Mosaicos de Villar de Plasencia para hacer una ruta llena de color

Los mosaicos de Villar de Plasencia son todo un descubrimiento. Los hace el valenciano Mario Albiñana, casado con Pilar Nieto que es de la localidad y están repartidos por todo el pueblo.

Sorprenden desde fachadas particulares o de edificios públicos, iglesias y ermitas, creando una ruta tan original como llena de color. En algunos casos los temas son costumbristas, con escenas que identifican Extremadura y en otros composiciones hechas expresamente para identificar las casas de algunos vecinos.

Motivos tradicionales en una fachada de Villar de Plasencia. Foto: Mario Albiñana.

 

Mario Albiñana, que se considera hijo adoptivo del Villar, se ha formado en dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Burjassot y en diseño de arquitectura en la Escuela Industrial de Valencia.

Su obra está, además de en Villar de Plasencia, en el municipio valenciano de Godella.

 

Cantero Abogados Plasencia

 

 

La técnica del trencadís

La técnica de los mosaicos de Villar de Plasencia tiene amplia tradición en Valencia y se llama trencadís. Consiste en unir pequeños fragmentos de cerámica de colores para crear escenas que son auténticos cuadros. Normalmente se utiliza para decorar exteriores, aunque Albiñana también la aplica en interiores para muebles, cabeceros, espejos, murales o esculturas.

mosaicos-villar-plasencia

 

 

La Casa de Pili en Villar de Plasencia es buena muestra de ello. Es la casa de su mujer en el pueblo extremeño que visitan varias veces durante el año. Por fuera está decorada con esta técnica y por dentro también, con composiciones que muestran una bonita montehermoseña, un cerdo pata negra o la fuente de Villar.

Sitios de Villar con mosaicos de Albiñana

De puertas afuera, los mosaicos de Villar de Plasencia se pueden encontrar en fachadas como la del Ayuntamiento, la iglesia de San Bartolomé o la ermita de San Antonio. También decorando el exterior de casas particulares en las que hay desde motivos extremeños como cigüeñas, toros o jinetes hasta logos que identifican a los propietarios o recuerdos a amigos fallecidos.

A todos ellos se van a sumar otras tres composiciones solo pendientes de ser instaladas: un mural sobre la recogida de aceitunas, un retrato homenaje al herrero de Villar, Ignacio Nieto y unos macetones de flores para las entradas de las ermitas.


Son composiciones muy laboriosas y absolutamente originales porque todas son diseño del propio autor, que nunca repite obra.

«El tiempo se me pasa volando», dice, aunque hay trabajos tan complicados que puede tardar hasta un año en tenerlos terminados.

Una pareja de artistas, la de Mario y Pili (ella pinta a mano bonitas mantelerías y cuberterías, entre otras piezas) que cada vez que puede viaja desde Valencia hasta Villar de Plasencia donde encuentran su remanso de paz.

Publicado en febrero de 2021

© Planveando Comunicaciones SL

2 thoughts on “Mosaicos de Villar de Plasencia para hacer una ruta llena de color”

  1. Una cosa es decir que el trencadís tiene una amplia tradición en Valencia, y otra decir que es una técnica valenciana…
    El trencadis tal y como lo conocemos ahora tiene origen en el modernismo catalán, concretamente Antoni Gaudí es el que empezó a usarlo, extendiéndose por toda su obra.

    Sin ir más lejos hablan de ello hoy mismo en valenciaplaza.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.