De la piel del alcornoque al sonido del champán

He aprendido que cada nueve años se les arranca la piel a…