De Cabezabellosa al cielo desde su espectacular mirador

El nuevo mirador de Cabezabellosa te pone el norte de Extremadura a tus pies. Esa es la sensación que se tiene desde la pasarela de acero y vidrio levantada a 870 metros en este pequeño pueblo situado entre los Valles del Jerte y del Ambroz en las Tierras de Granadilla. En días claros la vista alcanza hasta la Peña de Francia y Portugal además de varios rincones más de la provincia de Cáceres.

El llamado Cerro del Castillo, el Cerro del Búho que queda por encima de la ermita de Nuestra Señora del Castillo con un bonito retablo del XVIII, ya era un enclave privilegiado para ver atardeceres maravillosos. Un refugio para caminantes, los ciclistas que transitan por la ruta BTT y los aficionados del parapente atraídos por el Pico Pitolero que está justo enfrente.

En apenas un mes el nuevo mirador lo ha convertido en lugar de peregrinación para el turismo. Las espectaculares fotos de gente que parece asomarse al vacío están causando sensación en las redes sociales y Pili, del bar que ya antes se llamaba precisamente El Mirador de Cabezabellosa y que es la reina de las patatas revolconas, da fe del trasiego de turistas.

La razón es la llamativa pasarela de acero construida sobre rocas en lo alto del cerro que conduce a dos balcones rematados con un vidrio. Uno con inmensas vistas a los valles que no caben ni en un gran angular y el otro que mira al pueblo y arriba al Pico Pitolero, la cima del parapente en Extremadura a 1.352 metros de altura.  Para ello hay que recorrer sendos pasillos de 27 y 44 metros, no sin recelo las personas con vértigo

.

Llegar hasta allí es un paseo desde el pueblo, hay quien deja el coche en los alrededores del cementerio municipal tomando un desvío que indica el camposanto un poco antes de llegar a Cabezabellosa. Desde aquí hay que subir andando, hay algún repecho pero sin mayor dificultad porque la distancia no supera el kilómetro.

El nuevo mirador aún está por señalizar e inaugurar. Es una obra de reciente construcción financiada por fondos EDUSi de la Unión Europea en colaboración con la Diputación Provincial de Cáceres y el ayuntamiento anfitrión no duda de su atractivo para el turismo.

Está a apenas 20 minutos de Plasencia por la Autovía de la Plata desviándose por Villar de Plasencia y lo mismo se tarda de Cabezabellosa a Cáparra, la ciudad romana con el famoso arco cuadriforme. También a Oliva de Plasencia, el pueblo que renueva decoración cada estación del año por obra y gracia de la Asociación de Mujeres Cuarzo Rosa. Desde aquí hay un delicioso paseo por la dehesa extremeña. Una ruta de Oliva de Plasencia a Cáparra por entre encinas de formas caprichosas.

Una comarca que ofrece también cielos limpios para disfrutar de las estrellas.  De hecho está entre los mejores destinos de astroturismo de la provincia de Cáceres.

Publicado en enero de 2022

Ecotahona del Ambroz
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

La ruta de arte urbano de Badajoz crece hasta medio centenar de muros

La ruta de arte urbano de Badajoz

Peñafiel: la fortaleza entre Zarza y Salvaterra

Dejando atrás el municipio de Zarza la Mayor y siguiendo sus veredas…

Noche de golf

El viernes 18 de julio  se realizará el III Nocturno La Vinosilla…

Ruta de Malpartida de Cáceres al Casar, con degustación de quesos

Camina de Malpartida de Cáceres a Casar de Cáceres en la ruta de…