El poeta Álvaro Valverde presenta ‘El cuarto del siroco’ en Cáceres

El salón de actos de la Biblioteca Pública de Cáceres acoge el viernes 25 de enero la presentación del libro ‘El cuarto del siroco’ del poeta placentino Álvaro Valverde. El acto se ha programado a las 19.30 horas y el autor estará acompañado de los profesores de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura, José Luis Bernal Salgado y Miguel Ángel Lama.

La presentación se incluye dentro de las actividades del Aula de la Palabra de la Asociación Cultural Norbanova y sirve para cerrar el mes de enero.

Poesía que invita al sosiego

El colectivo recomienda la lectura del libro de Valverde que invita a la reflexión y al sosiego, con poemas que transportan a escenarios apacibles, donde la meditación del ser humano se convierte en hilo conductor.

Álvaro Valverde es autor de libros de poesía como Las aguas detenidas, Una oculta razón (Premio Loewe), A debida distancia, o Más allá, Tánger, entre otros.

Ha publicado también dos novelas, Las murallas del mundo y Alguien que no existe, además de una selección de artículos periodísticos. Valverde es colaborador de El Cultural, suplemento del diario El Mundo y de varias revistas literarias.

 

 

 

 

Evento: presentación del libro ‘El cuarto del siroco’

Lugar: Biblioteca Pública de Cáceres

Fecha: viernes, 25 de enero del 2019

Horario: 19.30 horas

 

 

Publicado enero 2019

Clínica Dental Javier Vaquero Plasencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Descubre la villa de Torreáguila en pleno festival romano

Aprovecha las visitas guiadas al yacimiento de Torreáguila en el festival romano…

Vuelven las visitas a Granadilla, el pueblo museo de Extremadura

Granadilla, el pueblo museo de Extremadura, vuelve a ser visitable. Desde el…

Un Belén con escenas costumbristas en Ahigal

Más de dos metros mide el palacio de Herodes del Nacimiento de…

Descubre la cultura lobera de Serradilla

En Serradilla en las viejas historias de miedo siempre salían a relucir…