La mágica noche de “Rejilandu de mieu” en la comarca de Las Hurdes

Dramatización de la ‘Prucesión de Ánimas’ o “Genti de Muerti”, todo un susto de infarto a la revuelta del camino. (Foto: Vicente Martín Martín).

A estas alturas, nadie va a poner en duda el halo mitológico que envuelve al territorio jurdano.  Posiblemente, Las Hurdes se erijan en una de las zonas donde la memoria colectiva ha mantenido con mayor pureza la oralidad, transmitida de generación en generación, referente a los relatos mitológicos: toda una serie de seres fantásticos, de gran riqueza etnoantropológica, que fueron parte consustancial del vivir tradicional de la comunidad pastoril, que hace siglos, milenios tal vez (a juzgar por los vestigios arqueológicos), se asentó entre sus escabrosas y enrevesadas montañas.

A la izquierda, el buen amigo Carlos Manuel Gómez Martín, responsable del Centro del Agua y del Medio Ambiente de Las Hurdes, ubicado en el pueblo de Cambrón, y alma máter de la ‘Noche Mitológica’, en compañía del conocido escritor, naturalista, agricultor y conferencia Joaquín Araújo Ponciano, junto al mencionado centro.  (Foto: Vicente Martín Martín)
Personaje mitológico de ‘La Chancalaera’, cuya belleza exterior puede volverse terrible cuando “achanca” (cruza) de una zancada los ríos y gargantas de Las Hurdes. (Foto: Vicente Martín Martín)

Mitos que desfilan a lo largo del ciclo invernal, cristalizados en personajes legendarios como La Dentona, La Ujorosa o La Titiritaña, o los muchos que conforman el Carnaval Jurdanu, evento festivo que corre el peligro de desaparecer después de haber obtenido el título de Fiesta de Interés Turístico (El Morcillu o Don Pericu, La Regorba, Luh Araórih del Rozu o La Cricona, Marcelu el de la Porra, Manuel Presu, La Vaca Dulia, El Machu Lanú, La Mamadama, El Toru Bardinu, El Arruverdi, La Osa del Cabezu, La Gallareta, La Tijiritera, La Tarara de El Cerezal, La Tia Tamanona, Luh Diabrílluh, La Tía Rechonchona,  El Burruentrueju, Lah Carantóñah,  etc.).  Otros propios del ciclo primaveral: La Pahtoriza y El Andrán del Perrinu Brancu.  Algunos más del ciclo estival, como Pericu el de Lah Júrdih Málah y los que acompañan al solsticio de verano y mágica noche de San Juan (El Saltaricón, La Encorujá, Lah Fuhfuriñah, El Encantu, El Zampajíguh…).  Varios más que hay que meterlos en el ciclo otoñal, como es el caso de La Chicharrona o los interrelacionados con los rituales de La Carvochá (El Zajuril, El Entignaol, El Animeru de lah Cahtáñah, Loh Calabazónih…).  Y, en fin, otros que son intemporales: El Jáncanu y La Jáncana, La Chancalaera, El Bujardu o Bujordu, La Zarrapahtrona, El Dimoñu, El Pájaru de la Muerti, El Pelujáncanu, El Duendi Jampón, El Duendi Zunguluteru, El Duendi Entignau (llamado también El Duendón Amburau) o Loh Amolachinih del Cielu.  A todo ello, hay que sumarle el mundo de las brujas, con sus variantes de: Méngah, Entendíah y Jechicérah.  O de otras creencias que se pierden en la noche de los tiempos y que conforman un mundo donde se mezcla lo tétrico y misterioso, el culto a los muertos y la etnomedicina y la farmacopea popular.  Tal es el caso de La Sanjuaná, La Malgüehtria, la Pruseción de lah Ánimah o Genti de Muerti

Metidos en el atrezo antes de que el espanto inunde todo el entorno del antiguo lagar aceitero.  En la imagen, el amigo Ramiro Gómez ejerce con gran maestría tus tareas de maquillador. (Foto: Vicente Martín Martín)

Tan larga retahíla de seres mitológicos pone de manifiesto la enorme riqueza de la cultura de tradición oral, que ya la quisieran para sí otras comarcas, de la demarcación jurdana.  La dimensión antropológica de estos seres ha sido captada, con toda la fascinación que ello conlleva, por el objetivo de la máquina de Simón Planes y la enjundia literaria de Jana Vázquez, su compañera.  Ambos han vertebrado unos virtuosos y logrados montajes, que ya han desfilado por numerosas salas, con exposiciones que han tenido un clamoroso éxito.  De hecho, en estos días de julio, estará colgada, en la sala de exposiciones de la Casa de Cultura de Caminomorisco, toda una muestra de estas fascinantes obras, que puede ser visitada por todo el que lo desee.  Igualmente, comienzan a surgir ensayos rigurosos y objetivos sobre todas estas legendarias manifestaciones, tras profundas investigaciones a ras de tierra, como las emprendidas por la antropóloga extremeña Israel J. Espino con su trabajo Genti de Muerti, en el que se muestran las concomitancias de los relatos recogidos en Las Hurdes con la mitología nórdica o germánica.

‘El Machu Lanú’ y otros seres legendarios junto a la antigua almazara.  (Foto: Vicente Martín Martín)

Noche del 30 de julio en Cambrón

Cartel de la exposición sobre ‘Mitologías Jurdanas’. (Foto: Vicente Martín Martín)

Carlos Manuel Gómez Martín, hijo de la localidad jurdana de Caminomorisco y responsable del Centro del Agua y Medio Ambiente de Las Hurdes, ubicado en la alquería de Cambrón, es el alma máter de que el próximo día 30 del presente mes de julio, a eso de las 22,30 horas, dicha alquería y su boscoso entorno cercano se sumerja en todo un mundo terrorífico y mítico.   La expresión “rejilandu de mieu” viene a significar en castellano: ‘temblando de miedo’.   A través de un enrevesado y penumbroso sendero, los que se apunten a esa azarosa odisea deberán caminar con los ojos bien abiertos, pues el escalofrío puede recorrer sus vértebras a la vuelta de cualquier árbol, madroñera, mata de brezo o risco pizarroso.  Los más espantosos, repulsivos y cadavéricos seres de las viejas leyendas jurdanas acechan en la noche oscura.  Los agónicos, espeluznantes y apocalípticos lamentos y griteríos dejarán toda una estremecedora estela a lo largo y ancho de la espesura y del ensortijado valle de la garganta de “Arrocambrón”.  La voz fúnebre y doliente de hombres y mujeres del territorio jurdano, que atesoran en sus memorias antiguos romances que penetran en el mundo de las ánimas, de los convidados a cenas infernales o se atreven a invadir los espacios acotados por “Jáncanah”, “Chancalaérah” o serranas matadoras, también se escucharán y sus ecos rebotarán de peña en peña.

Escena interaccionada con el mundo brujeril. (Foto: Vicente Martín Martín).

El buen amigo Carlos Manuel nos refiere que, en esta 5ª edición, se han dado ciertos retoques al recorrido nocturno que, temblorosamente zigzagueante, lleva al que fuera viejo lagar aceitero del pueblo de Cambrón y hoy reconvertido en el Centro de Interpretación del Agua y del Medio Ambiente de la comarca de Las Hurdes.  Al igual que en otras ediciones, se sigue aconsejando que la gente lleve calzado apropiado.  Nada de elegantes zapatos y muchos menos con tacones, por si hay que salir a todo escape cuando alguno de esos horrorosos seres asoma en el momento más inesperado.

La mayor parte del vecindario de Cambrón colabora estrecha y abiertamente con esta “Noche Mitológica”, así como otros voluntarios del concejo de Caminomorisco; todos ellos hijos de la comarca jurdana o muy vinculados a ella y que pretenden recrear con toda su crudeza ese cosmos legendario.   Un universo realmente apasionante, solamente vituperado por aquellos que siguen acomplejados por la malsana leyenda negra que, urdida desde el exterior, asoló estas tierras, y piensan, de manera descerebrada, que sacar de sus cenizas la riquísima cultura de tradición oral de la comarca solo contribuye a echar más leña al fuego de esa leyenda.  Pobres de espíritu, que no han evolucionado, incapaces de entender y comprender el imponente patrimonio inmaterial de estas tierras.  Mejor que no lo toquen, porque, de hacerlo, lo enlodarán y lo desvirtuarán hasta volverlo irreconocible.

Colaboran, así mismo, en este fantástico e inquietante encuentro en el corazón del bosque jurdano, el Ayuntamiento de Caminomorisco, Red de Centros de Interpretación de la provincia de Cáceres y el Centro de Documentación de Las Hurdes.

¡Ojo con este personaje!  Un mal encuentro con él puede acarrear desdicha grande.  (Foto:  Vicente Martín Martín)

 Imagen principal: Dramatización de la ‘Prucesión de Ánimas’ o “Genti de Muerti”, todo un susto de infarto a la revuelta del camino.  (Foto: Vicente Martín Martín)

Texto de Félix Barroso para su columna A Cuerpo Gentil, las opiniones e imágenes publicadas en esta columna son responsabilidad de su autor

Publicado el 26 de julio de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Alfonso Zapico regresa a Plasencia con ‘La balada del norte’ Tomo 3

Alfonso Zapico, ganador del Premio Nacional del Cómic 2012, regresa a La…

‘Velocidad de los jardines’ celebra 25 años en La Puerta de Tannhäuser

La librería La Puerta de Tannhäuser de Plasencia comienza la semana con el…

La Enramá, emparejamiento por sorteo en Las Hurdes

La Enramá, Fiesta de Interés Turístico Regional en Extremadura desde 1996, se…

Se levanta el telón de ‘Nuestro Teatro’ en 25 pueblos cacereños

La Diputación de Cáceres levanta el telón el 13 de noviembre del…