Search

El mitológico, heterodoxo y libertino ‘Carnaval Jurdano’ en el Festival ‘JATU’

El ‘Arcaldi-Mozu’ le da de arder a los genitales de ‘El Morcillu’ o ‘Don Pericu’, en una edición del ‘Carnaval Jurdanu’ en el pueblo de El Cabezo. (Foto: Archivo ‘Corrobra Estampas Jurdanas’)

NOTA:  Hace escasos días, en otra crónica, anunciábamos el homenaje que se rendiría a Florentino Velaz Domínguez, hijo de la alquería jurdana de El Rubiaco y el primer periodista salido de la comarca de Las Hurdes, que, en los años que ha permanecido al frente de Radio Nacional de España (Extremadura), así como en otros medios, antes de su jubilación, ha defendido con orgullo los valores del territorio jurdanu.  Se pensaba llevarlo a cabo el próximo día 25 de marzo, al finalizar el ‘Desfile-Muestras de Fiestas de la Provincia de Cáceres’ (“Festival ‘Jatu’ “), organizado por el Patronato de Turismo de la Diputación Provincial.  Imperativos de fuerza mayor, que hacen imposible que el que iba a ser homenajeado esté presente, impiden su celebración, que queda aplazada hasta nueva fecha.

El ‘Carnaval Jurdanu’ en plena efervescencia en el pueblo de Peroti (Pedro Muñoz)  (Foto:  Vicente Martín Martín).

La voz ‘jatu’, al igual que el verbo ‘jateal’ o ‘jateá’ y otros derivados, son de sobra conocidos en nuestra ‘Lengua Estremeña’ (con S aspirada), que no ‘Castúo’, ‘palabro’ este fruto de un invento de un poeta y que es completamente desconocido en aquellas comarcas extremeñas donde se habla coloquialmente la mentada Lengua, conformada por la mezcla del sustrato romance con las hablas astur-leonesas que aportaron los repobladores en la Alta Edad Media; tema muy complejo y del que es preciso hablar más despacio.  El caso es que ‘jatu’, ‘jateal’ o ‘jateá’ todavía se siguen usando con cierta frecuencia por muchos de nuestros pueblos.  Sus significados son varios: ‘jatu’ como equivalente a avío, apaño, o provisión de comida y ropa que se llevaban para una temporada los campesinos, cuando se trasladaban a sus chozos o casetas en el campo.  También equivale a indumentaria (‘ponti bien el jatu, que paecis un farragua, con tos los jarapalis juera’; o lo que es lo mismo, en castellano: ‘colócate bien la ropa, que vas desaliñado, con todas las prendas fuera de su sitio).  En el caso de ‘jateal’ o ‘jateá’, se emplea con diferentes sentidos, ya fuere en sentido positivo (‘hay que dil bien jateaus’, equivalente a ir bien vestidos, bien guapos y bien limpios).  O, relacionado con la comida: ‘m,arrimé a la mesa, pusun de to y queé bien jateau’ (‘me senté a la mesa, sirvieron de todo y me puse las botas’).  También se usa con otras equivalencias, como amenaza: ‘Cumu t,enganchi, te vo a queal bien jateau’ (‘como te coja, te voy a enseñar lo que vale un peine).

Y la palabra ‘jatu’ (terminada en ‘u’, según la normativa del cerramiento de la ‘o’ final de palabra en Lengua Estremeña) fue la que se seleccionó para echar a andar el pasado año (2022) el ‘Festival Jatu’: todo un encuentro para poner de relieve las oportunidades que atesora el mundo rural de la provincia cacereña, así como las posibilidades de empleo y calidad de vida que ofrece a todos los cacereños desde una óptica cimentada en el bienestar y la sostenibilidad social, económica y medioambiental, sin olvidar sus ricas tradiciones socioantropológicas, etnográficas, etnomusicológicas y otras basadas en la Cultura Tradicional-Popular.

Tres antiguos “reyes republicanos”:  Feliciano Azabal Rodríguez, de Pinofranqueado; elegido ‘Rey del Entrueju’ en la edición del ‘Carnaval Jurdanu’ de Las Erías; Eleuterio Alonso Martín, de Casares de Las Hurdes, elegido ‘Rey del Entrueju’ en la edición del ‘Carnaval Jurdanu’ de La Huetre, y Gabriel Crespo Crespo, de Riomalo de Arriba, elegido ‘Rey del Entrueju’ en la edición del ‘Carnaval Jurdanu’ de Cabezo. (Foto: Archivo ‘Corrobra Estampas Jurdanas’)

Carnaval Jurdanu

Fiesta de ‘La Enramá’, en Pinofranqueado (Archivos: ‘Corrobra Estampas Jurdanas’)

Nos podrían ‘joreá’ con los cencerros (expresión muy propia de los antruejos, en el sentido de espantar, oxear, ahuyentar…) si dijéramos que la etimología de la voz ‘carnaval’ nada tiene que ver, como se ha creído, con el término italiano ‘carnavale’ o los latinos ‘carnem vale’, imposición, a todas luces, de los poderes eclesiales, para intentar, indirectamente, destacar y encumbrar la Cuaresma cristiana.   Mucho más lógico sería emparentar la fiesta con la antigua diosa ‘Carna’, considerada como una deidad emparentada con las grandes comilonas y bacanales.  Se la conocía por ‘La Diosa de las habas y el tocino’.   ¿Acaso, en el ‘Carnaval Jurdanu’ no son protagonistas las alubias o habas guisadas con tocino?  Antiguamente, las familias guardaban una porción del tocino más grueso del puerco matancero para echárselo a un pote de alubias el ‘Dumingu de Carnaval’; por ello a este domingo se le conoce como ‘El Dumingu Gordu’.  La gente mayor, al menos en la comarca de Las Hurdes, en vez de carnaval, siempre habló del ‘entrueju’.  Habría que remontarse a ciertas hablas leonesas de tiempos antiquísimos de la Edad Media para buscarle las tres patas al banco.  Así, encontraríamos ‘antroju’ o ‘entruju’, con el significado de ‘viejo’.  Quizás también tuviera algo que ver con el diminutivo latino, vulgar y leonés, que aparece en algunos textos: ‘introitulus’.  Por estas sierras, serrijones y campos a pie de monte, escuchamos más de una vez y a más de uno un viejo dicho: ‘Ni entrueju sin luna, ni feria sin puta, ni piara sin artuña’ (los carnavales suelen caer en luna nueva; las antiguas ferias eran frecuentadas por busconas y, en los rebaños y piaras, siempre hay alguna hembra a la que se le haya muerto la cría).   Y dejémoslo estar, que no tratamos de escribir ningún ensayo filológico.

Tamborileros de la ‘Escuela de El Mesegal’, en los rituales de ‘La Carvochá-La Chicharrona’.  (Foto: Vicente Martín Martín)

En el desfile organizado por la Diputación Provincial de Cáceres, siete grupos participantes llevarán a esa ciudad diferentes escenificaciones sobre el mundo carnavalesco:  ‘Carnaval de las Ánimas’, de Villar del Pedroso, que surgió con motivo de fundarse una capellanía de ánimas en el siglo SVII; la ‘Vaca Embolá’, de Campo Lugar, de la que siempre fueron protagonistas los quintos; las ‘Comadres de Escurial’ que celebran su fiesta ‘El Jueves de comadres’ (jueves anterior al ‘Domingo Gordo de Carnaval’); ‘Los Jurrumachos’, de Montánchez, buscando siempre el anonimato de sus personajes; ‘El Carnaval de Gargantilla’; los ‘Peropaleros’ que se encargan de juzgar al ‘Peropalo’, curioso pelele sobre el que se barajan diversos y supuestos orígenes, y la peña ‘Los Santeros’, del carnaval de Navalmoral de la Mata.

‘Rejuiju’ (escenificación carnavalesca al aire libre) de ‘Los Araoris del Rozu’ o ‘La Cricona’, en la edición del ‘Carnaval Jurdanu’ de Horcajo. (Foto: Archivo ‘Corrobra Estampas Jurdanas’)

Encabezarán el desfile los compañeros y compadres del ‘Carnaval Jurdanu’, o, más propiamente, ‘El Entrueju Jurdanu’.  No le busquéis orígenes a estos antruejos, pues se pierden en la noche de los tiempos, dado su carácter mitológico.  Nada que ver con los desfiles de disfraces, las carrozas, las comparsas muy a lo moderno, la gente uniformada y llevando el mismo ritmo y las mismas contorsiones, los concursos competitivos (algo radicalmente opuesto al espíritu del viejo ‘Entrueju’), las multicolores y deslumbrantes lentejuelas y otros ornamentos y aderezos y que perdió el sentido de la rebeldía.  Este es el carnaval surgido de los salones de la aristocracia, de las adineradas clases urbanas y burguesas, en los siglos XVIII y XIX.  Lamentablemente, una imitación de estos desfiles de disfraces está arrasando con los arcaicos y ruralizados antruejos en muchos de nuestros pueblos.  Se llevan a cabo donde los paisanos han perdido el norte, desechan las antiguas tradiciones y alucinan con todo lo que viene de la gran urbe.  Es una mala copia, que nada tiene que ver con las raíces e identidades de nuestras villas, lugares y aldeas.

Pareja de ‘Diabrillus’, en la presentación del ‘Carnaval Jurdanu’ (edición de Arrolobos-2023) en el mercado tradicional de Ahigal. (Foto: José María Domínguez Moreno).

Le ha tocado ir abriendo brecha al ‘Carnaval Jurdanu’ y, detrás de los miembros de ‘La Corrobra Estampas Jurdanas’, que son los que lo sacaron de sus casi apagados rescoldos, lo salvaguardaron, lo pusieron en valor y han conseguido que sea declarado de ‘Interés Turístico Regional’, vendrán otros paisanos que representan otra fiesta de la misma categoría y también propia de Las Hurdes: ‘La Enramá’, que se celebra en el pueblo de Pinofranqueado.  Las parejas ‘enramás’ serán acompañados por tamborileros de la escuela de El Mesegal.  Después del desfile, los cacereños podrán sumergirse en el sonoro mundo de la gaita y el tamboril, asordarse con el zamarreo de cencerros, bailar con las ‘Mozas del Guinardu’ o ‘Hermilinda la Jurdana’; con el ‘Rey (republicano) del Entrueju Jurdanu’, ‘El Mozu de la Estantigra’, ‘El Toreaol’, “La Vaca Cachana’, ‘La Regorba’, ‘Los Diabrillus’, ‘El Arruverdi’, ‘Marcelu el de la Porra’ o ‘El Tíu de la Paja’.  También, torear al ‘Toru Bardinu’ o toquetear y apreciar los descomunales atributos sexuales de ‘El Morcillu’, también llamado ‘Don Pericu’, ‘Pericón el Galicianu’ y ‘El Mingorru’.  Escuchar viejos romances y aguantar todas las ‘runcerías’ y ‘gromas’ que les gasten las ‘Carantoñas Acarantoñás’, pues, como bien dicen por la comarca jurdana, ‘pol el entrueju to pasa y el que no esté a gustu, que se quei en la su casa’

Hay que felicitar a la Diputación de Cáceres por haber puesto en marcha tal festival y el apoyo incondicional a otros eventos de corte antropológico, como el ‘Festival Internacional de la Máscara Ibérica”, en Lisboa, o el ‘Festival de la Máscara en Zamora’, dos grandes acontecimientos con gran eco dentro del ámbito de la Cultura Tradicional.  Igualmente, la ‘Corrobra Estampas Jurdanas’ felicita a la ‘Asociación para el Desarrollo Integral de la Comarca de Las Hurdes’ (‘Adichurdes’) por su buen hacer a la hora de gestionar la presencia de las dos ‘Fiestas de Interés Turístico Regional’ en el ‘Festival Jato’.

La paja, como símbolo de fertilidad, cae sobre las cabezas de la muchedumbre que participa en el ‘Carnaval Jurdanu’. (Foto: Vicente Martín Martín)

Foto superior: El ‘Arcaldi-Mozu’ le da de arder a los genitales de ‘El Morcillu’ o ‘Don Pericu’, en una edición del ‘Carnaval Jurdanu’ en el pueblo de El Cabezo. (Foto: Archivo ‘Corrobra Estampas Jurdanas’)

Texto de Félix Barroso para su columna A Cuerpo Gentil, las opiniones e imágenes publicadas en esta columna son responsabilidad de su autor

Publicado en marzo de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Aprende fotografía durante el fin de semana

La Asociación Fotográfica Plasencia Foto comienza el año con muchas actividades: han…

Vive la ceremonia del toro en las fiestas de Pasarón de la Vera

En agosto vive las fiestas de Pasarón de la Vera, que tienen…

En Plasencia, la Puerta abre una ventana

Plasencia tiene un punto de encuentro especial para la cultura,

Cruz Díaz Marcos presenta “Los instantes vividos”, en Plasencia

El Centro Cultural Las Claras de Plasencia servirá de escenario para la…