Escapada redonda a Cañamero tras los pasos de Isabel la Católica a Guadalupe

La ruta de Isabel la Católica es un clásico del senderismo camino de Guadalupe que ha hecho popular a Cañamero. El pueblo que es toda una puerta al Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara, como reza la fachada del centro de recepción de visitantes del geoparque cacereño y que luce a todo color murales de los artistas Sojo y Brea que llaman la atención.

Es la primera visita que conviene hacer en Cañamero para descubrir la cantidad de recursos que harán la escapada redonda entre sus rutas, paisajes, historia, su gente, las aves, la gastronomía o sus célebres vinos. Además de las joyas del propio geoparque, que cuenta con pasión y mucha didáctica Laura y que tentarán al visitante a alargar aún más la escapada por los dominios del relieve apalachense más importante de Europa.

Joyas del centro de visitantes donde lo más reciente tiene dos millones de años

En el centro de visitantes, solo el dato de que lo más reciente tiene dos millones de años promete. La joya es el fósil de uno de los primeros animales con esqueleto que existen, de nombre Cloudina carinata, que vivió hace unos 550 millones de años y que solo se ha encontrado también en países como Namibia o China.

Hay muchas más curiosidades dignas del más inquieto turista geológico atraído por uno de los quince geoparques mundiales de la Unesco de España. Como las cruzianas, las huellas de los trilobites por los fondos marinos que comparten vitrina con las de Penha García en La Raya con Portugal, que dan fe de que hace casi 600 millones de años el geoparque estaba ocupado por el mar.

La Cueva de la Chiquita, el santuario prehistórico de Cañamero

Prueba de ello es la Cueva de la Chiquita o de Álvarez, posiblemente el abrigo rupestre de Extremadura más accesible y con más de cien pinturas rupestres del arte esquemático. La que parece tener forma de culebra le da el nombre, envuelto en la leyenda que cuenta que acabó comiéndose al pastor, Álvarez, que la había cuidado de chiquita cuando creció hasta convertirse en un enorme dragón. Localizar las figuras humanas, los rayos del sol, los animales y demás signos es todo un entretenimiento, pero también hay empresas de turismo activo que ofrecen visitas guiadas para saber interpretar todo este santuario prehistórico. De hecho, todo el geoparque ofrece servicios turísticos e incluso cuenta con una asociación empresarial, Geovilluercas, muy dinámica.

El idílico Charco de la Nutria

La Cueva Chiquita está a no más de dos kilómetros del pueblo, a la vera del río Ruecas, al igual que el Charco de la Nutria, la piscina natural y el molino que, todos seguidos, forman una zona de baño de lo más coqueta con merenderos a un extremo y chiringuito de verano al otro donde, eso sí, solo dan bebidas. El charco es tan idílico, que hasta las novias del pueblo se hacen las fotos de boda aguas adentro. Se llega fácilmente en coche por la carretera vieja de Berzocana, aunque los últimos metros hay que hacerlos caminando.

25 años de la Ruta de Isabel la Católica a Guadalupe

Por aquí hay un pequeño puente de madera por donde pasa la ruta de Isabel la Católica que parte de Cañamero y sigue el camino que hizo la reina en 1477 cuando viajó a Guadalupe. Su monasterio es Patrimonio de la Humanidad, el segundo lugar de peregrinación en España tras Santiago de Compostela y haciendo este camino se llega en aproximadamente tres horas tras recorrer 14 kilómetros. 25 años ha cumplido este año la emblemática ruta.

El Pico de la Villuerca desde el embalse del Cancho del Fresno

Desde la propia Cueva Chiquita se ven diminutos a los senderistas que atraviesan el Desfiladero del Ruecas, uno de los geositios del geoparque que es un encajonamiento natural provocado por el río, para aguas arriba alcanzar el embalse del Cancho del Fresno. Desde aquí se ve a lo lejos a la izquierda el Pico de la Villuerca, uno de los mejores miradores del geoparque junto al de Cabañas del Castillo. Un lugar que regala vistas al relieve apalachense tan relajantes, que cobra sentido el lema de #livinglavidarelax de Turismo de Diputación de Cáceres, que en los últimos años ha facilitado la subida con pasamanos y peldaños así como ha mejorado la carretera al Pico Villuercas.

La ruta de Isabel la Católica permite también recorrer parajes de los más bonitos de la Sierra de las Villuercas camino de Guadalupe, mi paraíso lo llamaba la reina Isabel, con algunos tramos donde el desnivel y las pedreras dificultan el paso, pero con tesoros como el Castaño Abuelo, del que ya se hablaba en crónicas de siglos atrás. En otoño luce especialmente por su paleta de colores y en verano lo mejor es quedarse a disfrutar de la nueva playa dulce habilitada en el que es uno de los embalses más poblados de vegetación de Extremadura.

Visita obligada es el Centro de Interpretación de Aves (ZEPA) de la Sierra de las Villuercas y el Valle del Guadarranque que está a un paso y que es todo un recorrido para los sentidos con reproducciones a tamaño natural o paneles interactivos con un guía, Jairo, que se mueve como pez en el agua.

La Mesa de las Brujas y su mágica ruta nocturna

Como peces en el agua se mueven también Las Senderistas, un grupo local de mujeres que recomiendan encarecidamente no perderse la ruta a la Mesa de las Brujas, también llamado Dolmen del Mirador porque tiene unas vistas inmensas al Desfiladero del Ruecas y a los restos de un castillo con buitres leonados sobrevolando el paraje. La estampa es perfecta y es un paseo de uno cuatro kilómetros por un itinerario sin dificultad que el ayuntamiento está en vías de señalizar.

Desde hace años, cada luna llena de verano se celebra una ruta nocturna para rememorar los rituales mágicos que dicen que en la Edad Media celebraban allí las brujas a escondidas. Sobre la mesa ponían unas calabazas que cuenta la tradición que adquirían poderes al recibir la luz en medio de la noche. La que ahora termina con un chapuzón en el Charco de la Nutria y con las calabazas que cada cual lleva, bendecidas con energía positiva. En Cañamero tienen la creencia de que les da suerte y se han convertido en una pieza de artesanía de lo más preciada.

Los vinos de Cañamero

Como los famosos vinos de Cañamero, incluidos en la Denominación de Origen Ribera del Guadiana. Allí y en medio mundo donde se exportan, se puede brindar por los bodegueros de toda la vida de Cañamero, cuyas vides en laderas accidentadas que comparten con olivos son un espectáculo para ver. Perderse por sus caminos es toda una experiencia, como las del enoturismo que ofertan dos de las bodegas, Ruiz Torres y Cañalva.

A la uva blanca autóctona, que se llama Alarije, se unen como producto estrella de la zona la miel y, cada vez más, el aceite.

Algo así, entre los diez mejores restaurantes de la España rural

No hay escapada redonda sin plan gastronómico y además de los restaurantes clásicos de Cañamero, hay uno que The Guardian llegó a incluir entre los diez mejores de la España rural y que luce Solete de la Guía Repsol. Es Algo Así, está a las afueras del pueblo y lo regenta una pareja de suizos que no ofrece ni carta ni menús. Los comensales han de dejarse sorprender por sus ricos platos de temporada.

Cañamero, el pueblo donde predicó San Vicente Ferrer

Alimentado el cuerpo, se puede alimentar el alma con un paseo por el pueblo donde predicó San Vicente Ferrer En el centro de Cañamero sobresale por su curiosa torre octogonal la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, el santo patrón que fundó la orden los predicadores a la que pertenecía San Vicente.

Para reposar una escapada redonda a Cañamero hay una completa oferta hotelera entre albergue, hotel, apartamentos y casas rurales que el turista geológico conoce bien, atraído por el geoparque cacereño que tiene por mascota a una cabra, Geopaca, con la que enmarcar la foto de recuerdo en el photocall del centro de visitantes de Cañamero.

En la foto superior Las Senderistas, a las que agradecemos su colaboración, cruzando el embalse del Cancho del Fresno en la Ruta Isabel la Católica con el Pico Villuerca al fondo a la izquierda

Fotografías de Andy Solé

© Planveando Comunicaciones SL

Escapadihna perfeita em Cañamero nos passos de Isabel a Católica a Guadalupe

Publicado en septiembre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El libro ‘Televisión’ y su autora el jueves en La Puerta de Tannhäuser

La librería La Puerta de Tannhäuser de Plasencia recibe este jueves 30…

Surcando mares de papel

Autor hasta la fecha de una docena larga de libros entre poesía,…

Visita las Meninas de Oliva de Plasencia hechas a ganchillo

Este verano visita las Meninas de Oliva de Plasencia, hechas a ganchillo…

La comedia ‘Volvió una noche’, para reír en Plasencia

Volvió una noche es una divertida comedia que se presenta el Plasencia…