La imagen del geoparque cacereño que vale más que mil palabras y querrás conocer

El Acueducto de las Herrerías en pleno geoparque cacereño cumple a rajatabla el refrán. Una imagen vale más que mil palabras y la suya circula por miles en internet. Tanto que son una legión de senderistas los que han querido ir al encuentro de la obra de ingeniería hidráulica más fotografiada del Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara y cada vez más turistas a los que no defrauda por muchas fotos que hayan visto antes.

Esa es una gran virtud de una ruta senderista que te lleva a transitar nada menos que por un antiguo canal de cinco kilómetros construido a finales del siglo XIX para producir energía en medio del abrupto paisaje de la Garganta de Descuernacabras. Grandioso y escondido en el corazón del geoparque cacereño, hace que el visitante se sienta turista venga de donde venga y no quiera perderse su foto en el tramo que es la joya de la ruta, el acueducto en curva a ocho metros de altura sobre el agua y rodeado de bellísimos paisajes.

Es la imagen más espectacular del Acueducto de las Herrerías, construido con maestría a base de pizarra y piedra, y de sus veinte arcos uniformes que da nombre a la ruta que empieza en Campillo de Deleitosa, un pequeño pueblo situado a poco más de una hora de Guadalupe.

El Acueducto de las Herrerías, una joya que esconde el Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara

Es uno de esos rincones de la provincia de Cáceres por descubrir, donde detenerse y mirar hacia atrás es todo un espectáculo con magníficas panorámicas del relieve apalachense propio del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, frondoso bosque mediterráneo en las laderas y abundante vegetación de ribera cerca del cauce donde, en primavera, se distinguen perfectamente los barbos subiendo cual salmones a desovar. En los riscos los buitres llaman tanto la atención como la Cueva de los Canchos del maqui Juan Caldilla.

Cómo llegar al Acueducto de las Herrerías en el geoparque cacereño

Es precisamente esta cueva la mejor señal de que hay que empezar el descenso al canal si se toma el itinerario más largo que parte de Campillo de Deleitosa. Es la ruta de unos 13 kilómetros, que sale al igual que la más corta, de nueve, de la Fuente de los Caños que hay justo detrás de un llamativo estanque en el pueblo tomando el camino de la izquierda.

Acueducto de las Herrerías. Emilio PH

Ambas rutas discurren por el mismo sendero indicado modestamente hasta el primer cruce de caminos. De seguir de frente nos adentramos en la ruta corta, con indicaciones a las que hay que ir prestando atención. Pero si se toma el sendero de la derecha, un repecho de unos 800 metros es la señal inequívoca de que hemos cogido el camino más largo.

Eso sí, las vistas desde el Puerto de Deleitosa son impresionantes y mucho más la panorámica del geoparque que va apareciendo al iniciar el descenso por la pista forestal que sale a la izquierda de la explanada. Es una suave bajada entre eucaliptos por donde pueden transitar coches hasta la citada cueva. A su altura hay que buscar senderos, no hay caminos como tal ni están señalizados, que bajan hasta el canal poniendo mucho cuidado y que es donde se encuentran ya ambas rutas. Son apenas 50 metros, pero de moderada dificultad que, en el caso de la ruta corta, da un poco de vértigo.

A partir de aquí ya todo es más fácil caminando cómodamente por el canal disfrutando de las vistas, el sonido del agua y el olor de la exuberante vegetación que ya es de lo más autóctona. Se va pasando por la antigua herrería medieval, tres minicentrales eléctricas que funcionaron hasta el siglo pasado, ruinas de antiguas explotaciones mineras y viejos molinos. Una zona en plena naturaleza que habla de la actividad industrial que llegó a tener.

Donde termina el canal hay que buscar una senda en ascenso dejando a la derecha un puente que, eso sí, se presta para cobijarse del sol si se quieren reponer fuerzas. En dos kilómetros y medio se  vuelve a Campillo por la cuesta del cementerio. Hay varias rutas orientativas en internet y en el bar del Hogar del Pensionista dan todo lujo de detalles, además de comidas con suma amabilidad, que se agradecen antes o después de cinco horas que puede llegar a durar la ruta larga.

Publicado el 4 de mayo de 2021

@Planveando Comunicaciones SL

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.