Las Hurdes reales de Felipe y Letizia, nada que ver con las de Alfonso XIII

Las Hurdes reales hoy en día son un destino rural de primera, nada que ver con las que recorrió Alfonso XIII y que cien años después visitan Felipe y Letizia el 12 de mayo.

La bella comarca del norte de Extremadura vuelve a ser Las Hurdes reales y aunque el programa de los Reyes Felipe y Letizia es el secreto mejor guardado, Pinofranqueado es el punto de encuentro a las once de la mañana el jueves 12.

Ecotahona del Ambroz

Cien años después de la visita de Alfonso XIII a Las Hurdes

A 15 minutos se halla Casar de Palomero, que en 1922 fue la primera parada de Alfonso XIII en un recorrido que le llevó, espantado, por la dura realidad social de entonces marcada por el hambre, las enfermedades y el aislamiento. Los hurdanos habían ganado cada centímetro a las montañas haciendo pequeñas terrazas donde cultivar lo necesario para su consumo y así, ellos mismos esculpieron una tierra tocada por la varita mágica de la naturaleza.

Hasta ser desde 2014 una de las Maravillas Rurales de España por decisión de los propios viajeros del portal Top Rural. Quien va, desde luego se maravilla y vuelve.

La ruta senderista de Alfonso XIII en Las Hurdes

Muchos lo hacen tras los pasos de Alfonso XIII porque aquel itinerario real es hoy en día una ruta de senderismo. Son 21 kilómetros repletos de paisajes imponentes desde Las Mestas a Casares de Hurdes. Eso sí, la ruta senderista de Alfonso XIII por Las Hurdes es de dificultad media con sus subidas y bajadas, está bien señalizada y acondicionada y dura como siete horas.

Las Hurdes, maravilla rural

La ruta original de Alfonso XIII es de unos 150 kilómetros, los que recorrió el monarca a caballo y a pie entre el 20 y 24 de junio de 1922 acompañado por el médico Gregorio Marañón pasando por varios municipios y alquerías. Es un buen plan de turismo rural. En coche por carreteras paisajísticas que tienen banda sonora propia la canción Martilandrán de Fônal. Su videoclip de animación es de lo más creativo y está cargado de guiños que invitan a descubrir Las Hurdes y la magia que las envuelve.

En ruta a Martilandrán hay paisajes mágicos como los meandros del río Malvellido, en El Gasco, que nada tienen que envidiar al célebre Meandro Melero de Riomalo de Abajo, seguramente la foto más icónica de Las Hurdes. Algunas de las cascadas imprescindibles del norte de Extremadura se encuentran en Las Hurdes.

Sus tradiciones también la hacen única y su gente auténtica. A Felipe y Letizia le espera el sonido más característico de Las Hurdes, el de los tamborileros, la miel y el aceite, productos estrella, y la recreación del viaje del bisabuelo cien años atrás.

Ilustres visitantes fueron antes Unamuno, en 1914, y Buñuel, en 1933. Visitas que contribuyeron también a la leyenda negra de Las Hurdes. Los hurdanos han pasado página y hoy ven la visita real como todo un escaparate promocional al servicio de la maravilla rural que son Las Hurdes.

Foto superior de los meandros plateados del río Malvellido en Las Hurdes

Publicado el 10 de mayo de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

De Jigu a Brevas, Vicente Martín y la escritura lineal megalítica

La revista Las Hurdes (III época) mantenía en vanguardia cultural a la…

Baños organiza una ruta para ver la lluvia de perseidas

Baños de Montemayor se suma a contemplar el espectáculo de las perseidas…

A pie y caballo en La Vera por la ruta del Emperador

La XVII Ruta del Emperador Carlos V de Jarandilla de La Vera al…

Vive un agosto lleno de planes en Baños de Montemayor

Vive un agosto lleno de planes en Baños de Montemayor, con eventos…