La alquería jurdana de Cambrón rejilará de mieu

A Tío Urbano Martín Barbero, vecino de la alquería jurdana de Cambrón, lo entrevistamos hace, justamente ahora, 28 años.  Fue otro caluroso mes de julio.  Peinaba ya los 82 estíos.  Nos cantó viejos romances, nos narró toda una gavilla de cuentos maravillosos y picarescos y nos habló de viejas creencias por donde fluían los ríos del antiquísimo pensamiento mágico-religioso de las comunidades que se asentaron, in illo témpore, en las escabrosas serranías de Las Hurdes, las cuales, a través de sus antropogonías y cosmogonías, intentaban dar respuestas a sus orígenes, así como articular y dar sentido a los significados y valencias del hombre y del cosmos:

Imágenes de la primera edición (2018) de «Rejilandu de mieu» (Archivos de Carlos Manuel Gómez Martín)

Éramuh pahtórih de cábrah cuasi tóh luh máh de luh jurdánuh, que se dicía aquellu de `el que en ehta tierra quiera prohperal, con cábrah y corménah ha de tratal`.  Contaban múchah cósah de pa,tráh y yo tamién vi ésah jogaráh que algúnah nóchih, de velaí aína, se apreparaban en luh vállih, qu,eran jogaráh sin lumbri, peru lah llámah alumbraban tóh luh alreórih cumu si juesi de día. Veíamuh lah llamaráh dendi lah majáh del ganau.  Y dician luh pahtórih de pa,tráh, que yo se lo oyí bien, que aquélluh fuéguh que no quemaban ni un berezu ni una mogariza era la señal de que pol allí acababa de pasal la Malgüéhtria en buhca de algún ánima en pena, de la `ehtantigua` que dicían, y dicían que era toa una pruseción y que habraban en algarabía: `Andal, andal, andorin,/dímunuh fuendu pol éhtuh móntih./ Andal, andal, andorin,/ c,únuh dímuh volandu/ y ótruh pol la tierra forin`.  Y yo y ótruh pahtórih vímuh aquéllah lumináriah ehtandu amajadáuh pal `Bunal de la Sartinijilla`, andi hay una lancha toa llena de jerraúrah y ótruh dibújuh grabáuh del tiempu luh móruh, de la antigüedá antigüísima.

Carlos Manuel Gómez Martín («Carlitos»), responsable del Centro de Interpretación del Agua y Medio Ambiente de Las Hurdes, ubicado en la alquería de Cambrón (Foto: «Morihqueña»)

Por segundo año consecutivo, Carlos Manuel Gómez Martín (Carlitos para los amigos), responsable del Centro de Interpretación del Agua y del Medio Ambiente de Las Hurdes, ubicado en la alquería de Cambrón, será el artífice, junto con otros segundos de a bordo, de ambientar míticamente la citada aldea el próximo jueves, día 18 de julio.

La puesta en escena de Rejilandu de mieu (en castellano, Tiritando de miedo) hará desfilar por las retorcidas calles, rincones y callejuelas de Cambrón a toda una serie de personajes mitológicos de la comarca jurdana.  Las oscuras y misteriosas penumbras de la noche, resaltadas por efectos especiales, pondrán la carne de gallina y depararán sustos de infarto a los que se acerquen a contemplar un mundo que algunos, hoy en día, podrían catalogarlo como toda una pesadilla horrorosa, de tensionado terror.

Imágenes de la primera edición (2018) de «Rejilandu de mieu» (Archivos de Carlos Manuel Gómez Martín)

Pero lo cierto es que para las antiguas generaciones de jurdanos, para esta comunidad de pastores que se nos pierde en la noche de los tiempos, estos seres míticos convivían con ellos a diario, dentro de su imaginario colectivo (todavía siguen estando presentes en muchos casos) y los rescataban y recreaban en sus seránuh (tertulias nocturnas, otoñales e invernales, al arrimo de la lumbre del hogar) y en otras fechas o momentos claves, cúlmenes y catárquicos de su tránsito vital.

Imágenes de la primera edición (2018) de «Rejilandu de mieu» (Archivos de Carlos Manuel Gómez Martín)

Los rituales de La Carvochá y La Chicharrona; de las ocasiones propicias para conjurar el rayo de la tormenta, echar el responso para encontrar la persona o el ganado perdido, invocar a las fuerzas ocultas de la naturaleza, espantar al Encontrau (ser invisible que se adhiere al cuerpo de una persona por haber yacido en el mismo sitio que un animal del monte) o deshacer el Maldoju (fascinación, embrujo o ajojamiento); meterse en la piel de los zajurílih, de las méngah, zánganuh, brujas, entendíah, curanderos, saludaórih…; encuentros ceremoniales para caer en trance fumando el raigón calabaceru (mandrágora), la yerbamora (bleo negro), el ehpantalóbu (estramonio), o la falaguera (beleño)…

Todo un universo propio de creencias que pone de manifiesto el arcaísmo cultural, de gran riqueza etnológica y que fue objeto de numerosos anatemas por parte de los clérigos que, una y otra vez, enviaban a la zona para reevangelizar a los nativos.  Incluso muchos jurdanos fueron obligados por frailes y otros tonsurados a llegar hasta las orillas del río Jurde o Jurdanu (al que los eclesiásticos le pusieron el nombre de Jordán, en recuerdo del río bíblico donde fue bautizado Cristo) para ser sometidos a un nuevo bautismo, sospechando que muchos de ellos ni lo habían recibido.

Sierras de Cambrón, con parajes atiborrados de mitos y leyendas; al fondo, la alquería (Foto: Vicente Martín Martín

Vive una noche del terror en Las Hurdes

La organización anima a los viajeros, correcaminos, curiosos y,  de modo especial, a los estudiosos de estos temas legendarios a acudir en esa tenebrosa noche del 18 de julio y concentrarse en la plaza de la alquería de Cambrón.  Sobre las 23,30 horas, se iniciarán los pasos por la Verea del Mieu, después de una presentación teatralizada por espontáneos vecinos de la comarca (Caminomorisco y alquerías de Cambrón y Cambroncino) y la correspondiente bienvenida a todos los concentrados.  Iluminaciones y sonidos especiales para causar mayor espanto en los encuentros con los seres mitológicos.

Noelia Martín Cervigón, concejala de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Caminomorisco (Foto: «Morihqueña»)

Todo ello acompañado de los pertinentes cortos sobre estas escalofriantes temáticas y de la exposición Mitos y Leyendas, de los buenos amigos Simón Planes y Jana Vázquez, que han recreado con los objetivos de su máquina fotográfica y sus plumas literarias toda una serie de láminas donde se nos ofrece una visión subjetiva y sugestiva de estos fabulosos personajes.  Ni que decir tiene que el truculento evento cuenta con todas las bendiciones del Ayuntamiento de Caminomorisco y, en especial, de su concejalía de Cultura y Festejos, al frente de la cual se encuentra la guapa morisqueña Noelia Martín Cervigón.

Se rematarán las desasosegadas horas nocturnas con algunas tisanas, con el preceptivo seranu y con una sorpresa final, que, al ser sorpresa, no podemos hablar sobre ella.  Bueno es que todo el interesado dé cuenta de su presencia en el teléfono 662655913, a fin de que la barca de Caronte, en su travesía hacia el Hades, pueda atravesar la laguna Estigia.

Colaborador de planVE

 

Evento: Noche del terror en Cambrón

Fecha: 18 de julio de 2019

A las  22:30 horas 

Teléfono de contacto: 662655913

 

Los textos e imágenes publicadas en esta columna son responsabilidad de su autor

Publicado en julio de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.