El Valle del Jerte viste de rojo pasión

El Valle del Jerte ha pasado de vestirse de blanco a vestir de rojo pasión. La que levanta la cereza, producto estrella de la comarca que se rifan ya por distintos rincones del mundo y sobre la que gira la programación cultural conocida como la Cerecera 2014 Todos a una, los agricultores y las cooperativas, los empresarios del sector turístico y la Sociedad para la Promoción y el Desarrollo de la zona (Soprodevaje), la mancomunidad y la Denominación de Origen, los ayuntamientos y el Gobierno de Extremadura, todos han unido sus fuerzas para ofrecer “un producto turístico excelente” en palabras de la propia Elisa Cruz, directora general de Turismo.

Si será excelente que sus ya novenas Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota han sido incluídas en la estrategia regional de turismo gastronómico. Pero también el agroturismo creciente y el turismo activo han logrado mantener el tirón del Valle del Jerte más allá del cerezo en flor. De hecho, a la fiesta de la floración le sigue la Cerecera con muchas y variadas propuestas que no terminarán ya hasta el próximo día 8 de agosto.

Internacionalización de la cereza

Lo que se puso de manifiesto el pasado domingo, en Valdastillas, durante la quinta edición de la Feria de la Cereza en el Valle del Jerte porque el pueblo estuvo literalmente tomado por visitantes mientras la gente del Valle se afanaba en coger cerezas. Hasta cien turistas chinos asistieron a la cita en un año en el que también Japón ha compartido protagonismo en la celebración del cerezo en flor, Sakura para los japoneses, cuyo embajador acudió también al acto oficial celebrado en El Torno.

Un programa muy apetecible 

Andy Solé

Andy Solé

La hospitalidad del Valle del Jerte es bien conocida y también su ingenio para atraer el interés de los visitantes. Por lo que el público tiene variados y sugerentes planes por delante. A poco más de tres horas de Madrid, al norte de la provincia de Cáceres y atravesado por la carretera N-110 que conduce a Ávila, en el Valle puede uno alojarse en establecimientos que ofrecen también la posibilidad de participar en la recolección de las cerezas. Hay paquetes turísticos con estas ofertas desde 30 euros en adelante.

Pero no solamente en visitas a fincas particulares puede uno conocer de cerca el proceso, sino que las agrupaciones y cooperativas del  Valle del Jerte mantendrán abiertas sus puertas hasta el 27 de julio para conocer el proceso completo y hasta realizar catas de las variedades de cerezas que se cultivan por estos lares.  La oferta para colaborar en la recolección puede rondar desde los seis euros en adelante.

Plato estrella es también la novena edición de las Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota que se desarrollarán hasta el 20 de julio en varios restaurantes de todo el Valle del Jerte. Con precios de 23 euros en adelante puede uno degustar delicias como el gazpacho de cereza. Todo un descubrimiento para los sentidos del que los participantes en la fiesta de Valdastillas dieron buena cuenta. Pero otras delicatessen como el cocktail de cereza, el chupito de salmorejo de cereza, la cereza en vinagreta con gabardina…. Manjares que tendrán su continuación en la Feria de la Tapa Cerecera que se celebrará del uno al tres de agosto.

Y como seguro que se le hace la boca agua al lector, debe saber que también tiene a su alcance propuestas deportivas con las que “hacer” hambre. Como la I Marcha BBT “Entre cerezos” del 10 de julio en un recorrido circular desde Casas del Castañar o el fin de semana de turismo activo del 26 y 27 con múltiples actividades. El Valle del Jerte también es un precioso lugar para el piragüismo, las rutas a caballo, el senderismo, el barranquismo… De lo que se encargan profesionalmente muchas empresas.

Para más información, pincha aquí