Ruta de los gigantes, otro crucero fluvial de lujo en Extremadura

La Ruta de los Gigantes es el nuevo crucero fluvial de lujo en Extremadura. ¿O acaso no es de lujo la visión que se tiene desde el barco de los Canchos de Ramiro, el hermano menor de Monfragüe?  Una vista que ha sido inédita hasta la botadura del nuevo Barco del Tajo en el Puente del Pilar 2018, que permite contemplar desde el agua las gigantescas crestas que estrechan el cauce del río Alagón.

Si el Salto del Gitano impresiona, también desde el nuevo barco de Monfragüe que gestiona la misma empresa del Barco del Tajo, los Canchos de Ramiro son todo un descubrimiento para quien no conoce la existencia de este pórtico natural en el norte de Extremadura. Si la cota del agua y el viento permiten cruzarlos, verse entre esos dos enormes cantiles de cuarzo dispara la adrenalina.

A punto de atravesar los Canchos de Ramiro desde el barco de la Ruta de los Gigantes.

Solo ya tenerlos delante es toda una experiencia y navegar hasta allí desde el embarcadero de Ceclavín, un espectáculo de buitres leonados y hasta cigüeñas negras que habitan en los roquedos. Mires a donde mires, descubres al vuelo esas y más aves por lo que es aconsejable llevar prismáticos. Además, la tripulación va dando explicaciones muy útiles porque al fin y al cabo el barco es todo un aula de naturaleza.

Vista de los Canchos de Ramiro a lo lejos desde el barco

La Ruta de los gigantes se adentra así en un espacio protegido de Extremadura por lo que solo es navegable hasta el 15 de enero desde el mes de agosto para respetar los tiempos de nidificación de las aves. Los Canchos de Ramiro es el corazón de esta ZEPA, pero todo este paraje es de gran riqueza ambiental. La vegetación típica de ribera con un marcado estiaje que siempre despierta comentarios entre los pasajeros, las dehesas y sobre todo los afloramientos rocosos, que son refugio de las aves. Imágenes idílicas desde los ventanales de la embarcación, con capacidad para 55 plazas y precios especiales para familias y grupos.

El pico de La Ladronera desde el barco de la Ruta de los Gigantes.

El barco se coge en el embarcadero de Ceclavín, de fácil acceso, con aparcamientos y la posibilidad de aderezar la espera en el célebre restaurante la Cabaña de Ceclavín o en el propio pueblo, el pueblo con más ermitas de Extremadura. El crucero de la Ruta de los Gigantes dura alrededor de tres horas en que habrá que estar atentos a los meandros que anuncian la llegada a los Canchos de Ramiro pasando también por el pico de la Ladronera, que dicen que debió  ser refugio de bandidos. Entretanto, el barco agasaja a los pasajeros con degustación de aceite extremeño y queso portugués.

No en vano, este corredor natural, que viene de Las Villuercas y pasa por Monfragüe, termina en Portugal y se encuentra en la comarca del Valle del Alagón, que se reparte entre los municipios de Cachorrilla, Casillas de Coria, Ceclavín, Cilleros, Moraleja, Pescueza y Zarza la Mayor.

La Ruta de los Gigantes suma el octavo crucero del Barco del Tajo, la apuesta de la iniciativa privada por ofrecer turismo fluvial en Extremadura con el apoyo decidido de la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura.

Publicado en noviembre de 2018

Banner Turismo Junta de Extremadura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.