Piornal luce fachadas de diseño

Piornal va camino de ser todo un museo al aire libre que hay que conocer. El pueblo más alto de Extremadura, en el Valle del Jerte, puede presumir de tener las fachadas más variopintas que uno pueda imaginar gracias al arte que derrochan los alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Todo se remonta a cuatro años atrás cuando la corporación se propuso embellecer Piornal y se le ocurrió la original idea de recurrir a alumnos de Bellas Artes. Que fueran los de Sevilla se debe a la “conexión piornalega” con aquella universidad a través de un hijo de Piornal, Saturio Ramos, profesor allí de Física.

El objetivo era tapar las chapas metálicas de las fachadas y ahora lucen artísticos diseños divertidos, innovadores y atrevidos desde escenas figurativas a otras abstractas basadas en motivos de la cultura local, sus paisajes y tradiciones. Hasta un Jarramplas, el símbolo de Piornal, ha quedado inmortalizado en una de las fachadas rehabilitadas ya en la plaza. “Todo surgió -explican desde el ayuntamiento- porque no queríamos tener tanta chapa metálica en nuestras fachadas  y buscando cómo taparlas, se nos ocurrió recurrir a estudiantes de Bellas Artes para hacerlas bonitas y resultó que Saturio Ramos nos abrió las puertas de la Universidad de Sevilla, donde da clases nuestro paisano”.

Así fue como surgió un proyecto por cuatro años en los que se han rehabilitado ya nueve fachadas bajo la dirección de la profesora María José González del Moral. El acuerdo alcanzado por el alcalde, Ernesto Agudiez, fue costear la estancia y manutención del equipo y la Universidad de Sevilla se hace cargo del material. De manera que cada mes de julio, los jóvenes pintores han venido integrándose perfectamente en la vida piornalega y diseñando bocetos que luego consensúan con el ayuntamiento y los vecinos, por supuesto, que colaboran estrechamente y están encantados.  Unas veces son los propios propietarios quienes ofrecen sus fachadas y otras es a propuesta municipal según un itinerario previsto.

El proyecto es crear un recorrido que incluye ya la plaza, la plaza del Nogal, la calle Correos y que se está ampliando al casco antiguo con vistas a la explotación turística de la imagen remozada de las fachadas. Llegará el día en que se expongan también al público los bocetos de los diseños y quién sabe qué más se le ocurrirá al ayuntamiento. De momento, trabaja para prorrogar un convenio pionero. “Creemos que no hay nada igual en toda España y es un privilegio contar con la Universidad de Sevilla”  entiende el ayuntamiento. Mientras tanto, es visita obligada en el corazón del Valle del Jerte.

Publicado en julio de 2015

Fotografías por cortesía de Jesús José Escudero