El Cancho Valdecastillo un barco de piedra en el Geoparque cacereño

Maravillas en el Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas Ibores Jara hay muchas, pero pocas tan sorprendentes como el Cancho Valdecastillo. Es un imponente bolo granítico en medio del berrocal de Peraleda de San Román, un pueblo con cerca de 200 vecinos, que en verano quintuplica sus habitantes. Prácticamente todos, alguna vez, se han fotografiado con el cancho para comparar alturas.

Peraleda de San Román está separada de Bohonal de Ibor por unos once kilómetros de carretera por donde aparece y desaparecen las cumbres de Gredos y que discurre casi paralela el pantano de Valdecañas, en cuya orilla despuntan los Mármoles de Augustóbriga.

Ya en Peraleda de San Román, para llegar al Cancho Valdecastillo, hay que buscar el camino del Calvario, una fila de cruces de granito que se identifican rápidamente. El cruce está debidamente indicado.

Cruce de caminos, en la ruta al Cancho Valdecastillo

Siga la flecha al Cancho Valdecastillo, no hay pérdida

Si no se sale de la pista y está atento a las flechas, llegará sin problemas. Sin embargo, advertimos que Google Maps indica otra ruta. De todas maneras, si por alguna razón se equivoca, disfrute del paisaje y de ese otro paseo, solo recomendada a senderistas por lo difícil que es transitar con vehículos. Esa ruta también lleva al Cancho Valdecastillo por la parte superior.

El camino que indican las flechas discurre entre encinas y retamas. La bonita dehesa boyal se extiende a los lados del camino. Después de cruzar un paso canadiense, las vacas también indican que está en el camino correcto. Verlas pastar, atentas a sus crías y curiosas ante los visitantes suma sensaciones al paseo.

Casi inesperadamente se ve a lo lejos lo que parece la enorme proa de un barco. Mientras más nos acercamos, comprobamos nuestra pequeñez ante la naturaleza. Es el Cancho Valdecastillo.

Refugio en la parte posterior del Cancho Valdecastillo

Piedras caballeras y refugio de pastores

Piedra con inscripciones del Calcolítico

A los pies del Cancho Valdecastillo hay una piedra blanca con inscripciones del Calcolítico. No es de extrañar que semejante estructura llegara a ser un santuario en aquellas épocas. Aún hoy emana magia y misterio. Detrás de la enorme roca, varios habitáculos sirvieron de abrigo a pastores y trashumantes. Las piedras que cubren esas cavidades tienen formas que parecen diseñadas por algún arquitecto contemporáneo.

En los alrededores, hay piedras caballeras, bolos de granito a los que el paso de los años, el viento y el agua va siluetando unas sobre otras, construyendo las más variadas piezas.

Dehesa boyal de Peraleda de San Román

En el Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas Ibores Jara

El Geoparque comprende más de 2500 km2. Con varias muestras de monumentos naturales, geológicos y culturales. El Cancho Valdecastillo es uno de ellos y visitarlo es un paseo muy recomendable. Así como lo es conocer el Castañar de las Calabazas o la ruta al Acueducto de las Herrerías. También subir al mirador de Cabañas del Castillo y disfrutar desde allí del relieve apalachense más importante de Europa.

Diputación de Cáceres

Publicado el 4 de diciembre de 2021

© Planveando Comunicaciones SL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Monfragüe se suma a la primera gran batida nacional de limpieza

El Parque Nacional de Monfragüe es uno de los 38 lugares de…

Disfruta en La Raya del Festival de Cine Periferias 2020

El Festival Internacional de Cine de Marvão y Valencia de Alcántara Periferias…

Trujillo abre su plaza mayor a la Feria Nacional del Queso

La plaza mayor de Trujillo es el escenario de la Feria Nacional…

Castillos cacereños se llenan de vida a través del teatro

El Festival de los Castillos se celebrará en noviembre en Mirabel, Trevejo…