Magacela y sus misteriosos santitos

Estos días he visitado Magacela, en la provincia de Badajoz, un pequeño municipio donde encontramos una leyenda muy especial relacionada con extrañas luminarias. Según la tradición, dos luces emergen de las aguas de la llamada “laguna de los Santos” y se pasean por las inmediaciones del enclave antes de volver a sumergirse en las aguas. En Magacela sostienen que son los espíritus de san Aquila y santa Priscila, que habrían evangelizado esta zona de Extremadura y habrían muerto en martirio, quedando sus cuerpos justo donde hoy surge la referida laguna.

Dolmen de Magacela Lourdes Gómez

Clínica Dental Javier Vaquero PlasenciaSan Aquila y santa Priscila son mencionados en el Nuevo Testamento. Posiblemente de origen judío y tejedores, habrían vivido en Roma hasta su marcha a Corinto como consecuencia de la expulsión de los judíos decretada por el emperador Claudio. La tradición los relaciona con san Pablo, como colaboradores suyos. El Martirologio Romano afirma que murieron en Asia Menor pero, según otras tradiciones, fueron martirizados en Roma. Por tanto, para hacer honor a la verdad, no existe ninguna referencia que sitúe a este matrimonio santo en Magacela.

La leyenda surge con el prior de Magacela Fray Diego Becerra de Valcárcel a través de una obra que publica en 1684. Gracias a este libro se populariza el fenómeno de las luces de Magacela a finales del siglo XVII. En la obra, el prior recoge los relatos de los vecinos de la zona que hablan de una extraña luz que surca el cielo de Magacela al amparo de la noche. Y cita, en concreto, una localización exacta: la laguna que está en la falda de la sierra. Habla de una luz resplandeciente, que se mueve en forma de círculos en el entorno de aquel lago “…y se consume, o desaparece en un sitio continuo, llamado el Texar, y otras veces sale de la laguna, y pasa el camino á baxo de la Hermita de Nuestra Señora de los Remedios, hasta una piedra larga, y angosta, que está con él con unos caracteres antiguos, y buelve al texar, donde se consume”. Al parecer, hasta una decena de testigos certificaron ante notario haber observado la extraña luminaria.

Laguna de los Santitos Magacela Badajoz

La Laguna de los Santitos en Magacela

Restaurante ÁticoFray Diego propuso la desecación de la laguna para descubrir las reliquias de los santos. Según escribió, se encontraron algunas piedras en forma de acueducto y alguna losa, pero cuando estaban a punto de hallar los restos de los santos, confiesa el prior que se desató una gran tormenta que volvió a inundar la laguna. Él interpretó el hecho como una señal del cielo, como un aviso para que desistiera de la tarea emprendida. Aquella noche, según explica, volvió a pasearse la luminaria por el municipio. Aunque decidió abandonar la búsqueda, centró sus esfuerzos en erigir una ermita para el culto a san Aquila y santa Priscila, los santitos que se convirtieron gracias a esta leyenda en los patronos del pueblo.

La aparición de estas luces ya tendría una tradición a lo largo de los siglos. Hay que destacar que en torno al municipio se han encontrado pinturas que reflejan soles, astros, en lugares como el abrigo de la Peña del Águila. Son manifestaciones artísticas que nos hacen pensar que quizá el fenómeno que se ha perpetuado como fiesta cristiana puede tener un recorrido anterior, una historia previa.

LAguna de los Santitos Lourdes Gómez

De hecho, junto a la laguna de los Santitos está el maravilloso Dolmen de Magacela, sepulcro prehistórico de la época Neolítica. Este monumento, que se erigió con fines rituales, para acoger los cuerpos de nuestros antepasados, fue orientado hacia el este, hacia la salida del sol, y según el libro de Fray Diego Becerra de Valcárcel, las luces de la Laguna se paseaban por encima del dolmen y, concretamente, por una de sus grandes losas, la única que contiene inscripciones. Entre los grabados que aparecen en esta piedra del dolmen, hay un sol, una especie de estrella. Podría referirse sencillamente a la orientación del monumento, pero, ¿Podría también estar relacionado con las luces de la laguna? ¿Podrían haber construido el dolmen cerca de la laguna por la aparición de las luminarias?

Librería La Puerta de TannhäuserQuizá el fenómeno ya existía en el Neolítico y era interpretado como algo mágico, como la aparición de una deidad. En el siglo XVII, se interpretó en clave religiosa, considerando que las luminarias eran los espíritus de unos santos a los que se les nombró patronos del pueblo. Cada mes de julio se celebra en Magacela la fiesta de los Santitos, que honra, si nos atenemos a los hechos, a una aparición ufológica. De hecho, en la actualidad, hemos recogido testimonios de personas que han visto esas luces, y las relacionan con las apariciones de ovnis. Como vemos, el fenómeno cambia de nombre dependiendo de la época y del testigo, pero el misterio continúa, ajeno a estas disquisiciones humanas.

Dolmen de Magacela al atardecer

Publicado el 22 de agosto de 2019

Texto y fotos de Lourdes Gómez para su columna Extremadura DesVElada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.