Foto Andy Solé / PlanVE Extremadura

No te pierdas el Salto del Gitano desde Serradilla

Es el mirador de los miradores de Monfragüe, pero el Salto del Gitano desde Serradilla también es alucinante. Es la visión más desconocida del emblemático Salto del Gitano, que se tiene desde el Mirador de la Barca, llamado así porque está en el antiguo camino que se utilizaba para cruzar el Tajo en barca.

No hay día que no haya nadie apostado frente al Salto del Gitano en la carretera que atraviesa el Parque Nacional de Monfragüe. Es parada obligatoria para contemplar las dos crestas rocosas separadas por el río. Sin duda uno de los miradores de Monfragüe más frecuentados para observar a los buitres leonados y negros, águilas imperiales y hasta cigüeñas negras que allí moran según las épocas de cría.

El Salto del Gitano más desconocido desde el Mirador de la Barca de Serradilla

Pero el visitante curioso hará bien en buscar la perspectiva del Salto del Gitano que ofrece el Mirador de la Barca de Serradilla. Llegará en poco más de media en coche desde Villarreal de San Carlos, centro de operaciones del parque donde puede visitar la oficina de turismo de Serradilla incluso. Una vez en el pueblo del famoso Cristo de la Victoria, el segundo lugar de peregrinación en Extremadura tras el Monasterio de Guadalupe, los visitantes pueden peregrinar también por varias rutas de senderismo en Serradilla.

La que permite tener esta otra panorámica del Salto del Gitano está a algo menos de 6 kilómetros por una pista forestal bien acondicionada si se hace necesario llevar el coche. A pie es una bonita ruta especialmente recomendable en otoño, invierno y primavera y para hacer temprano o al caer el día en verano. Es muy accesible e ideal para hacer con niños.

La Majada del Vasco, parada obligatoria de camino al Mirador de la Barca para contemplar la Garganta del Fraile.

El camino se toma en Parque Sur, para lo que hay que atravesar la carretera del pueblo hasta el mayor parque local donde hay sitio de sobra para aparcar el coche. Una señal de helibase sirve de referencia. A la derecha, paneles explicativos incluidos, se toma la Ruta de la Barca y a la izquierda la que conduce a la Garganta del Fraile, que es otra maravilla de la naturaleza que se va viendo de camino al Mirador de la Barca. Tanto es así, que parada obligatoria es la Majada del Vasco, una zona de descanso con merendero techado e incluso parrilla desde donde se tiene una impresionante panorámica de la Garganta del Fraile a la que iban antiguamente las mujeres a lavar.

Antes se atraviesa por un observatorio de aves y hasta un muladar, con posibilidad de ver y fotografiar aves necrófagas, la Charca Nueva de la Dehesa y los miradores del Chorrerón y Las Taheñas. En la Majá del Vasco que le dicen en el pueblo del habla serradillano empieza un suave descenso que va anunciando la proximidad del Tajo. A dos kilómetros se llega al Mirador de la Barca, toda una sorpresa porque está rodeado por la vegetación en la bajada, ya más pronunciada, hasta la orilla. Una vez allí se comprende que el lema del pueblo sea Serradilla es Monfragüe.

@Planveando Comunicaciones

Publicado en abril de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.