Las mejores embajadoras del Charco de la Nutria

El Charco de la Nutria es uno de los sitios más emblemáticos del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara para bañarse, que en realidad aguas abajo se prolonga en la piscina natural de Ruecas, donde cada día María e Inés se hacen sus buenos largos. No tendría nada de especial si María e Inés no tuvieran 72 años y su baño no durará hora y pico. Esta pareja de amigas tiene hasta rincón propio en esta coqueta piscina natural de Cañamero, de donde vienen además dando un paseo, y todo el mundo les respeta el sitio.

Banca Pueyo 2020

Son todo un ejemplo de señoras inquietas y simpáticas que, mientras se recorren la piscina de arriba y abajo (y la lámina de agua en este charco no es precisamente corta) no dudan en explicar a quien les pregunta, que otro charco más abajo y que este año estrena chiringuito y el Embalse del Cancho del Fresno completan la oferta de baños en Cañamero.

“No tenemos nada que envidiar a otros sitios” afirma rotunda María mientras asiente Inés y eso que ella vive desde hace años en Barcelona. “Yo allí vivo estupendamente, pero siempre vuelvo al pueblo y paso de la playa a nuestra piscina encantada”. En verano forman una pareja entrañable que cada día salen además a caminar hora y media.

El Charco de la Nutria, uno de los sitios emblemáticos del Geoparque Villuercas, Ibores, Jara

Cámara de Comercio de Cáceres

Son las mejores embajadoras del pueblo y sus zonas de baño, que en verdad no tienen nada que envidiar a otras porque son un regalo de la naturaleza. El de más fama es el Charco de la Nutria, donde generaciones de cañameranos han aprendido a nadar porque su escaso desnivel de agua es ideal para que se bañen los niños.

Es un lugar con encanto rodeado de grandes árboles que dan sombra natural y está a un paso de las pinturas rupestres de la Cueva Chiquita. De hecho el cartel que la señaliza en una curva cerrada camino del embalse es la mejor guía para tomar el desvío al Charco de la Nutria cuyo cartel, sin embargo, está menos visible. Una pista de tierra conduce hasta el charco y se puede ir en coche.

La piscina natural de Ruecas en Cañamero, la de la pared vertical de cuarcita

Pero antes sale un caminito que lleva a la piscina natural de Ruecas, cuya forma alargada y la pared vertical de cuarcita por su lado izquierdo son su mayor característica. Desde el agua se adivina al fondo el Charco de la Nutria y entre ambos, a escasos metros, hay un merendero amplio.

El Pico Villuercas a 1.600 metros de altitud.

El Pico Villuercas a 1.600 metros de altitud.

Es un paraje ideal para hacer una de las rutas más refrescantes de la provincia de Cáceres a media hora del Pico de las Villuercas, a donde se sube ya más fácilmente por la recién inaugurada carretera que lleva al punto más alto del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara a 1.600 metros de altitud.

SIG Topografía

El cercano Pantano del Cancho del Fresno no tiene más de doce kilómetros de perímetro, pero lo rodea una naturaleza tan exuberante, que parece más un lago. Hay zonas propicias para el baño y es un lugar de recreo para los pescadores y aficionados al turismo activo. Por aquí cruzan rutas tan importantes como la de Isabel la Católica, que se suma a los caminos de peregrinación a Guadalupe, que en coche está a apenas 20 kilómetros.

Publicado el 20 de julio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.