Las Hurdes en una exposición fotográfica sobre mitos y leyendas

En el frío diciembre/ paseo mis carnes./ Chicharrón de mis amores,/ vengo a entregarme./ Dancemos, Chicharrona,/ que vengo a encontrarte/ y juntos haremos/ que no pasen hambre… (Jana Vázquez)

Hablar con Jana Vázquez y Simón Planes, su compañero, es toda una transportación a los mundos legendarios, cargados de milenios, de nebulosidades, recónditos arcanos y variopintos valores antropológicos. Jana, diplomada en Magisterio y Máster en Educación y Musicoterapia, es la narradora en esta mitológica historia pero vuelta realidad en los cuadros que cuelgan actualmente en la Sala de exposiciones y muestras etnográficas de Zarza de Granadilla.  No es cuestión de quedar cojo el perfil de Jana Vázquez y, por ello, es preciso afirmar que ella, orgullosa de haber visto la luz en la ciudad del Jerte, rebosa inquietudes literarias por todos sus poros.  ¿A qué extrañar, pues, que haya emprendido proyectos como editora de novelas y guiones de cortometrajes, seleccionados en festivales de cine?

El Chicharrón

Simón, el que se nos vino desde Castellón de la Plana y ya es medio extremeño (camino va de ser extremeño al completo), es quien maneja la máquina fotográfica.  En su bolsillo, un Máster de Comunicación Audiovisual. Continúa impartiendo cursos y talleres en la Universidad Popular de Plasencia. Varias exposiciones de fotografías en su haber y la realización de cortometrajes que pasaron el cribado del jurado y fueron ensalzados por su valía cinematográfica. Ambos, Jana y Simón, tienen muy claro los objetivos de estas maravillosas fotos: hacer visibles a todos estos personajes, para que la tradición no se pierda y hacer llegar al gran público el extraordinario acervo cultural con que cuenta el norte de Extremadura. Constatan que varios de estos mitológicos personajes permanecen todavía en la tradición oral, formando parte de la Cultura Tradicional-Popular y son personificados por los vecinos en ciertos acontecimientos festivos, como es el caso del Carnaval Jurdanu o los rituales de La Carvochá-La Chicharrona.

La Chancalaera

En total, son 8 fotografías las que plasman a esos seres nebulosos y enigmáticos que son tan antiguos como la propia comunidad jurdana, a los cuales no se les pueden asignar concretos orígenes históricos : La Chancalaera, El Chicharrón, La Encorujá, El Duendi Jampón La Jáncana y El Machu Lanú.  El octavo hace mención al Zajuril, el cual, aunque está dotado de ciertas cualidades que casi podrían clasificarse de sobrenaturales, no obstante representa a personas de carne y huesos; varones medio curanderos y medio videntes; transmisores de las leyes consuetudinarias y de las tradiciones de la comarca jurdana, a la vez que hombres de paz para dirimir pleitos y contiendas.  La modernidad y la terrible sociedad de consumo capitalista, envuelta en ese falso papel satinado de la globalización, ha exterminado todo rastro de estos personajes, que formaron parte de la vida de los jurdanos hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX.

El Machu Lanú

También se pueden observar en la exposición otras fotos de La Bruja (personaje que estuvo muy presente en la totalidad de las comarcas extremeñas), Lah Carantóñah del pueblo de Acehúche, El Ehcornáu de la localidad de Ahigal, El Jarramplas de Piornal, La Sirena (en el territorio jurdano se la conoce por La Serena) o La Serrana de la Vera. 

La Jáncana

Los cuadros expuestos en Zarza de Granadilla se acompañan de su correspondiente poema, cuyos versos han sido trazados por la pluma de Jana Vázquez.  Seguro que los vecinos mayores de dicho pueblo, situado en la comarca de Tierras de Granadilla, oyeron a hablar a los muchos jurdanos que se acercaban a segar en sus términos sobre algunos de estos seres fabulosos.  Fueron muchas las generaciones de jurdanos que bajaban a las fincas de los cuatro terratenientes, de aquellos que el poeta José María Gabriel y Galán denunciaba afirmando que eran amos que no daban la peseta, en los meses de mayo y junio para doblarse de sol a sol, con la hoz en la mano, por unos míseros reales y un cuenco de pelados garbanzos. Gabriel y Galán residió y murió en el cercano pueblo de Guijo de Granadilla.

La Encorujá

La exposición se puede ver de martes a sábado, ambos incluidos, de 9 a 14,00 horas y de 17 a 19,30 horas.  Los lunes permanece cerrada la sala, y los domingos solo se abre por la mañana.

Sala de exposiciones en Zarza de Granadilla

De izq. a dcha., el escultor zarceño Ángel Mendo, Simón Planes (autor de las fotos), Jana Vázquez (compañera de Simón y con su hijo Héctor en brazos), Sara Rey y el pintor zarceño José Luis Campos

 

Publicado el 1 de marzo de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.