ruta de alfonso XIII las hurdes

Tras los pasos de Alfonso XIII por Las Hurdes

Cuando miramos con detenimiento las fotografías, recogidas en 1922 durante la visita del rey Alfonso XIII a Las Hurdes, podemos comprobar la fuerza que debía existir en cada uno de los habitantes de esa zona del norte de Extremadura. Las montañas espesas de verde hacían difícil el camino, a caballo o andando, de un rey que iba acompañado de ministros, fotógrafos y un séquito acostumbrado a los más modernos escenarios. En Las Hurdes encontraron las casas de piedras negras, hechas con la pizarra abundante del lugar. Acostumbrados a las lucha, los jurdanos ganaban cada centímetros a las montañas haciendo pequeñas terrazas donde cultivaban lo necesario para su consumo.

ruta de alfonso XIII

Foto de Alfonso XIII por Las Hurdes

Alfonso XIII visitó Las Hurdes, preocupado por el informe que había recibido del doctor Gregorio Marañón, sobre unas tierras carentes de servicios médicos y con muchos problemas sanitarios. De aquella visita quedan las fotografías en blanco y negro de un rey caminando sobre piedras o a lomos de caballo. De aquella visita surgió una leyenda negra que durante muchos años planeó sobre un lugar tocado por la varita mágica de la naturaleza, Las Hurdes, considerado hoy una maravilla del mundo rural.

Actualmente Las Hurdes cuenta con buenas carreteras, hoteles y casas rurales llenas de encanto. También empresas dedicadas al turismo activo y al ocio que ofrecen  oportunidades para los visitantes que han descubierto en esta zona un lugar ideal para los días libres en cualquier época del año. Los alojamientos que se ofrecen en Las Hurdes varían especialmente por la originalidad, desde la hermosa Hospedería de Las Mestas hasta la posibilidad de pasar la noche en un tradicional chozo.

Todo aquel que se aloje en Las Hurdes podrá disfrutar de su excelente gastronomía, disfrutar una ensalada de limones o desayunar un crujiente pan tostado con un aceite de la denominación de origen Gata-Hurdes suma excelentes sensaciones a la hora de escoger Las Hurdes como destino. Además, la miel de las colmenas jurdanas gana reconocimientos a diario por su calidad. El atractivo de la ruta de Alfonso XIII no se limita a la afición senderista o deportiva , sino que implica momentos especiales para compartir con la familia o los amigos.

Desde hace algunos años la ruta de Alfonso XIII se ha convertido en una de las atracciones más importantes  como si un largo camino uniera una y otra vez el pasado con el presente. El ayer con el hoy, que supera todas las expectativas.

alfonso XIII las hurdes

La ruta que marca el final de un viaje

La ruta de Alfonso XIII, que ya ha celebrado su séptima edición, está organizada por la Mancomunidad de Municipios de Las Hurdes, y recorre los últimos 22 kilómetros del camino del Rey en su visita, desde Casares de las Hurdes hasta Las Mestas, con una duración aproximada de 7 horas y media por sendas, caminos, pistas y carreteras secundarias, en un recorrido lineal con un desnivel total de 2200 metros y maravillosas vistas. Se considera una ruta de dificultad media en la que en cada convocatoria crece el número de participantes.

La magia que envuelve a Las Hurdes acompaña a los senderistas que no dudan en afirmar que pueden observarse los más hermosos paisajes con toda una enorme variedad de vegetación, desde frutales, pinos, helechos… En Las Hurdes pueden verse hasta cerezos en flor al inicio de la primavera, porque en la zona de Azabal puede hacerse una ruta de 15 kilómetros observando este precioso árbol. La ruta de Alfonso XIII por Las Hurdes puede disfrutarse en cualquier época del año.

La ruta original de Alfonso XIII

alfonso XIII las hurdes 3La ruta original es de unos 150 kilómetros, los que recorrió el monarca y su séquito entre el 20 y el 24 de junio de 1922. Esta ruta también está establecida y puede hacerse en coche o andando durante varios días, desde Casar de Palomero –al borde de las Tierras de Granadilla, donde Alfonso XIII durmió en la casa de Acacio Terrón– se sigue el curso del río Los Ángeles por su margen derecha hasta llegar a Pinofranqueado, al sur de la comarca, no sin antes pasar por Azabal y Pedro Muñoz. Luego El Mesegal y Caminomorisco. Después, Cambroncino, donde el rey visitó la Iglesia de Santa Catalina, para más tarde llegar a las Vegas de Coria.

De vuelta entonces, siguiendo el curso de un río, esta vez del Hurdano que lleva a la localidad de Rubiado y de allí a Nuñomoral, donde Alfonso XIII fundó la Factoría del Jordán. Se pasa luego por las pequeñas poblaciones de Cerezal, Martilandrán y Fragosa hasta encontrar la localidad de El Gasco, donde destaca la llamada arquitectura negra que caracteriza a Las Hurdes. De vuelta hasta Nuñomoral para tomar hacia Casares de Hurdes y allí extasiarnos con las vistas, para después tomar rumbo a Ladrillar, siguiendo el curso del río que lleva el mismo nombre, luego Cabezo y entonces Las Mestas, donde Alfonso XIII finalizó este viaje que aún marca los pasos de muchos. Allí un enebro centenario, aún de pie, saluda a los visitantes como ya lo hizo en 1922.

El tiempo no se ha detenido pero el lugar es el mismo, con sus montañas apretadas de árboles, con los helechos y los ríos que recorren transparentes sus lechos de piedra. Por eso ahora, admirando el entorno y disfrutando de las comodidades, cientos de personas pasean por Las Hurdes siguiendo aquellos pasos que marcara un rey hace casi cien años.

Publicado: abril 2015

 Fotografía de Alfonso XIII tomada de www.alhambra-patronato.es

E N G L I S H  V E R S I O N