Desayunos en Badajoz, una experiencia con mucho gusto

Los desayunos en Badajoz son toda una experiencia. La calidad y variedad son inigualables y la convierten en capital internacional del desayuno.

Bares, cafeterías, hoteles, restaurantes, ofrecen una carta  sorprendente a la hora de desayunar. Los propios pacenses son muy amigos de hacerlo fuera de casa porque cuesta poco más que dentro. Tan buena costumbre se mantiene desde mediados del siglo XX y actualmente es todo un reclamo turístico.

Por un precio que oscila entre 1,50 y 2,50 euros se puede empezar el día con más que buen sabor de boca. O recuperar energías a media mañana, porque el servicio se alarga en la mayoría de los casos hasta al mediodía.

Tostada de cachuela, la más popular

Las tostadas son las reinas del desayuno en Badajoz y entre ellas, se lleva la palma la de cachuela. “Es el paté de la tierra”,  dice Juan Pedro Plaza, director del blog Viajes & Food y presidente de la Asociación de Periodistas y Escritores de Turismo de Extremadura.

La cachuela es hígado de cerdo frito en manteca y se le añade ajo, especias y pimentón de La Vera.

“Dios hizo la cachuela pensando en Badajoz, de eso estoy seguro. Es la dehesa en vena y Badajoz por montera”, sostiene Fernando Valbuena, crítico gastronómico.

Entre las elaboraciones más genuinas está también la tostada extremeña, con aceite y tomate de las Vegas del Guadiana, coronada con jamón ibérico.

No faltan las clásicas de mantequilla con o sin mermelada y las que se preparan con queso y embutidos ibéricos extremeños, además de las vegetales, para que nadie se quede sin empezar el día comiendo lo que más le gusta. Se les suman combinaciones sorprendentes, como la tostada de salmorejo con queso curado y jamón crujiente.

Tanto gustan las tostadas en Badajoz, que hay establecimientos que las sirven también para la merienda e incluso por la noche.

Las migas extremeñas no podían faltar en los desayunos de Badajoz, casi hechas al momento con sus ajos y pimentón, acompañadas de aceitunas machás en algunos casos. Tampoco los churros gordos o finos al gusto de cada cual, que en algunos establecimientos se hacen al momento.

Desayunos con vistas

El secreto del éxito de los desayunos en Badajoz está en la calidad, la variedad, el precio y en la posibilidad de disfrutarlos en cualquier rincón de la ciudad, independientemente de la categoría del establecimiento. Algo que no pasa en otros lugares.

El origen de tan buena costumbre está en el ingenio que demostraron los hosteleros al ofrecer desayunos de lo más completos a un precio razonable. Una sabia decisión que no solo se mantiene sino que crece y se enriquece con el paso del tiempo.

No hay más que elegir mesa, barra o terraza y disfrutar de los desayunos en Badajoz, una de las ciudades imprescindibles en el recorrido turístico por Extremadura. Y si es con vistas a rincones emblemáticos de la ciudad como su Catedral, la Plaza Alta, Puerta de Palmas, la Alcazaba, más grande de Europa o el río Guadiana, la experiencia será redonda.

En las oficinas de turismo del Ayuntamiento de Badajoz hay gastromapas con sitios en los que empezar el día con un buen desayuno. Están ubicadas en el Pasaje de San Juan, a la vuelta de la Catedral, y en las Casas Mudéjares, junto a la Plaza Alta.

Fotografías: Daniel Álvarez Martínez

Publicado en febrero de 2020

© Planveando Comunicaciones SL

One thought on “Desayunos en Badajoz, una experiencia con mucho gusto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.