La sonrisa de las cañas

Aquí, en Plasencia, la alegría de lo cotidiano -en los casos de que se manifieste- se festeja con unas estupendas migas u otras diversas, apetitosas y especializadas tapas que acompañan a las cañas que se toman al filo del mediodía para algunos, o al corte de la tarde para otros.

Una costumbre inveterada en lo español e imperdonable en lo extremeño. Siempre procede cuando las personas gustan de encontrarse para comunicarse algo mientras se halagan el paladar.

Hace poco, vino un amigo de Madrid a visitar a este foráneo. Un hombre de sempiterno apetito y apreciable buen comer. Y comentó -entre asombrado y halagado- las bondades de esta costumbre hostelera mientras degustaba la diversa oferta tapera placentina que se renovaba constantemente vino a vino, caña a caña. Dijo desconocer algunas de las exquisiteces con las que nos obsequiaban, mientras se le alegraba el semblante tanto o más como el cielo de su boca.

Y es que aquí no se concibe la soledad del vino o la caña, ni se echa de menos el ambiente halagüeño que provoca la deliciosa compañía -además de la humana- de las excelentes muestras gastronómicas que la enriquecen. Para mí  que esas ricas tapas extremeñas son la sonrisa de las cañas españolas.

Publicado: 20 de agosto de 2016

Texto y fotografía de Alfonso Trulls para su columna Impresiones de un Foráneo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Una experiencia de cine en México

Los avances técnicos han acompañado al cine a lo largo de toda…

El rock de Nadye, en Galisteo con ProvocARTE

La plaza de Galisteo recibe, el martes 19 de agosto, a Nadye…

Divertido directo en la Sala Impacto

Concierto de Tu otra bonita, un estilo muy peculiar llamado funkyloo-rumbilla, el…

Corre el 31 de enero la Media Maratón de Plasencia

La IV Media Maratón Ciudad de Plasencia se celebra el domingo 31…