Bodas de invierno, una tendencia al alza

Las bodas de invierno son una tendencia al alza. La temporada se amplía más allá de junio a septiembre y se extiende incluso a fechas como Nochevieja, que muchas parejas aprovechan para reunir a familia y amigos en torno a una fiesta de bienvenida al nuevo año.

En invierno hay menos compromisos. No hay planes de vacaciones que modificar si se recibe una invitación. Los proveedores, desde hoteles, restaurantes, peluquerías y salones de belleza, wedding planers, tiendas de moda o animadores, están menos saturados y las posibilidades de organización y precio son por lo común más ventajosas.

¿Qué nos ponemos?

Las opciones a la hora de elegir traje son infinitas para novias e invitadas. Para las protagonistas de ese día, Eva Delgado, de E. Wedding Planner, apunta “trajes de chaqueta, faldas y jerseys de cashmere, vestidos midi o largos, falda pantalón, monos…” y para invitadas “mucho brillo y terciopelo”.

En complementos, Soraya Oliva, de La Tienda de la Esquina lo tiene claro: “pamelas grandes con tejidos cálidos y diademas acolchadas con pedrería”.

Para novios, Fernando Santiago de Acericos, apunta el negro y tonos azules y abrigos de paño cortos. Su servicio de sastrería transforma el traje para que tras la boda se pueda utilizar y si el cliente quiere, le ayuda a vestirse para que no le falte detalle.

Pequeño comercio

Pelo y piel listos para brillar

Para lucir piel y pelo espectaculares hay que ponerse con tiempo en manos de profesionales que apliquen los mejores tratamientos. Matilde Almendral, de Matilde Almendral Beauty Center, apuesta por “pieles hidratadas y luminosas, perfectas para un maquillaje que no sea un disfraz porque lo importante es sentirse cómoda”.

La esteticista comparte espacio en Style Ink con el equipo del peluquero Jaime Aldeano, que con productos L’Oreal Professionel y su buen hacer realizan acabados que resaltan pómulos o rebajan ojeras. “El cabello con un brillo luminoso, rubios y tonos escarchados, trenzados enrejados y recogidos, muy naturales pero muy trabajados, melenas vaporosas que se mueven al caminar…” son su apuesta.

Decoración, menús e invitaciones

Las mesas de las bodas de invierno combinan las velas y frutas de temporada con manteles de cuadros escoceses y terciopelo y detalles de pelo artificial. Se adornan con flores de temporada como dalias, rosas inglesas y tulipanes.

Una mezcla de lo más cálida, para compartir menús con productos de temporada. “El mercado ofrece muchas posibilidades con ingredientes que en verano no son tan fáciles o no apetecen tanto”, cuenta María Jesús Rodríguez,  del Hotel Palacio Carvajal Girón. Además, hay buenos precios en la reserva de habitaciones.

La diseñadora Pilar Heras de La Pajarita Pájara utiliza colores intensos como granates, rojos, marrones, dorados e incluso negros, para un resultado sofisticado en la papelería para mesas e invitaciones y la madera en la decoración.

Unas cuantas buenas razones de este equipo de profesionales para casarse en invierno.

Publicado en enero de 2020

© Planveando Comunicaciones SL

Gospel Lounge Plasencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.