Ruta por los pueblos con los nombres más bonitos de Cáceres

En estos días en los que todos parecen un domingo lluvioso hay muchas formas de viajar. Podemos leer un libro o abrir un mapa e inventarse, por ejemplo, una ruta por los pueblos con los nombres más bonitos de la provincia de Cáceres.

¿Qué criterio usamos para escoger los nombres?

Ese fue el primer dilema. Podría ser, por el significado del nombre, así llegamos a Benquerencia, Villamiel, Deleitosa, Plasencia, Valderrosas, Villasbuenas, Montehermoso o Barquilla de Pinares… Porque sus nombres nos llenan los sentidos de dulces, de placeres y buenos olores. Luego nos centramos en el sonido de la palabra que los nombra y quedamos prendadas de Salorino, Granadilla, Madrigal, Piornal, Dehesilla y Cerezal. Y ya que pensábamos en sonidos, ¿cómo  os suenan Valdefuentes, Arroyo de la Luz, Sierra de Fuentes, Avellana o Torrecilla de los Ángeles? Pues suenan al agua que corre en primavera, a luces, y a una pequeña torre con querubines.

¿A dónde iremos cuando podamos ir?

Ya que nos atrevemos a sugerir estos nombres, ponemos en práctica nuestros conocimientos previos y preparamos varias rutas y aquello que podemos ver en ellas.

Una ruta dulce, sonora y con moraleja

Amacho Charra quesos plasenciaEn Las Hurdes encontramos varios  sitios con nombres bonitos, todos cercanos al cultivo, al campo, que son la vida misma de sus habitantes: Cerezal, Dehesilla o Avellana. En esta comarca podemos disfrutar de El Moral, una alquería perdida entre montañas o del charco de Castillo que es color esmeralda en el verano. También, en Las Hurdes, no podemos dejar de visitar el emblemático meandro Melero o acercarnos al campanario de Casares o mojarnos los pies en el agua fría del chorro de la Meancera.

Sierra de Gata tiene también algunos de los pueblos con nombres bonitos, Villasbuenas, Villamiel y Torrecilla de los Ángeles. Pero esta comarca no solo está llena de nombres bonitos, también los pueblos los son y mucho, no en vano  tiene cinco conjuntos históricos que son Bien de Interés Cultural.  Llena de piscinas en verano y lugares inolvidables como Trevejo o la Sierra de Dios Padre. Una comarca que empieza y termina en Moraleja, un nombre para reflexionar.

Meandro Melero en Las Hurdes

El Norte de Extremadura todo un placer

Colaborador de planVE

Granadilla, Piornal, Madrigal de la Vera, Deleitosa, Barquilla de Pinares, Montehermoso, Valderrosas, Cañaveral y por supuesto, Plasencia, Ut placeat deo et hominibus, una ciudad creada para agradar a Dios y a las personas.

El Norte de Extremadura está lleno de localidades para visitar, como una de nuestras seleccionadas: Granadilla, un lugar de película, así como la carretera que llega hasta ella. Cáparra, muy cerca de allí y el embalse Gabriel y Galán y algunos de los secretos que guarda. Madrigal de la Vera, alineado a los pies de Gredos, como los pueblos vecinos, todos llenos de Historia, maravillas naturales y culturales. Montehermoso, cuna de la gorra más representativa del pueblo extremeño, en las que entre otras cosas puedes descubrir siete ermitas.

Placeres y deleites, Deleitosa, como recorrer las carreteras paisajísticas de las Villuercas-Ibores-Jara o perderse entre el museo de #fachadaspintás de Piornal y desde allí llegar a La Vera por carreteras para vivir la adrenalina en la tierra del slow life.

Anchura y hermosura en la provincia de Cáceres

Tomamos la vía al sur y seguimos encontrando bellos nombres, Cañaveral, hijo de Villa del Arco, donde la vida continúa. Y más cerca de Portugal, descubrimos maravillas con nombres tan bonitos como Arroyo de la Luz, Estorninos, Piedras Albas y el sonoro Salorino. Porque la comarca de Tajo-Salor-Almonte es un destino para recorrer, saborear y divertirse.

Tesoros más allá de los nombres más bonitos

En el centro de Extremadura en lo alto de un cerro, un castillo acuna un pueblo, Montánchez, del que recordamos su buen jamón y también su cementerio, visitable, porque es quizás el más bonito de España. Alrededor de esta localidad se extienden varios pueblos con bellos nombres, como Benquerencia, que guarda la ermita del Cristo del Amparo. También pueblos que refrescan con sus nombres, como Arroyomolinos, Sierra de Fuentes o Valdefuentes, la capital extremeña del esgrafiado.

Ermita del CRisto del Amparo Benquerencia Extremadura planVE

Agua, campos verdes, tesoros y una vida en calma, a todo eso nos suenan los pueblos con los nombres más bonitos. Esos que pronto visitaremos y redescubriremos.

Mientras tanto cerramos el mapa de Extremadura, plegamos Sierra de Gata sobre Jerez de los Caballeros, Navalmoral de la Mata sobre Llerena y seguimos viajando mientras estamos en casa, porque en otoño será primavera. #QuédateEnCasa

Publicado el 14 de abril de 2020

Felipe Gil

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.