Search

Entre aclamaciones, se presentó el ‘Carnaval Jurdano’ en Ahigal

El pasado domingo, día 12 de este febrero en que, como bien dice el viejo refranero, ‘busca la sombra el perru, solu un ratu, que no el día enteru’, un nutrido grupo de artistas carnavalescos del pueblo jurdano de Arrolobos y otro buen puñado de miembros de la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’, sobrepasando con creces el medio centenar, hizo sonar sus cencerros por el tradicional y dominical mercado de Ahigal y otras plazas y calles del lugar. Sonaron los cencerros, como símbolo ancestral de los antruejos, pero también las gaitas y tamboriles, castañuelas y panderetas, zambombas y rollos de río.  En alocada pero muy cuerda algarabía, presidido el cortejo por el ‘Rey del Enntrueju’, ese rey republicano elegido en asamblea popular, y por la pancarta que anunciaba la celebración del ‘Carnaval Jurdanu’ el próximo sábado, 18 de febrero, en la alquería de Arrolobos, fueron desfilando los ‘encarantoñaus’, ‘entruejaus’ y ‘enzamarraus’ entre los puestos del ingente mercado dominical, haciendo su primera parada en la bodega de la ‘Hermandá Jurdanu-Ahigaleña’.   Entre cantos y danzas, entonaron el estómago con el excelente aguardiente y la insuperable pitarra que ofrecieron los compañeros Justo Plata Paniagua y José María Domínguez Moreno.

Vista parcial del cortejo carnavalesco por las calles de Ahigal.

Los ecos del heterodoxo y armónicamente escandaloso pasacalles recalaron, posteriormente, en la bodega del gran amigo de los jurdanos, Crispín García Paule, cuya generosidad no tuvo límites.  Volaban los platos, recién salidos de la lumbre de encina, con los más diversos guisos matanceros.  Aguardiente y vino para dar y tomar, con la pertinente visita al museo etnográfico que el buen amigo Crispín tiene montado en la segunda planta de su nave.   Como de la panza sale la danza, continuó la zambra por bares y plazuelas, exhibiendo el gigantesco pelele denominado ‘El Morcillu’, cantando y bailando en torno a él, que siempre hace las gracias de la concurrencia debido a sus exagerados atributos sexuales.  Toda la larga comitiva, formada íntegramente por una parte notable de los personajes que representarán los “rejuijus” (escenificaciones al aire libre) en la población de Arrolobos, se volcaron a la hora de mostrar su buen arte al mucho gentío que atiborraba el mercado ahigaleño, siendo continuamente aplaudidos y vitoreados.

Vecinos de Ahigal homenajeados en los postres de la comida de hermandad: de izq. a dcha., José María Domínguez Moreno, Crispín García Paule y Justo Plata Paniagua

Durante la mayor parte de la jornada, estuvo en nuestra compañía, aparte de otros equipos audiovisuales, el conocido fotógrafo extremeño Víctor Manuel Pizarro Jiménez, viajero más que experimentado y autor del blog ‘La Ciudad Dormida’, cuyo objetivo fotográfico crea auténticas bellezas cargadas de magia.  Sin lugar a dudas, es un emblemático embajador del ‘Carnaval Jurdanu’.

Ni que decir tiene que la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’, rescatadora y vital motor de muchos de los rituales relacionados con la Cultura Tradicional de Las Hurdes, invita a los responsables de la consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura y al Patronato de Turismo de la Diputación de Cáceres para que el día 18 de febrero se acerquen al pueblo jurdano de Arrolobos y observen con sus propios ojos estos antruejos, considerados, en distinguidos foros y cátedras, como los más arcaicos y mitológicos del mundo hispánico.  Así se percatarán de que este carnaval goza de excelente salud y que fue todo un acierto el haber sido declarado ‘Fiesta de Interés Turístico Regional’, con perspectivas de alcanzar el título de ‘Interés Nacional’.

El tamborilero mayor de la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’, en la que lleva encuadrado más de 30 años: Serafín Rodríguez Iglesias, tamborilero de la alquería jurdana de La Segur (concejo de Nuñomoral).  El próximo día 18, en el ‘Carnaval Jurdanu’, será homenajeado, junto a otros dos miembros de ‘La Corrobra’, Saturnino Barbero Iglesias, ‘Ninu’, y Severiano Sánchez Martín.

Homenajes

Dos ‘Diabrillus’, armados con sus horcas de palos.

Después del buen yantar, en el momento de los postres, la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’ homenajeó al buen camarada Crispín García Paule, que pasó a ser socio de honor de dicho grupo folklórico y etnomusicológico.  Se glosó su vida campesina y otros artes y oficios que desempeñó, destacándose sus méritos poéticos y novelísticos, con diferentes publicaciones en revistas y ciertos libros publicados.  Así mismo, se extendió el homenaje al compañero de ‘La Corrobra’, José María Domínguez Moreno, conocido investigador extremeño, hijo de Ahigal, y que ha recibido recientemente el premio de investigación ‘García Matos-2022’, otorgado por la ‘Federación Extremeña de Grupos Folklóricos’.  El trabajo presentado por José María Domínguez lleva por título: ‘Los Tesoros de Extremadura: la historia, el mito y las leyendas’, fruto de sus continuas investigaciones y publicaciones de corte antropológico, etnográfico, mitológico y folklórico.  Finalmente, se pasó a homenajear a otro hijo de Ahigal, Justo Plata Paniagua, miembro, igualmente, de ‘La Corrobra’.  Se le deseó mucha suerte y grandes aciertos por haber accedido a la concejalía de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Ahigal.

Se nos fue Ramón Díaz Santos

Ramón Díaz Santos, compañero de la “Corrobra Estampas Jurdanas”, fallecido en la madrugada del pasado día 13 de los corrientes y al que dedicamos una reseña en esta crónica.

Nadie se imaginaba el pasado domingo, día 12 de febrero, cuando el personal estaba inmerso en sus carnestolendas en el pueblo de Ahigal, que el compañero Ramón Díaz Santos se nos iba a ir para no se sabe muy bien dónde, si es que ese dónde se halla en alguna parte.    Teníamos muy presentes que se encontraba ingresado en el hospital de Plasencia y que la dolencia era grave.   Pero se quedó sin aliento en la madrugada del lunes.  Se ha marchado uno de los más emblemáticos recitadores de viejo romances de ‘La Corrobra’, aparte de ser el habilidoso artesano, que hacía auténticas obras de arte con el corcho y la madera.  Él era el encargado de fabricar las máscaras y singulares collares, de acuerdo con la tradición mitológica del territorio jurdano, y que, luego, formaban parte de las indumentarias carnavalescas o en aquella otras propias de la representación de antiguas creencias, como ‘La Malgüestria’ o ‘Genti de Muerti’.

Ramón nació el día 31 de agosto (festividad de San Ramón Nonnato) de 1937, en plena guerra civil, en Santibáñez el Bajo.  Malos tiempos.  No pudo ir a la escuela y gozaba de una inteligencia y un ingenio excepcional.  Desde corta edad, tuvo que engancharse en los trabajos pastoriles, guardando ovejas, llegando a ser mayoral de numerosos rebaños en diferentes puntos de la región extremeña.  Aprendió a leer y a escribir durante el servicio militar y, luego, él, de manera autodidacta fue adquiriendo numerosos conocimientos.  Su memoria era prodigiosa.  Captaba al vuelo lo que oía a pastores más viejos y lo archivaba en el rincón de su cerebro.   De su madre, Tecla Santos García, memorizó todos los romances y cantares que sabía, que eran muchos.  Tenía grandes dotes de narrador y recitador.  Conocía más de un centenar de cuentos de la más antañona tradición; algunos que ni siquiera aparecen en la tradición cuentística hispánica.  Sabía el nombre autóctono de todas las plantas del campo y sus propiedades, de acuerdo con la tradición etnobotánica en la que bebió y el fruto que da la experiencia.  Lo mismo en todo lo referente a la etnoveterinaria.  Fue un hombre noble, fiel, solidario, excelente convecino, de ideas avanzadas, cazador a la antigua usanza y un experto cocinero.  Todo un conservacionista, que no un conservador, y gran apasionado de las fiestas y tradiciones del norte cacereño.  Descansa en paz, amigo Ramón.  Tus compañeros de ‘La Corrobra Estampas Jurdanas’ no te olvidarán jamás.

“La Chancalaera” se confiesa ante el ‘Obispu Jurdanu’, en el confesionario que se encuentra en el museo rural de Crispín García Paule, en Ahigal, el cual fue nombrado “socio de honor” de la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’.
Parte de ‘La Corrobra’ ante la bodega de la “Hermandad Jurdanu-Ahigaleña”.  “El Rey Batuecu”, que es un rey republicano del mundo legendario de Las Hurdes, se dirige a sus compañeros.  Agachado, con la máquina de fotos en la mano, el celebrado fotógrafo extremeño Víctor Manuel Pizarro Jiménez.
Grupo de “arrolobeñus”, más conocidos como “argañerus” y “armuñesis”, hijos del pueblo jurdano de Arrolobos, que es el anfitrión de la presente edición de ‘Carnaval Juirdanu’.
‘El Rey del Carnaval’, acompañado por ‘El Arruverdi’, personaje mitológico que es el propiciador de que venga la primavera y crezca la hierba, y de uno de los “pajercillus” o ayudantes del rey.
Detalle de la comida de hermandad, celebrada en los “Salones Mahíllos”, de Ahigal, y a la que asistieron más de 60 compañeros de ‘La Corrobra’, entendiendo también como tales a los vecinos de Arrolobos que acudieron y que, por el hecho de participar activamente en el auténtico ‘Carnaval Jurdanu’, pasan a ser socios de honor de dicho grupo.

Las fotos que acompañan este texto son cortería de Vicente Martín Martín, José María Domínguez Moreno, Isidoro Franco González y otros compañeros de ‘La Corrobra’ durante la presentación del ‘Carnaval Jurdanu’ en Ahigal.

Imagen superior: “El Rey del Entrueju”, tamborilero, el ‘Portaol de la Estantigra’ y la “Carantoña de las Moragallas”

Texto de Félix Barroso para su columna A Cuerpo Gentil, las opiniones e imágenes publicadas en esta columna son responsabilidad de su autor

Publicado en febrero de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Guía para no perderse nada en el Festival de Teatro de Mérida 2018

El Festival de Teatro de Mérida 2018 ofrecerá un total de ocho montajes…

“Lah Nochigüena”, memoria y garganta de Ricarda Iglesias Montes

Cuando escuchamos por primera vez el nombre de Ricarda, fue hace ya…

En marcha la XXIX Fiesta Mayor de Las Hurdes

¡Cómo corre el tiempo!  Parece mentira que hayan pasado ya 29 años…

Tips fotográficos para el verano: el selfie

Este verano haremos muchas, muchísimas fotos. Ya sea con un pesado equipo…