La Vera

Bajo el sol… de La Vera

Si a uno le borraran por unos minutos el reloj del tiempo y le pusieran una venda en los ojos, cuando llegase a este destino pensaría que no está tan cerca de casa.

Creería, seguramente, que se encuentra en el corazón de La Toscana, por poner el ejemplo más popularmente imaginable, rodeado por olivos y con una luz tan especial, que muchos acuden con el lienzo en blanco y otros trastos de pintar para no dejar escapar la oportunidad. Sigue leyendo