El sinuoso camino del río Malvellido en Las Hurdes

El Malvellido lleva sus aguas por un camino que serpentea entre las altas montañas de Las Hurdes y se conoce especialmente por los tres meandros que se ven desde el Mirador de El Gasco. Unos meandros delineados por el color plata de las piedras del río, que captan nuestros ojos y nuestra mente, pero no nuestra cámara, que necesita más altura para llevárselos en conjunto. En las orillas, los bancales son espacios dorados rodeados del gris de miles de piedras que alguna vez pusieron allí sus moradores. Las altas montañas sirven de telón de fondo y entre encinas, madroños, brezos, enebros, se ven las láminas de pizarra sostenidas por una física inexplicable y a punto siempre de emprender una carrera al fondo del abismo.

El verano entre la montaña y el río

El agua no es mucha en verano, pero sigue corriendo en busca del río Hurdano, al que alcanza en Cerezal. El río se detiene entre las piedras, formando pequeñas pozas donde nadan algunos mínimos peces oscuros y resistentes. Por las orillas corren los lagartos y algún gato te observa, atento a tus movimientos.

En El Gasco, la pequeña alquería donde termina la carretera CC-63 que viene de Nuñomoral, se impone la montaña. Varias señoras coronadas de canas y de historias pasan las horas al fresco en una escalinata junto a la fuente. En El Gasco siempre hay movimiento, las mesas de los bares se adentran en la carretera, hay restaurantes, casas rurales y tiendas de productos típicos. Es turístico, pero en versión reducida y acogedora, porque es un lugar pequeño, con menos de 200 habitantes.

La piscina natural de El Gasco en Las Hurdes

Desde El Gasco comienza la ruta a La Meancera. El chorro que entrega sus aguas al Malvellido en una ruta de poco más de media hora desde el pueblo. El río se recoge en una piscina de agua fría y transparente que refresca los días de verano. En las orillas crece la menta y esparce sus olores, también el tomillo y el romero.

Del paisaje del río Malvellido al chorro de La Meancera

El recorrido hasta el chorro de La Meancera se hace bordeando el río que llega desde lo alto de la montaña que cubre y protege a El Gasco. Una montaña que se extiende tras él sin carreteras, ni pueblos y que esconde en sus entrañas un Lugar de Interés Científico, “El Volcán”. Un sitio de origen incierto: ¿un volcán, un meteorito, unos antiguos hornos o un enorme incendio? El interés está servido, así como la magia de esas laderas de extraordinaria pendiente y de ese valle por el que, según cuenta la leyenda, cada jueves a medianoche dos grupos de ánimas, cada uno en un sentido e iluminadas por la trémula luz de las velas, dibujan el curso sinuoso del río Malvellido.

El río Malvellido a su paso por El Gasco, Las Hurdes

Una carretera con encanto en lo alto de Las Hurdes

Si bien las vistas desde el Mirador de El Gasco acumulan muchas fotos en las redes, lo cierto es que a lo largo de todo el valle hay varios meandros que pueden verse desde Cerezal, Martilándrán y La Fragosa. Desde cada una de estas alquerías, con sus propias historias y bonitos rincones. En el camino hay cerezos, que son una invitación para volver en primavera y en La Fragosa, las casas parecen colgar en el abismo con el río a sus pies.

En sentido contrario, desde Cerezal hasta Vegas de Coria, el río que bordea la carretera cambia de nombre, es el Hurdano, que también dibuja meandros pues sigue su curso por el mismo valle. Ese valle que en otoño se pinta del amarillo de los álamos.

Cada charca sirve para refrescarse, cada curva del camino promete una curva en el río al fondo del abismo. Cada tarde de verano, cuando la sombra cubre la orilla, un paseo refrescante proporciona bienestar físico, pero también un encuentro con los sentidos y con la inmensidad de la naturaleza.

Cáceres, living la vida relax.

Léelo en portugués: O caminho sinuoso do rio Malvellido em Las Hurdes

Publicado en julio de 2021

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La piscina con más arte de Extremadura está en la Sierra de Gata

Descargamaría, en Sierra de Gata, sorprende con la piscina más artística de…

Plasencia sí tiene abuela, Abuela Mayorga contra el maltrato

Plasencia sí tiene abuela, se llama Abuela Mayorga y es un personaje…

I Eco Rallye Solidario Ciudad de Plasencia

Plasencia acoge el 1 y 2 de julio el I Eco Rallye…
balcon-romantico-plasencia

El balcón más romántico de Plasencia está en el Palacio de Mirabel

El balcón más romántico de Plasencia está en el Palacio de Mirabel.…