Éxito de Estampas Jurdanas en el Festival de la Máscara en Zamora

Ciertamente, la gente de Estampas Jurdanas que acudió el último fin de semana de septiembre a las calles de Zamora no se esperaba tantos miles de fotos, tantos sonoros aplausos, tantas entrevistas para diferentes medios y tanta curiosidad de los apiñados espectadores que se arracimaban en las rúas y plazas por donde transcurrió el impresionante desfile de enmascarados.  Grupos venidos de Galicia, de Asturias, de León, de la provincia de Madrid, de Bragança (Portugal), de varias villas y lugares de diferentes comarcas zamoranas, junto con los procedentes del pueblo cacereño de El Piornal y de Las Hurdes, marcharon en toda una armónica organización desorganizada, como así lo requería el evento, mostrando la riqueza, colorido y pujanza del ancestral mundo de las máscaras de los Pueblos Ibéricos.

Estampas Jurdanas Las Hurdes Extremadura
Parte de los componentes de Estampas Jurdanas se preparan para entrar en acción (Archivos “Estampas Jurdanas”)
Estampas Jurdanas Extremadura Las Hurdes
Joven tamborilero y dos “encarantoñáuh” (Archivos “Estampas Jurdanas”)

Ya contamos en una crónica anterior, aparecida en PLANVE, toda la enjundia antropológica que conllevaba la escenificación que los jurdanos llevaron a la mentada ciudad castellano-leonesa, que este año llegaba a la X edición de este festival que ya ha adquirido solera y ha traspasado las fronteras hispanas.  Nuestros paisanos del territorio jurdano, miembros todos ellos de Estampas Jurdanas, dieron vida a todo un cortejo ultratúmbico y psicopómpico, basado en arcaicas creencias que se han mantenido, desde tiempos inmemoriales, en el imaginario colectivo de la comunidad jurdana.  Bajo los sones de la gaita y el tamboril, estos comarcanos, metidos de lleno en su papel, salían de sus filas para amagar y amedrentar, con sus horcas de palo y sus guadañas, a la muchedumbre que miraba, entre asustada y asombrada, la Pruseción de Lah Ánimah, la Mala Behtia, la Malgüehtria o Genti de Muerti.  Entre rejínchuh (gritos guturales y desafiantes) y otros alocados y estridentes alaridos, evocando lo que cuentan las leyendas de la zona sobre aquellos pastores-guerreros del pueblo de los runcones o rucones, se abalanzaban sobre la multitud, pretendiendo robar o arrebatar sus ánimas, antes que las lucerínah (seres de un brillante blanco diamantino) se apoderasen de ellas.  Las terroríficas y diabólicas máscaras, realizadas artesanalmente, o los rostros pintados de rojo y negro (los colores más usados en el mundo prehistórico), tal y como ordena la tradición de estos rituales, se dieron un respiro en la plaza de Viriato, donde se alza la estatua dedicada a este heroico personaje, obra del escultor zamorano Eduardo Barrón.  Por lo que se ve, son varios los lugares, y no solo en Extremadura, los que se disputan la cuna de este pastor y guerrillero lusitano que trajo en jaque al imperialismo romano a mediados del siglo II a.C.  Después vendría una opípara cena para unos 400 comensales en la inmensa terraza al aire libre del teatro Ramos Carrión.  Cuando los ánimos se fueron caldeando con los vinos de Toro, cada grupo se lanzó al ruedo, entremezclándose los sonidos de las gaitas de fuelle con las dulzainas y aquellas otras gaitas o flautas de pico o de tres agujeros.  Hubo intercambio de parejas entre la gente venida de diferentes comarcas ibéricas y cada cual se las apañó para mover el cuerpo al compás de ritmos tradicionales que, en muchas ocasiones, les resultaban extraños.

Estampas Jurdanas Extremadura Las HUrdes
“Genti de Muerti”, con sus “jórcah” y otros “encarantoñáuh” (Archivos “Estampas Jurdanas”)

Estampas Jurdanas estuvo presente en Zamora gracias al buen hacer del Área de Turismo de la Diputación Provincial de Cáceres.  Ahora, ya están preparando un nuevo viaje, a lo largo de los días 13 y 14 del presente mes de octubre, para participar en el llamado Festival Tinajero, en Pasarón de la Vera, patrocinado también por la mentada Diputación y otras asociaciones.  Pero en esta ocasión recrearán el antiguo mundo pastoril de Las Hurdes, acompañados por algunos paisanos del pueblo de Aceituna, situado a caballo entre las comarcas del Valle del Alagón y Tierras de Granadilla, que también conserva un importante sustrato etnomusicológico, propio de una antigua comunidad de pastores.  Si en Las Hurdes fueron secularmente pastores de cabras; en Aceituna, lo fueron de ovejas.  No obstante, de ello ya hablaremos en una próxima crónica.

Estampas Jurdanas Las Hurdes Extremaduras
“Encarantoñau” y Ánima en pena (Archivos “Estampas Jurdanas”)
Estampas Jurdanas Las HUrdes Extremadura
El “Encarantoñau de la guaña” (Archivos “Estampas Jurdanas”)
Estampas Jurdanas Zamora
La más pequeña de la cuadrilla, de la alquería jurdana de Horcajo, encabeza el desfile y muestra la pancarta de “Genti de Muerti” (Archivos “Estampas Jurdanas”

Estampas Jurdanas Zamora

Dispuestos para iniciar el heterodoxo desfile de la “Pruseción de lah Ánimah” (Archivos “Estampas Jurdanas”)

EStampas JUrdanas Zamora
Miembros del grupo posan, después del belicoso desfile, en un espacio ajardinado (Archivos “Estampas Jurdanas”)

Publicado el 7 de octubre de 2018

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Corre o camina en familia en la San Silvestre de Pasarón

La San Silvestre de Pasarón de la Vera es una cita ideal…

Las mujeres de Carmen Palop en la Asamblea de Extremadura

Pinturas protagonizadas por mujeres de toda la vida y realizadas por otra…

El Cerezo en Flor 2022 arranca el 20 de marzo tras dos años sin festejarse

El Cerezo en Flor 2022 arranca el 20 de marzo en el…

El Borbollón despide a las grullas con fiesta

Despedida de las grullas. La que se ha organizado para el día…