domingo micológico en Pasarón

Un otoño micológico en el norte de Extremadura

Llega el otoño y con él la temporada de setas: los campos se llenan de personas que miran al suelo buscando entre las hojas y el verdor del suelo ese manjar que llevar a los guisos, a la plancha, a las ensaladas y hasta los postres. Sin embargo, las setas esconden un gran riesgo si no se tienen los conocimientos necesarios, por eso también con las setas nacen las jornadas micológicas que se extienden por toda la zona, no solo con una finalidad gastronómicas sino también, y primordialmente, pedagógica.

setas ainhoaLas asociaciones micológicas mueven decenas de personas al año, a través de jornadas, encuentros y conferencias donde se enseña a los interesados a buscar las setas y especialmente a distinguir las especies comestibles de las otras. También a usar los recursos adecuadamente, como el hecho de llevar una cesta para recoger las setas y no bolsas, porque a través de las cestas las setas sueltan en el ambiente las esporas necesarias para su reproducción.

En todas las celebraciones posteriores a la temporada veraniega en el norte de Extremadura se incluye alguna actividad con setas: en la Toñá Piornalega, en el Otoño Mágico del Valle del Ambroz, en La Otoñada del Valle del Jerte y en la recién estrenada Sierra de Gata es elotoño.com. Las jornadas, conferencias y actividades de este tipo se reproducen como setas y siempre con éxito, así tenemos las Jornada Micológicas de Cuacos de Yuste, que ya han celebrado su undécima edición, el encuentro Sabor Micológico de Coria, conferencias  degustaciones en Las Hurdes y Tierras de Granadilla, las actividades de la Asociación Micológica Placentina. Y muchas más salidas, exposiciones, conferencias y degustaciones que se escapan de estas líneas.

setasMuchos de las jornadas organizadas por distintas asociaciones o instituciones incluyen paseos por el campo en busca de las setas y la mayoría de ellas finalizan con una degustación de lo recolectado, muchas veces en el campo. En ocasiones las jornadas micológicas las organizan los distintos restaurantes de las comarcas y además de exposición de setas, preparan y ofrecen exquisitos platos, desde los más tradicionales a verdaderas innovaciones gastronómicas.

Para algunas personas la recolección de estos frutos de la tierra es una forma de vida de la que obtienen su sustento y para otras son ingresos extras que se agradecen en tiempos de dificultad económica. Por eso también es importante poner énfasis en la necesidad de la divulgación sobre la adecuada utilización de los campos, además del uso de cestas hay que escoger especímenes que hayan alcanzado su madurez reproductora, pero sin que sean viejos, a estos últimos hay que dejarlos cumplir su ciclo completo. Son muchas y variadas las setas que nacen en nuestros campos: boletus, níscalos, parasoles, huevos de rey. El níscalo es la más consumida en España, pero en Extremadura lo es el boletus, con el que se preparan deliciosos platos.

En las grandes extensiones de bosques extremeños, en el enorme castañar de Hervás, el más grande de Europa, por ejemplo, se recogen los rebozuelos y otra gran variedad de especímenes. Del norte de Extremadura las zonas con mayor tradición setera son el Valle del Jerte y La Vera. Sierra de Gata, sin embargo, no se caracteriza por la cantidad sino por la variedad de sus setas.

Las enormes áreas verdes del Norte de Extremadura, sus bosques de pino, de castaños, de encinas, de alcornoques, sus montañas y ríos proporcionan la base ideal para el desarrollo de una gran variedad de estos frutos. Los expertos recomiendan no recoger ninguna seta sin la compañía de un verdadero conocedor. La opción de recoger setas con la cámara fotográfica es cada vez más recomendable, se disfruta del paseo, se aprende de la naturaleza, se descubren rincones y plantas. Y podemos, además, convertirnos en expertos sin correr ningún riesgo.

setas norte de Extremadura

A mycological autumn at the North of Extremadura

Publicado en octubre de 2015

Fotografías Ainhoa Miguel y Morguefile