Vive tu propio turismo espiritual en Extremadura

Cultivar el espíritu nos permite crecer interiormente y conseguir un estado de calma ante la vida. El turismo espiritual puede estar conectado a una creencia religiosa pero también a una experiencia que engloba todo tipo de sensaciones. Extremadura no sólo es un destino religioso, es además una región donde la fuerza de la naturaleza cautiva a todos los viajeros, y es que cada año visitan la región 225.000 personas por un motivo espiritual.

La Red Española de Destinos y Caminos Espirituales potencia este turismo para poner en valor la peregrinación, las fiestas religiosas o los lugares y experiencias que permiten conectar cuerpo y espíritu. Ocho son las rutas del Turismo Espiritual de Extremadura que nos guían por catedrales o monasterios pero también por balnearios y espacios  naturales cargados de energía.

Un paseo por la Prehistoria

La región es uno de los lugares con mayor variedad de manifestaciones espirituales prehistóricas: dólmenes, cuevas o pinturas son ejemplo de ello. Es recomendable visitar los dólmenes de Valencia de Alcántara, el dolmen de Lácara, el templo de Cancho Roano o las cuevas del Calerizo y de Monfragüe con pinturas en su interior.

La historia antigua de Roma dejó huella para disfrutar del teatro de Mérida, del puente de Alcántara o de los balnearios de Alange y de Baños de Montemayor, ideales para serenar el espíritu viajero.

La estatua de San Pedro de Alcántara en Alcántara

Monumentos cristianos

Santa Eulalia de Mérida fue la primera patrona de la Iglesia hispánica y el principal destino de peregrinación del cristianismo. Ciudades como Mérida, Cáceres, Badajoz o Jerez de los Caballeros presumen de iglesias fascinantes.

Plasencia, con dos catedrales, y Coria, con el mantel santo custodiado en su catedral, no pueden quedarse fuera de nuestra ruta. Iglesias únicas como la de Santa Lucía del Trampal, el Monasterio de Yuste o el de Tentudía, y el conventual de Alcántara son recomendables.

La Extremadura judía y musulmana

En Badajoz, su alcazaba es el edificio árabe de mayor tamaño de Europa y pasear por él es una auténtica conexión con la historia de la ciudad. El pasado musulmán se encuentra en localidades como Trujillo con su muralla, el aljibe del castillo de Medellín o el aljibe del Palacio de las Veletas de Cáceres.

La huella judía tuvo su importancia en Hervás, con su bello barrio judío, pero también la judería de Valencia de Alcántara, la de Plasencia o la de Cáceres.

Guadalupe y sus caminos de peregrinación

Guadalupe es uno de los principales centros de peregrinación mariana del mundo desde el siglo XV. El Monasterio y sus museos, Patrimonio de la Humanidad, son uno de los lugares más visitados. De los 330 millones de peregrinos que visitan enclaves espirituales, Guadalupe es el segundo destino de estas características, después de Santiago de Compostela.

Gracias al proyecto ITINERE 1337 de cooperación interterritorial se han recuperado 12 caminos de peregrinación a Guadalupe, entre ellos el Camino Real desde el Monasterio de los Jerónimos de Madrid.

Los caminos de Santiago en Extremadura

La Ruta de la Plata es una de las opciones más singulares para realizar el Camino de Santiago. Desde Monesterio a Baños de Montemayor el itinerario tiene cada vez más seguidores.

Elegir el Camino Mozárabe es otra alternativa: parte desde Córdoba y discurre por la comarca de la Serena hasta enlazar con Mérida. Al pie del camino y en contacto con la naturaleza, la espiritualidad será nuestra compañera de ruta.

El Cristo de Serradilla

La ruta de la devoción

La imaginería religiosa capta la atención de sus devotos, pero también de aquellos que la admiran como obra de arte.

El Cristo de la Victoria de Serradilla es una de las imágenes religiosas más importantes del patrimonio artístico extremeño. El misticismo acompaña también al Cristo del Humilladero de Azuaga o al Cristo del Amparo de Cáceres.

El patrón de Extremadura, San Pedro de Alcántara, busco refugio en el monasterio más pequeño del mundo: El Palancar, que es un buen lugar de retiro.

Nuevas espiritualidades

Los espacios naturales son el escenario de nuevas formas de espiritualidad: la práctica de yoga, la meditación o el mindfulness encuentran en Extremadura un destino ideal.

El Monumento Natural de los Barruecos, Las Hurdes, Sierra de Gata o La Vera sirven de retiro de meditación. Escenarios vinculados a los paisajes y a la fuerza del agua y donde los balnearios extremeños son un aliciente más.

Fiestas religiosas

Las expresiones religiosas mueven el calendario turístico de una región como la extremeña. La Semana Santa es todo un ejemplo de ello. En Cáceres está declarada de Interés Turístico Internacional, pero son muchas las que tienen el título de Interés Turístico Nacional.

Los Empalaos de La Vera, la Encamisá de Torrejoncillo, el Día de la Luz en Arroyo, los caballos de San Antón de Navalvillar de Pela o la romería de San Isidro de Fuente de Cantos son expresiones de devoción y espiritualidad, cada una a su manera.

Publicado en diciembre de 2018

Banner Turismo Junta de Extremadura

©Planveando Comunicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.