Bitacora verata

Ricardo Pecharromán Morales. Vida y Obras. Biografía

Aún lo tengo sobre la mesa de mi despacho: “Vida y obras. Ricardo Pecharromán y Morales. Biografía”, escrito por el historiador trujillano José Antonio Ramos Rubio. Un voluminoso tomo de 500 páginas (25X30), editado por el Departamento de Publicaciones de la Fundación Pecharromán, bajo la meticulosa y estricta dirección del mismo artista pintor, en papel estucado, semimate, de 170 gramos, magníficamente impreso por los esmerados talleres jaraiceños Gráficas Romero, ahora en Plasencia, que contiene, junto al texto más de 2.500 fotos de su vida y obra en blanco/negro y color, a lo largo de sus catorce capítulos, desde 1949, fecha del nacimiento del artista, hasta nuestros días.

No voy a juzgar yo este ejemplar, que aun continúo leyendo, pero, aunque su presentación oficial tenga lugar en su día, no he podido contenerme por la satisfacción que me produce poseer esta obra que el mismo amigo y maestro me dedica de su puño y letra; para eso están las hemerotecas y bibliotecas repartidas por medio mundo; pues, como dice en la solapa de este volumen, las referencias se contienen en más cuatrocientas publicaciones en Periódicos, Revistas y Boletines que lo respaldan, así como centenares de publicaciones en Actas de Congresos y Jornadas Histórico-Artísticas organizadas en España, Portugal y en Iberoamérica.

Me consta que han sido muchas las horas que el artista ha invertido en la elaboración de este volumen, junto con la atención debida tanto a su obra que aumenta cada día como a la gran cantidad de visitas que recibe para contemplar y conocer bajo la explicación la obra del artista.

Una de las obras del Museo Pecharromán en Pasarón de La Vera

Museo Pecharromán en Pasarón de La Vera

Desde que yo retornara a la Vera, en 1990, son muchas las horas que he compartido con Ricardo, bien sea en su museo de Pasarón de la Vera, en viajes amistosos y paseos, almuerzos y cenas por estos lares por los que discurren nuestras vidas.

Lo único que sucede con la publicación de esta gran obra, amigo Ricardo,  es que todavía es temprano. Queda y así lo deseo, un largo trayecto que tiene que dar de sí otro volumen motivado tanto por tu espíritu entusiasta  e inquieto como por lo que te resta por producir con  la ilusión como artista y la juventud que te caracteriza, además de la experiencia que te respalda.

A todo lo cual añado la amistad y el afecto  que te tenemos los que te rodeamos.

No obstante, gracias por esa obra, por adelantado. Mi más cordial enhorabuena, en estos días festivos del ferragosto, entre diversión y cultura, que siempre apremia y viene bien a todos.

Publicado el 12 de agosto de 2019

Texto de José V. Serradilla Muñoz para su columna Bitácora Verata 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.