De “turismo paisano” por la orilla de la Rivera Fresnedosa

Llegó el verano a la Rivera de Fresnedosa. Aquí no tenemos playa, ni guiris ni balconing. Pero sí tenemos turistas y de excelente calidad. Ya nos hemos preparado para recibir al turismo paisano que todos los veranos nos visita. Se trata de todos aquellos vecinos que allá por la década de los sesenta y setenta abandonaron estas localidades para asentarse en los grandes centros industriales (País Vasco, Cataluña y Madrid mayoritariamente). Todos ellos tienen marcada una fecha en el calendario, la visita al pueblo que les vio nacer. Y no suelen fallar, en cuanto aprieta el calor, llenan sus maletas de ilusión y pa’l pueblo. Aquí vivirán unos días alejados del trajín de la gran ciudad.

Los de Pescueza visitarán las aceñas del tío Amancio y tío Jeromo, para acabar refrescándose en ca’Satu. A los pringones torrejoncillanos los verás por el mercadillo de los lunes, qué mejor lugar para reencontrarse con familiares y amigos. Los hay que visitarán la Aceña del Duque a su paso por el Alagón y revivirán así añoranzas de otra época. Para los niños, las noches de verano serán sinónimo de jugar al toro. Algarabía es la palabra que definirá a la Plaza Mayor. A Portezuelo llegará un batallón desde Getafe, lugar donde muchos fueron a parar. Visita obligada será el castillo de la bella Marmionda, donde cada uno tendrá una historia que recordar. Seguro que el enamoramiento de Marmionda y el caballero cristiano no es el único que encierran los muros de la fortaleza. En Holguera se darán una vuelta por La Calderona, recordando los lugares donde chapoteaban años atrás. Estos serán los que más aguanten, a finales de agosto les esperan sus fiestas locales.

turismo paisano cristian

Pues ahí lo tenemos, son claros ejemplos de que todo no va a ser sol y playa. El anhelo del reencuentro con sabores de antaño, de poder “tomar el fresco” a la puerta de las casas, de que los jóvenes salgan sin horario marcado porque tenemos que recordar, ¡están en el pueblo! Todo ello hace diferente este tipo de vacaciones y hace que la Rivera de Fresnedosa respire un aroma especial.

Publicado: 14 de julio de 2015