El Chorro de los Ángeles luce sin barreras desde el nuevo mirador

El Chorro de los Ángeles es una cascada de más de 200 metros de altura a la que mira directamente el nuevo mirador que lo ha hecho más accesible. Está en Las Hurdes, pertenece a la alquería de Ovejuela, aunque también se puede llegar desde Sierra de Gata y en cualquier caso se puede ir en coche por sendas pistas forestales. Eso sí, es conveniente que sea en coches altos.

El nuevo mirador del Chorro de los Ángeles facilita que puedan llegar justo enfrente de la cascada personas incluso en silla de ruedas a través de una pasarela de madera de varios metros. Antes solo había más atrás un mirador circular de piedra rodeado de vegetación y la nueva infraestructura, obra de la Junta de Extremadura, incluye un balcón techado sin barreras.

Hasta allí se llega, desde Las Hurdes, por una pista forestal de unos 10 kilómetros que sale de un desvío en la carretera CC-155. No hace falta llegar hasta Ovejuela, sino que hay que ir pendientes de unas señales que quedan a la izquierda como unos tres kilómetros antes. Hay varios carteles que indican las ruinas del Convento de los Ángeles y el Puente de los Machos, que quedan de camino, y la propia senda del Chorro de los Ángeles.

El camino, más si se hace a pie o en bicicleta de montaña, permite no solo contemplar el magnífico paisaje de Las Hurdes, sino oler pinos, brezos y demás vegetación. Como a seis kilómetros, hay un desvío señalizado hacia las ruinas del Convento de los Ángeles, que dicen los carteles que se construyó en el siglo XIII por orden de San Francisco de Asís. El cual habría quedado prendado de la naturaleza en ruta hacia Portugal. Hoy en día se puede transitar en paralelo a una calleja de piedra en excelente estado hacia el río de Los Ángeles.

De continuar recto, se llega hasta el Chorro de los Ángeles, donde el agua cae a lo largo de más de 200 metros entre rocas de pizarra, el típico paisaje de Las Hurdes. Es habitual ver varias parejas de buitres leonados sobrevolando el paraje, incluso pueden verse cigüeñas negras, mientras se escucha el sonido del agua. La experiencia es maravillosa.

Si se llega desde Sierra de Gata, en el camino se podrá disfrutar además de la Piedra Montá, la foto más buscada en la comarca porque según el ángulo en que se tome, parecerá que la piedra está flotando en el aire con vistas al abismo del Valle del Árrago.

Para descubrir la Piedra Montá de Sierra de Gata se puede ir desde Robledillo de Gata o desde la piscina natural de Descargamaría y de continuar recto, el premio será el Chorro de los Ángeles, una de las cascadas del norte de Extremadura más recomendables.

Publicado en enero de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.