Descubre la Muerte Pelona en La Vera donde fue a morir Carlos V

La Muerte Pelona de Tejeda de Tiétar es una de esas pequeñas joyas del mundo rural que sorprenden al viajero curioso atraído por La Vera donde fue a morir Carlos V, que hará bien en descubrir dónde se encuentra esta ara votiva en el exterior de la iglesia del pueblo. La Iglesia de San Miguel, del siglo XVI y Monumento Histórico-Artístico, posee una torre que sirve de guía para llegar hasta la Muerte Pelona, una lápida granítica que fue a parar no se sabe por qué a la fachada del templo.

Múltiópticas Plasencia

Busca la Muerte Pelona en Tejeda de Tiétar

No ocupa más de 0,87 metros de largo por 0,38 de ancho, pero si se busca en la pared sur de la iglesia, se puede ver en forma horizontal una figura antropomorfa que ocupa las dos terceras partes y donde parecen verse los pies de puntillas. Como si estuviera bailando por lo que los vecinos hablan de un danzante en la lápida que históricamente ha sido objeto de apedreamiento, quizá como castigo a lo pagano.

En la inscripción se adivina que «Julio hizo un voto libremente a las Selais Duillas», diosas prerromanas a las que, como se señala en Extremadura Misteriosa, «el danzar sería una de las formas de venerar a esas diosas protectoras de la naturaleza». Aunque en el pueblo se habla también de que pudo ser un ritual para potenciar la fertilidad.

Curiosidades de La Vera como La leyenda de la Magdalena de Pasarón

Hoy en día es motivo de orgullo para los vecinos de Tejeda de Tiétar, situado en plena comarca de La Vera, más famosa por el Monasterio de Yuste donde fue a morir Carlos V, pero con curiosidades como esta o la del Palacio de Pasarón de la Vera, que atesora la Leyenda de la Magdalena y está en pleno proceso de crowfunding para convertirlo en el pueblo más romántico de Extremadura por causa de los amoríos de Jeromín con la noble Magdalena.

Dos pueblos que rivalizan por las mejores perrunillas

Tejeda de Tiétar y Pasarón de la Vera están a apenas 10 minutos y aunque rivalizan por las mejores perrunillas, comparten el encanto  de los pueblos del norte de Extremadura. Son dos rincones de lo más hospitalarios de la provincia de Cáceres. En Tejeda de Tiétar basta con que se les pregunte por la Muerte Pelona para que te acompañen a localizar la piedra incrustada en su iglesia mientras puedes tener la suerte de escuchar las campanas de la torre y el crotoreo de las cigüeñas que allí anidan.

Aturnex Norte de Extremadura

Publicado el 7 de marzo de 2020

©Planveando Comunicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.