Impronta estival en primavera

Sin apenas darnos cuenta, los primeros atisbos del verano, que tiene su inicio oficial el 21 de junio, se han plantado en medio del ciclo primaveral de este turbulento 2023, debido a las altas temperaturas.

Los cerezos se han deshecho de sus flores blancas y hasta han aparecido las primeras cerezas tiernas de un verde pálido, los naranjos destilan sus aromáticas flores de azahar, las moreras brillan con un verdor pujante, las higueras airean sus tiernas hojas como abanicos entre sus frutos inmaduros y los avellanos y almendros arrancan su aplauso anónimo acariciados por un viento suave…

Por lo demás, acompañando el césped del prado, los robles se visten de su verdor pardo, los setos crecidos mueven sus copas al son del viento, las glicinias del porche natural ostentan sus racimos colgantes de flores lilas, el jazmín perfuma con un estallido borbotón albo y rosa el jardín, el callistemon, más conocido como árbol cepillo o plumero rojo colorea entre su copa de esmeralda y el árbol de Júpiter deja ver las primeras yemas de sus flores que aparecerán metido en el estío….

Y en todo este racimo de naturaleza, el alma se llena de emociones frente al bullicio de conflictos políticos, guerras inconcebibles, bullas chirriantes y manifestaciones bochornosas debido a la crisis mundial que nos zarandea, al margen de la desesperación e impotencia de ciudadanos con hambre de calidad de vida.

Y no vale buscar las causas de tal estado o echar la culpa a nadie, solo nos vale vivir con la esperanza de esa primavera floreciente y el sol que sale cada día, la lluvia que aún necesitamos en una tierra crispada y la solidaridad y humanidad un tanto deshumanizada pero que late en el horizonte de nuestras vidas.

Decía la poetisa estadounidense Emily Dickinson que “la naturaleza no es lo que vemos: la montaña, el poniente, la ardilla, el eclipse, el abejorro, no, naturaleza es el cielo, naturaleza es lo que oímos, el bobolink, el mar, el trueno, el grillo, no, naturaleza es la armonía, naturaleza es lo que sabemos, no tenemos arte para decirlo, tan impotente es nuestra sabiduría para tanta simplicidad” Y en ese mismo tono o color del camino o ruta  que nunca debemos perder manifestaba la poetisa a través de uno de los más célebres poemas de su producción. que “la esperanza es esa cosa con plumas que se asienta en el alma, entona la canción sin las palabras, y nunca se detiene del todo”.

Puede ser que los ciclos de la vida nos desorienten, pero al final solamente deseamos y trabajamos para que, como la naturaleza, todo acontezca de manera natural…

Felices pascuas de Resurrección.

Publicado el 17 de abril de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar
divino-luis-morales

Vecinos de Arroyo de la Luz se convierten en personajes del Divino Luis de Morales para una exposición sobre su obra

Vecinos de Arroyo de la Luz se han convertido en personajes del…

La Corrobra Ehtámpah Jurdánah estará presente en el Festival Tinajero

Cuando los vecinos de Pasarón de la Vera anden metidos el próximo…

Los Barruecos, monumento de la naturaleza

A pocos kilómetros de Malpartida de Cáceres, Los Barruecos conforman un monumento de…

Rutas por La Vera

Finalizada la temporada estival, metidos de pata en el otoño, La Vera,…