Refréscate en La Vera con charcos, gargantas y piscinas naturales

Las aguas cristalinas que discurren por la comarca de La Vera son un auténtico oasis para refrescarse del calor veraniego. Piscinas naturales, gargantas y charcos de agua clara que invitan a sumergirse y parar el tiempo de manera indefinida.

La Vera ofrece al bañista espacios naturales rodeados de agua color esmeralda con una abundante y generosa vegetación que aportan humedad y frescor a las largas tardes de verano.

Las opciones de disfrute son numerosas: tomar vitamina D con un reconfortante baño de sol, activar la circulación sanguínea con un vigoroso chapuzón, bucear en compañía de pececillos o nadar largas distancias para fortalecer los músculos.

Las zonas de baño autorizadas por el Servicio Extremeño de Salud cuentan con los servicios necesarios para que la jornada de sol y baño sea completa. Restaurantes, chiringuitos, aseos, duchas y alojamientos turísticos. La Vera y sus piscinas invitan a zambullirnos en sus pueblos para conocer todos sus encantos.

Garganta de Alardos en Madrigal de la Vera

Alardos en Madrigal de la Vera

La Garganta de Alardos en Madrigal de la Vera dispone de varios charcos  antes de que sus aguas desemboquen en el río Tiétar. Son charcos a los que se puede acceder fácilmente. El área recreativa natural tiene baños públicos además de merenderos con espectaculares vistas a la Sierra de Gredos.

En su entorno encontramos restaurantes, casas rurales y campings para que no tengamos que movernos de la garganta en ningún momento.

Alardos dispone de un acceso adecuado para discapacitados y una piscina natural a la que se baja por escaleras con playa y césped artificial junto al puente romano. Este es uno de los vestigios de la calzada romana que unía Plasencia con el Puerto del Pico y Ávila y es el más impresionante de los construidos sobre las gargantas veratas.

El Ayuntamiento de Madrigal de la Vera presume del premio ‘San Pedro de Alcántara’ de la Diputación de Cáceres por el proyecto ‘Cuidemos la garganta de Alardos’ dirigido a proteger el entorno y a la creación de empleo.

Los vehículos se pueden dejar en el aparcamiento con zona azul vigilada y regulada por una ordenanza municipal. La piscina se ubica en la carretera que va hacia Candeleda tomando el desvío a la izquierda antes del puente.

Garganta Vadillo en Losar de la Vera

Dos piscinas en Losar de la Vera

Losar de la Vera dispone de dos zonas oficiales de baño en la temporada 2019: la garganta Vadillo, situada en el camino hacia la piscina desde la localidad, y la Garganta de Cuartos a tres kilómetros del pueblo en dirección a Valverde (en la Ex203). Probablemente esta última sea una de las gargantas más caudalosas de la comarca junto con la garganta de Alardos.

La piscina natural se ubica bajo el puente de Cuartos y se nutre de las aguas de pequeños arroyos como el de Matamoros, Largarejo, la Hoz y la Garganta Caballerías.

Los grandes peñascos que rodean la garganta se convierten en improvisados solárium para secarse al sol después de un refrescante baño. Las dos piscinas disponen de área de aparcamiento, aseos, duchas y merenderos además de servicios de restauración.

Garganta Jaranda en Jarandilla de la Vera

Garganta Jaranda en Jarandilla de la Vera

En Jarandilla de la Vera la parada obligada es en la Garganta Jaranda, situada en el puente de la Serradilla en la carretera Ex203 con aguas trasparentes en un paraje único a los pies de la Sierra de Gredos. A lo largo de la garganta encontramos varias áreas de aparcamiento señalizadas y el acceso se ha adecentado con iluminación nocturna para dar un agradable paseo al atardecer.

Después de un refrescante paréntesis, Jarandilla ofrece agradables rutas de senderismo a la sombra de su vegetación para conocer su patrimonio. Carlos V dejó huella en la Vera y un recorrido histórico nos lleva hasta el actual Parador de Turismo, antiguo castillo de los Condes de Oropesa, donde pernoctó el emperador antes de retirarse a Yuste.

Viandar de la Vera y la garganta del Río Moro

La garganta del Río Moro en Viandar de la Vera está ubicada a tan sólo 200 metros del pueblo en la salida hacia el camino antiguo de Cuartos, por lo que no es necesario trasladarse en coche.

Es un auténtico vergel natural y la piscina de Los Molinos está adecentada para el baño. Aunque la garganta no es de las más profundas de la comarca sus refrescantes aguas son saciarán en los días de mucho calor. En Viandar es recomendable perderse por sus calles para apreciar los detalles de la arquitectura popular y elementos tradicionales como el lavadero.

Charco Los Muros en la garganta Minchones, Villanueva de la Vera

Garganta Minchones en Villanueva de la Vera

En Villanueva de la Vera la garganta de Minchones está formada por varios charcos por los que discurre un gran caudal de agua. Descender de charco en charco puede ser todo un aliciente en los largos días en los que aprieta el calor estival. Ofrece al bañista una zona de merendero situado en el Puente de la Ambrigüela, además de preciosas pozas como el Tobogán, la Junta, las Señoritas o las Hilillas.

Está ubicada en la salida hacia Madrigal y aunque no es una de las gargantas más accesibles de la comarca guarda algunos secretos en sus alrededores como son los restos de un antiguo puente romano en el charco de Los Muros.

En Villanueva de la Vera presumen de contar con una de los saltos de agua más visitadas de la comarca: la cascada del Diablo. Está ubicada en la Ex203 a un kilómetro del municipio y ofrecen una sucesión de saltos de más de 20 metros en total.

Imagen superior: piscina natural El Molino, en el río Moro en Viandar de la Vera.

Publicado en julio de 2019

©Planveando Comunicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.