Search

Conoce los tesoros ocultos de los tres Caminos Jacobeos que cruzan la provincia de Cáceres

Los Caminos Jacobeos que atraviesan la provincia de Cáceres suponen una experiencia única para el peregrino, no importa la motivación ni la forma de emprenderlo, en bici, andando o a caballo. Si quiere viajar solo para conectar consigo mismo o comparte ese momento rodeado de los seres que más le importan, los Caminos Jacobeos en la provincia de Cáceres despiertan el valor de los pequeños detalles y ponen a prueba los cinco sentidos.

Aquellos que decidan caminar por estas vías tendrán la oportunidad de disfrutar del canto de numerosas aves, observar cielos estrellados y atardeceres de ensueño, sentir el aroma de las flores y dejarse sorprender por la gastronomía de cada rincón. Una experiencia que va más allá del propio camino, una tierra por conocer que espera a cada peregrino con los brazos abiertos.

Cristianos, lusitanos, vetones y mozárabes han recorrido estos caminos a lo largo de la historia dejando su huella en cada rincón. Por eso, tendrás la oportunidad de realizar un viaje a través de la historia y ponerte en la piel de quienes habitaban estos lugares gracias a las leyendas, monumentos y paisajes del camino.

Tres vías que conocer, tres aventuras por vivir

Tres son los caminos que nos ofrece la provincia de Cáceres para llegar hasta Santiago. La Vía de la Estrella, Vía de la Plata y el Camino Mozárabe de Las Hurdes.

Dos países unidos por la Vía de la Estrella

Recorrer la Vía de la Estrella, supone atravesar dos países diferentes mientras caminas por una antigua calzada romana. Durante el imperio romano fue el itinerario más directo para conectar territorios lusitanos y galaicos. Posteriormente, esta vía sirvió de peregrinación a Santiago de Compostela ya que en la Edad Media los peregrinos que se dirigían hacia la tumba del apóstol se reunían en Cáceres al ser sede de la Orden de Santiago y cruzaban el Tajo por Alcántar con el fin de realizar un camino más corto. Mas tarde, este camino se convirtió en vía para la trashumancia, actividad fundamental en la historia de Extremadura, y servía como ruta para el comercio de lana entre España y Portugal.

Como su nombre indica, las estrellas son las protagonistas en este viaje. Irás siempre acompañado por la Vía Láctea, que marca el camino de principio a fin. Además, el recorrido comienza en otra estrella, en el Arco de la Estrella de Cáceres, símbolo de la medieval ciudad y que supone, además, el punto de encuentro con la Vía de la Plata.

Vía de la Estrella, una ruta transfronteriza entre los Caminos Jacobeos de Cáceres

Este camino te ofrecerá la oportunidad de atravesar el cinematográfico Monumento Natural de los Barruecos, una de las joyas de Extremadura, así como conocer el conjunto histórico-artístico de Brozas repleto de palacios, casas señoriales e iglesias. Los nidos de numerosas cigüeñas blancas, las dehesas salpicadas por charcas y testimonios de la última época romana como villas y sepulcros adornarán tu camino. Además, hermosas ermitas e iglesias y un paisaje dominado por los berrocales te acompañarán a lo largo de todas las etapas de esta vía.

Avanzado por Villa del Rey te espera un lugar muy curioso de esta ruta, los Molinos de Cabra, catalogados como lugar de interés etnográfico. Otro punto de interés que hay que mencionar en este recorrido es el increíble Puente de Alcántara. Gracias a su porte y excelente estado de conservación, cruzar por este puente romano hace que sientas el peso de la historia bajo tus pies.

La Vía de la Estrella finaliza su paso por la provincia de Cáceres para adentrarse en Portugal al atravesar el Puente Internacional de Segura, es una opción inmejorable si quieres realizar una ruta transfronteriza llena de contrastes.

Viaja al pasado recorriendo la Vía de la Plata

De los tres Caminos Jacobeos que atraviesan la provincia de Cáceres, el más conocido es la Vía de la Plata, antigua vía romana que conectaba Emérita Augusta (Mérida) con Astúrica Augusta (Astorga), que enlaza con el Camino de Santiago. Actualmente, la ruta atraviesa todo el país comenzando en Sevilla hasta llegar a Gijón.

Esta vía de calzadas romanas fue cruzada por nobles, comerciantes y utilizada por los árabes durante su conquista. Posteriormente, cuando el territorio pasó a manos de los cristianos, se convirtió en una de las principales vías que los devotos de Santiago utilizaban en su peregrinación desde el sur.

Cultura, naturaleza y gastronomía se fusionan a la perfección en un camino histórico que recuerda continuamente el paso de viajeros y peregrinos a lo largo del tiempo. Podrás conocer lugares tan emblemáticos como la ciudad de Cáceres, conocida como la ciudad de las tres culturas.

Continuar por la comarca de Tajo-Salor-Almonte para cruzar el embalse de Alcántara y degustar la famosa Torta del Casar en alguna quesería, un manjar exquisito que te dejará el mejor sabor de boca.

Tu camino hacia el norte continuará por Tierras de Granadilla que te mostraran el carácter más romano de la ruta al llegar a la ciudad de Cáparra, uno de los puntos fuertes de esta vía gracias a su singular e impresionante arco tetrápilo único en España.

Ruinas Romanas de Cáparra en la Vía de la Plata. Caminos Jacobeos de Cáceres

Los bosques del valle del Ambroz te guiarán por caminos de vetones hasta Hervás donde no podrás irte sin admirar su judería. Para finalizar este camino de la forma más relajada, llega hasta Baños de Montemayor donde podrás descansar el cuerpo y la mente en las aguas termales de su balneario como hacían los romanos hace 2000 años.

Camino Mozárabe de Las Hurdes

Se trata de una vía jacobea olvidada, pero que ahora se recupera para que te adentres en un viaje lleno de misterio, leyendas y paisajes impresionantes. El denominado Camino Mozárabe de las Hurdes, constituye una ruta alternativa y sigue el camino tradicional de una vía de peregrinación y colonización que continuaba hacia Salamanca en la Edad Media.

Este camino comienza en Galisteo cuyo principal atractivo es su conjunto histórico amurallado de origen romano y musulmán. Aquí se cruzan la Vía de la Plata y el Camino Mozárabe. El siguiente destino es el Valle del Alagón para continuar hacia Trasierra – Tierras de Granadilla y cruzar por pueblos como El Bronco o Palomero situados en un paisaje de regadíos y olivares, llenos de cultivos en bancales tan característicos de esta zona.

Con esta ruta se intenta recuperar las raíces mozárabes de la región. Este camino se adentra en la comarca de Las Hurdes, las casas de pizarras de sus alquerías consiguen que entiendas la historia de esta comarca. Se trata de una tierra de tradiciones arraigadas como el singular Carnaval Hurdano, manjares como la miel y paisajes de meandros. El más conocido de todos es El Melero que coincide con el final de este camino.

Camino Mozárabe a Las Hurdes. Caminos Jacobeos de Cáceres

Exprime tu camino al máximo

Los Caminos Jacobeos por la provincia de Cáceres son caminos vivenciales, podrás vivir experiencias sorprendentes practicando el ecoturismo mientras pedaleas de estación en estación por las Vía Verde de la Plata.

Tendrás la oportunidad de viajar al pasado recorriendo calzadas, villas y alquerías y podrás explorar el Universo gracias a sus infinitos cielos tan limpios y estrellados. Además, conocerás a los habitantes de los diferentes pueblos y podrás realizar diferentes actividades para disfrutar del tiempo libre, practicar el astroturismo, ponerte en la piel del apicultor o relajarte en aguas termales son algunas de ellas. Tú eliges cómo y con quién vives esta aventura. ¡Buen camino!

Publicado en marzo de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La Marcha MTB de la Siberia permite en otoño adentrarse en la Reserva Regional del Cíjara

La Marcha MTB de este otoño en La Siberia extremeña permita adentrarse…

Belén viviente con migas y chocolate en Coria

Coria reparte la escenificación de su Belén viviente por distintos rincones de…

Crónica de un primer libro anunciado

Tengo la sensación de que somos muchos los que sabíamos que tarde…

Una delicada joya en el subsuelo

Corría agosto de 2008, hacía calor y nadie podía presagiar que un…