El Castaño del Postuero reina en el geoparque cacereño

No es una errata, es el Castaño del Postuero por mucho que se presta al postureo. Sobre todo en otoño, cuando brilla con luz propia el Castañar de Calabazas en pleno Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas-Ibores-Jara y todo senderista cae rendido ante sus 17 metros de altura, casi nueve de perímetro del tronco y una copa de 22 metros de diámetro para fotografiarlo o dejarse fotografiar.

Castaño del Postuero, el rey del Castañar de Calabazas en el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara
Castaño del Postuero, el rey del Castañar de Calabazas en el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara

Un paseo entre castaños centenarios y loros milenarios

El Castaño del Postuero es el más destacado, pero a lo largo de esta ruta que parte de Castañar de Ibor se encuentran hasta 17 castaños monumentales declarados Árboles Singulares de Extremadura. Los gigantes del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, dice su web oficial.

Ya solo eso hace diferente a la ruta donde se pueden ver, además, árboles que son toda una reliquia del Terciario. Parecen hojas de laurel, se llaman loros, laurel portugués de hecho o Prunus lusitanica de nombre científico, y son de los pocos que quedan en la Península Ibérica.

Rumbo a la Chorrera de Calabazas, un geositio del geoparque cacereño

Todo ello caminando sobre lo que hace millones de años era un fondo marino hasta llegar a la Garganta de Calabazas, uno de los 50 geositios o puntos de interés geológico del geoparque cacereño. Un privilegiado mirador del característico relieve apalachense que lo emparenta con los montes Apalaches de Estados Unidos.

Por el camino se van viendo a ambos lados pedreras, auténticos ríos de piedras que los lugareños han dado en llamar calabazas por su gran tamaño y de ahí que todo este paraje reciba el nombre de Castañar de Calabazas. Lo que sí son es una ventana al pasado por los icnofósiles que dan fe de que hace 600 millones de años estaba sumergido por el agua.

Chorrera de Calabazas, uno de los 50 geositios del geoparque cacereño.
Chorrera de Calabazas, uno de los 50 geositios del geoparque cacereño.

Paraíso para el geoturismo

Es un paraíso para los amantes del geoturismo, pero también una gozada para quien solo busque andar por andar por los alrededores de un pueblo al que el senderismo da mucha vida además de la Cueva de Castañar, Monumento Natural para el que hay lista de visitas, o la alternativa perfecta si se quiere viajar al centro de la Tierra, que es el Centro de Interpretación.

Diputación de Cáceres

En ruta desde Castañar de Ibor

La ruta del Castañar y la Chorrera de Calabazas se inicia al otro lado del pueblo, en dirección a Guadalupe por la EX118. El coche se puede dejar en los aparcamientos del hostal Solaire, que está justo enfrente, o llevarlo por la pista de tierra hasta una explanada que se desvía a la derecha para subir al Camorro, un mirador natural a más de 1.100 metros de altura. Lo que salva los primeros 2,5 kilómetros de ascenso constante que, no obstante, se pueden recorrer sin mayor dificultad incluso con niños. De hecho es una ruta ideal para hacer en familia.

En total no son más de 10 kilómetros y siguiendo recto, el sendero se abre para atravesar un bonito bosque de esbeltos robles que ganan en primavera. Más adelante se suceden los castaños centenarios, el del Postuero con panel propio por su porte y unas raíces como pies de gigante. No tanto como otros ejemplares, algunos incluso de aspecto fantasmagórico.

Pedreras en la ruta del Castañar de Calabazas en el Geoparque cacereño.
Pedreras en la ruta del Castañar de Calabazas en el Geoparque cacereño.

La senda vuelve a estrecharse, empieza a oírse el arroyo y si se presta atención, se ven los loros y helechos, que son la antesala de una zona de cortados. Con cuidado porque hay piedras sueltas y resbaladizas por la humedad, se inicia el descenso para ver de frente la Chorrera con mayor o menor cantidad de agua en función de la época del año. Ya solo la pared vertical teñida de verde por las algas llama la atención.

Es una ruta lineal por lo que desandar lo andado permite volver a disfrutarlo con otra luz del día que se cuela entre los árboles. Una delicia en cualquier época del año.

Publicado en noviembre de 2021

Léelo en portugués: O castanheiro de Postuero domina o Geoparque de Cáceres

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Crece la familia de los académicos de Extremadura

La Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes ha…

Pasa un Día de Extremadura reivindicativo con “Milana bonita”

Definitivamente “Milana bonita” llevará a personajes de Los Santos Inocentes a Madrid…

II Ruta Canina del Cerezo en Flor

La Protectora de Animales Refugio de Plasencia organiza la II Ruta Canina…

Planve entre los I Premios del Turismo del Norte de Extremadura

La Asociación de Turismo del Norte de Extremadura, Aturnex, entregó ayer en…