Las sonadas fiestas de San Cristóbal irrumpen en Caminomorisco

Nuestro buen amigo y auténtico ratón de bibliotecas, responsable de la Oficina de Turismo de Caminomorisco, eternamente morihqueñu de pro, Vicente Martín Martín, nos pasa el siguiente y curioso texto.

Iglesia parroquial de Caminomorisco, antes de que el enjalbiego cubriera la nobleza de la pizarra (Archivos: Vicente Martín Martín)

Es un extracto de las sesiones que celebró la corporación municipal del concejo de Caminomorisco el 26 de diciembre de 1920 y el 16 de septiembre de 1923, cuando, en realidad, no existía un solo pueblo en Las Hurdes que se llamara Caminomorisco, sino que hacía referencia al nombre de todo un concejo: En Caminomorisco a 26 de diciembre de 1920.  A las diez de su mañana se reunieron (…) en sesión pública ordinaria bajo la presidencia del Sr. Alcalde don Nemesio Martín García (…), yo el secretario di lectura a dos instancias suscritas por la gran mayoría de los vecinos de este término en las que solicitan sea cabeza del mismo, el Caserío de Calabazas, y que este Caserío lleve el nombre del pueblo o sea el de Caminomorisco (…).  Las razones en que la Corporación se funda son: 1ª que es la entidad de mayor núcleo de población. 2ª que se halla en el punto más céntrico respecto a la población. 3ª que por mitad de Calabazas atraviesa el trazado de la estudiada carretera de Plasencia a la Alberca (…) y 4ª que en esta entidad existe Parroquia, Cementerio civil y municipal, la Casa Consistorial, Sala de Juzgado municipal, cárcel (…) En la sesión de 16 de septiembre de 1923, se trata sobre el cumplimiento de la Real Orden del Ministerio de la Gobernación, de fecha 18 de mayo de tal año, en la que se establece que se llamará Caminomorisco el pueblo que hasta esa fecha se llamó Calabazas, acordando instalar un rótulo en la fachada de la Casa Consistorial en que así conste y haciendo saber la vecindario por medio de bandos y edictos que todo aquel que en adelante diga Calabazas se le impondrá una multa de veinticinco céntimos (…)  Y así fue cómo don Juan Martín Martín, más conocido por el Bufón Calabacillas e inmortalizado por el famoso pintor Diego Velázquez, natural de las Calabazas, se quedó sin patria chica.  ¡Y con una gravosa multa a todo el que volviera a pronunciar tal nombre! Cosas veredes, amigo Sancho.

El pueblo de Caminomorisco desde la “Era bellúa” (en el antiguo dialecto jurdano, “bellúa” significa “viuda”) (Archivos: Vicente Martín Martín)

Y sabido esto por el viajero y el curioso indagador, ahora nos toca desgranar el apretado programa que nos trae San Cristóbal de la mano, un santo que, pese a carecer de una tradición secular en Caminomorisco, se ha afianzado como una de las fiestas con más predicamento en el territorio jurdano. El lunes, día 8 de julio, después de sonar el pistoletazo de salida, se barajan concursos variopintos y una comida típica (los participantes deberán llevar elaborado un auténtico plato de la cocina jurdana).  También habrá cine-fórum.  Continúan los torneos el martes, a los que se añade el bingo de fiestas.  El miércoles, ludoteca a primera hora de la mañana, igual que los dos días anteriores, más la fiesta de la espuma, fútbol-sala y el Show familiar `La patrulla canina`.  Al día siguiente, jueves, Chiqui `San Cristóbal (participación a lomos de sus bicicletas de los más pequeños, remedando el ritual de la bendición de los vehículos de los mayores`; concierto Entre notas; pregón de fiestas; concurso de camisetas y balcones; concierto Capitán Nemo y discoteca móvil. El viernes, día 12, primera verbena de fiestas, a cargo del grupo Voltaje.

San Cristóbal a lomos de un vehículo y tamborilero en primer plano (Pepe “El Corneta”) (Foto: Vicente Martín Martín)

Llegamos al sábado, 13, día central de los festejos, aunque la efemérides de San Cristóbal se celebre el día 10, a tenor de lo que marca el santoral.  Las campanas voltearán como locas y habrá misa, procesión (se supone que acompañada, como toda procesión jurdana que se precie, por el tamborilero) y bendición de vehículos, que por algo San Cristóbal es el patrón de los conductores, y un gremio de conductores fue el que inició la fiesta allá por los años 70 del pasado siglo.  Charanga al mediodía; por la tarde, entretenimientos tauromáquicos y, por la noche, dos orquestas nada menos (Alta Versión y Slabon), que no pararán con sus acordes hasta la hora de tomar los churros por la mañana.  El domingo, 14, el programa habla de un matinal encierro infantil, no sabemos si para despertar la afición, que, al parecer, está de capa caída y no se le espera buen futuro en numerosas regiones de España, que en otras ya declinó por completo.  Después de que se vaya a acostar el astro rey, entrará en acción el buen hacer del grupo folk Berezo, de Madrigal de la Vera.  Y el lunes, para reponer los quilos perdidos con tanta movida a lo largo de toda una semana, una buena caldereta de una añoja, bien regada por un excelente morapio, para todo el que se arrime a los fogones.

Foto-documento de un antiguo lagar de aceite, año de 1928, cuya autora es la celebrada fotógrafa estadounidense Ruth Matilda Anderson (Archivos. Vicente Martín M.)

Y como cosa acostumbrada, no hace falta decir que el infatigable alcalde de Caminomorisco, con muchas tablas en su haber, Gervasio Martín Gómez, de la cuadrilla de Loh Coloráuh, extiende sus brazos de punta a punta de Las Hurdes, invitando a todos los jurdanos, que ya saben muy bien el camino, a participar en estas sonadas y concurridas fiestas.  Igualmente, a todos los forasteros que deseen traspasar las fronteras de la comarca jurdana.

Los “morihquéñuh” tienen fama de gente laboriosa y apegada a la tierra. Guadañando los prados en el paraje de “Candelariu” (Foto: Vicente Martín Martín)

 

Otra vista de Caminomorisco, en blanco y negro, con “La Rocalabázah” al fondo (Archivos. Vicente Martín Martín)

Fotografía superior: El párroco bendice, desde el “púlpito” los vehículos que participan en la procesión de San Cristóbal (Foto: Vicente Martín Martín)

Textos y fotos de Féliz Barroso para su columna A Cuerpo Gentil. Los textos y fotografías publicados en esta columna son responsabilidad de su autor.

Publicado el 5 de julio de 2019

 

la pitarra del gordo

Colaborador de planVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.