Fiestas de San Antón Abad en Peloche, tres siglos de tradición ininterrumpida

Las fiestas de San Antón Abad en Peloche se celebran desde hace tres siglos y aspiran a ser declaradas de Interés Turístico Regional. Empiezan a prepararse el día de Reyes con la vista puesta en el 17 de enero, jornada principal de una celebración que tiene en los siete hombres danzantes a sus grandes protagonistas.

Valores culturales y gastronómicos la convierten en una cita única que cada año atrae a más visitantes. Llegan dispuestos a disfrutar de esta tradición y también del excepcional paisaje natural, ornitología, agua y senderismo de La Siberia, comarca a la que pertenece esta pedanía de Herrera del Duque.

Día grande el 17 de enero con los danzantes

El 17 de enero es el día grande de San Antón Abad en Peloche, única jornada en la que los danzantes se engalanan para acompañar al santo en la procesión de las 12.00 a la que seguirá la misa. Antes de todo ello son bendecidos los caballos que vienen a rendir homenaje al patrón de los ganaderos y protector de los animales.

Los siete hombres visten camisa con chorreras en pecho y puños, flores prendidas a la espalda, pantalón con cascabeles y lazos y mantón de Manila a la cintura, ajustado a la derecha o a la izquierda según el lugar que ocupen durante la danza para que el pico quede siempre hacia el exterior. Chaleco bordado, cintas de colores en las mangas y pañuelo de seda anudado con  anillo y broche al cuello, completan el vistoso conjunto que  lucen exclusivamente este día.

Detalles de la rica indumentaria de los danzantes de San Antonio Abad de Peloche

Antes, a las ocho de la mañana, salen vestidos de calle animando a vivir la fiesta y llaman de puerta en puerta a los vecinos, que les obsequian con dinero o en especies, como por ejemplo con solomillos en adobo que  una vez bendecidos serán subastados y vendidos junto a las roscas y los canutos. Una generosidad que los danzantes agradecen ofreciendo aguardiente o vino a los donantes.

A los danzantes se les puede ver bailar también en las novenas de los días 14 y 16 pero sin la indumentaria de gala. De hecho, asisten a todo el novenario que se celebra del 9 al 17 de enero, cada día a las ocho de la tarde, pero vestidos de calle y distinguidos con una boina que solo se quitan durante el oficio religioso.

Degustación de canutos y escarapuche

Los canutos y las roscas de anís son dulces típicos de San Antonio Abad en Peloche

El 17 de enero es también un día para empaparse de la gastronomía de La Siberia en las degustaciones de canutos del Santo y escarapuche programadas en la Plaza de España para las 10.00 y las 14.00 respectivamente.

Los canutos son dulces fritos y rebozados en azúcar que se elaboran con una masa de harina, azúcar, vino, aceite e infusión de cáscara de naranja con anís en grano y canela. Son muchos los vecinos que voluntariamente colaboran en su elaboración previa en la casa del mayordomo.

El escarapuche puede ser de conejo, magro de cerdo o peces asados a la lumbre y acompañados por cebolla y tomate, aderezados como una ensalada.

Los canutos y las roscas de anís también propias de estas fiestas, se venderán ese mismo día a partir de las dos de la tarde en la casa del Santo.

Víspera con luminaria y pasacalles

El día 16 de enero, víspera de San Antonio Abad, amanece temprano para los danzantes, que subirán a la sierra a primerísima hora en busca de la luminaria que arderá en la plaza desde la 16.00. A continuación harán un pasacalle acompañados por gigantes y cabezudos y en la novena de las 20.00 los vecinos ofrecen flores y las roscas de anís cocinadas el día anterior en la panadería del pueblo. Es habitual, además, que los foráneos participen en el ofertorio con pan, tartas, cuadros o estatuas del santo que se subastarán en la misa del día siguiente.

Y es que la de San Antonio Abad es una fiesta para los de dentro y los de fuera. Para los vecinos de Peloche que se implican en su organización y que abren los brazos a quienes quieren compartir con ellos unos días tan señalados, que culminan el 18 y 19 de enero con la celebración de San Antón Chico, homenaje a los mayores y fiesta para los niños.

Una tradición abierta al paso del tiempo

El Ayuntamiento de Herrera del Duque se ha empeñado de manera muy especial en la pervivencia de la fiesta de San Antonio Abad de Peloche. Una tradición centenaria que pasa de generación en generación y se abre a las adaptaciones que marca el paso del tiempo, como es que desde 2015 una mujer acompañe a los danzantes con su guitarra.

No se interrumpió ni durante la Guerra Civil, si bien se festejó entonces de manera más recogida en el interior de la iglesia.

La implicación de los vecinos, los preparativos que arrancan el mismo día de Reyes, los hombres danzantes que la llenan de color y el sabor con el que la adereza  la gastronomía de La Siberia, hacen que sea una de las citas imprescindibles de enero en Extremadura.

Consulta todos los detalles del programa de fiestas de San Antonio Abad en Peloche  haciendo clic sobre el cartel inferior

 

 

 

Publicado en enero de 2019

© Planveando Comunicaciones SL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.