Puro relax el Balneario de Baños de Montemayor

A media hora de Plasencia y cómodamente por autovía hay un remanso de paz. Es el Balneario de Baños de Montemayor, la única villa termal de Extremadura, que tenemos la suerte de tener tan cerca para desconectar en solitario, con la pareja, entre amigos o en familia. Nada como sumergirse en el balneario para sentir los beneficios de las aguas termales.

Después de 90 minutos de circuito se ve la vida mejor. Hay circuitos relajantes y tonificantes en bañeras de mármol o de hidromasaje respectivamente, que siempre incluyen las piscinas termales con chorros subacuáticos.

Es una escapada ideal por puro placer, pero también para relajar los músculos de la tensión del día a día o tonificarlos y para fortalecer el sistema respiratorio en el caso de asmas y alergias. El efecto antinflamatorio y analgésico del agua termal se conoce desde la antigüedad y los masajes, los tratamientos de piernas cansadas o de reflexología podal que ofrece el balneario son un complemento perfecto. Aplicados al embellecimiento de la piel hay hasta tratamientos naturales de temporada a base de cereza, te verde o maracuyá. El no va más y todo a una llamada en el 927488302, por correo info@balneariomontemayor.com o consultando la web oficial www.balneariomontemayor.com .

Es el complemento ideal para darse una escapada a la vía verde del Ambroz. El Balneario de Baños de Montemayor es un destino saludable frente al estrés.

Publicado en la revista Planes Plasencia de primavera 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Los últimos cortos de 24 Fotogramas se proyectan en el Teatro Alkázar

El Teatro Alkázar de Plasencia acoge el miércoles 26 de diciembre la…

Ambroz: frontera y zaguán

Hubo un lugar que antiguamente se llamaba Ambroz y que a finales…

Barranqueras de Loh Cojónih de Crihtu: el Jornu de la Zapatera (V)

En las grabaciones que le realizamos al ya mentado Fausto Sánchez García,…

Las hachas de brillo ensangrentado

Aún recuerdo el terror que sentí de niño cuando visité la galería…