriente en cualquier invierno. (Foto: Apolinar Mesa).

La gente nuestra, como bien sabes, compañera de las barricadas tricolores, está más que fogueada fogueada de tanto subir y bajar escarpadas sierras, por lo que continuará la marcha con buen paso, bajo los sones de las gaitas y tamboriles, cencerros y castañuelas, panderos cuadrados y almireces, sarténih de rabu largu y zambómbah zambombérah.  Y parará ante los muchos talleres que llenan las recogidas plazuelas de El Piornal, a fin de danzar El Ramu o bailar un picau jurdanu, o una charrá, o la jota de lah viéjah, o una jaba, o un pericón.  Talleres basados en la Cultura Tradicional-Popular y que corren a cargo de Oleosetín, la asociación de teatro Tarandango, Club de Senderismo de Piornal y otros voluntarios del mismo pueblo, asociación de mujeres Aires Serranos, asociación de la tercera edad La Laguna y la asociación taurina El Embarcadero.

Las pastoras mayores de ‘La Corrobra”: hay que hacer constar que en la Corrobra ‘Estampas Jurdanas’ hay miembros desde los 11 años hasta los 87. (Foto: Ana Sánchez Martín).
Compañeros de ‘La Corrobra’ bailando la ‘Jota de lah viéjah’ en una antigua fiesta de ‘La Carvochá’, en la alquería jurdana de La Jorcajá (La Horcajada). (Foto: Jero Roncero).

Y como costumbre ya inveterada, nuestra Corrobra girará su correspondiente visita a la residencia de ancianos, con el fin de llevar la alegría a esa gente de la tercera edad, evocando antiguos tiempos que muchos de ellos conocieron y alegrándolas con las cóprah y los cantárih de sus años mozos, cuando corría menos la moneda por los bolsillos pero había mayor hospitalidad, solidaridad y apoyo mutuo entre el vecindario.

Cuando las sombras de estos días tan cortos de noviembre comiencen a teñir de azabache los rincones piornalegos y las brumas bajen cabalgando desde El Ehpolón y La Peña Negra, habrá que retirarse, con el dondolondón de los cencerros y nuestros aires libertarios, en busca de la opípara cena con la que nos suele obsequiar el Ayuntamiento de Piornal y, por extensión, todas las instituciones y asociaciones que hacen que La Toñá Piornalega sea un referente en este mes de las ánimas y las castañas.  Las ánimas ya quedaron calmadas y en buena armonía con la magnánima Carvochá que celebramos el pasado día 2 de noviembre en la alquería jurdana de El Mesegal, donde todas ellas, por bocas nuestras, comieron y bebieron a jinchapelleju.  No hay miedo, pues, a que moh faratin la furriona de la Toñá.  Y esto es todo, que es mucho, compañera a quien deseamos de todo corazón que la vida le guiñe el ojo y aprenda a zamarreal las castañuelas con la misma gracia que inspira a los jurdanos.  ¡Salud y hasta el venidero año!

Merche Rodríguez Rey, en el centro, fundadora de la revista PlanVE, brindando con ‘La Chicharrona”, ‘El Chicharrón’ y otros compañeros de ‘La Corrobra’ en la fiesta de ‘La Carvochá-Chicharrona”, celebrada el pasado día 2 de noviembre en la alquería jurdana de El Mesegal. (Foto. “Corrobreru”)

 

En la imagen superior: compañeros de la Corrobra ‘Estampas Jurdanas’ al aguardo de las autoridades, en la plaza de Villasbuenas de Gata el pasado 26 de octubre, con motivo de la celebración de la ‘Fiesta del Cabrito’ (Foto: Ana Martín Sánchez)

Texto de Félix Barroso para su columna A Cuerpo Gentil. Los comentarios e imágenes publicados en esta columna son responsabilidad de su auto

Lee todo sobre la Toñá Piornalega

Publicado el 5 de noviembre de 2019

Mundi Frut

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Javier Morales presenta su ensayo sobre naturaleza en Plasencia

Javier Morales, autor de ‘Las letras del bosque’, presenta el 10 de…

La Filmoteca dedica el mes de marzo al cine de mujeres

La Filmoteca de Extremadura dedica su programación del mes de marzo a…

Celebra el Día de los Museos en los imprescindibles de Extremadura

El viernes 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, es una fecha…

Marta Serrano y Luis Antonio Pedraza animarán el Carnaval Jurdano

A eso de la media mañana del domingo, 15 de febrero, “Sábadu…