La ermita del Cristo del Amparo, la “Capilla Sixtina” de Benquerencia

Benquerencia guarda entre sus calles un bonito tesoro, una de las Siete Maravillas de la comarca Montánchez-Tamuja,  la ermita  del Santísimo Cristo del Amparo, llamada también la “capilla sixtina” por los hermosos frescos que la decoran.

Es una pequeña construcción del siglo XVII, ubicada dentro del pueblo. Nos abre la puerta Jose, el hijo de Rosario, la vecina que generalmente recibe a los visitantes que quieren conocer la ermita. También hay llave en el ayuntamiento y los vecinos se muestran dispuestos a enseñar la capilla de la que se sienten orgullosos.

Por fuera, la ermita está decorada con esgrafiado, se nota su cercanía a Valdefuentes, la Capital Regional del Esgrafiado, de la que la separan solo unos 6 kilómetros.

Por dentro, la ermita sorprende nada más abrir la puerta, sus paredes y techos decorados con pinturas de la Pasión de Cristo y enmarcadas con decoraciones geométricas, cuidadosamente repartidas, dan a la totalidad de la capilla un aire majestuoso.

No es una nave muy grande, pero los detalles están en todas partes, en la figura del Cristo del Amparo, también del siglo XVII o de los crucificados que lo acompañan. Otras figuras llenan el altar, como un pequeño Niño Jesús dormido sobre una calavera.

Por las paredes las imágenes de la Última Cena, el lavatorio de los pies. Un Ecce Homo destaca en el techo, en el centro de la ermita.  En el ábside de la capilla, la figura de Dios Padre preside pintada sobre el fondo azul, con ángeles y símbolos de la fe.

La enorme cúpula, decorada profusamente, da amplitud a la capilla y destaca por sus detalles. No faltan los elementos decorativos vegetales, flores y hojas, que rellenan cada centímetro de la capilla.

Los dorados, ocres y amarillos iluminan el lugar, en los marcos de cada fresco, en las columnas y en los decorados.

Siete maravillas en la comarca

Las otras seis maravillas de la comarca Montánchez-Tamuja que acompañan a la ermita de Bequerencia son:  el claustro del convento de Valdefuentes,  el castillo de Montáchez, La ruta de los Molinos de Arroyomolinos, la encina La Terrona en Zarza de Montánchez, la Basílica de Santa Lucía del Trampal en Alcuéscar, y el castro de Villasviejas del Tamuja en Botija.

Al salir, Jose nos invita a tocar la campana de la ermita “lo hacen todos los visitantes y así el pueblo sabe que hay gente viendo la ermita”. Tres vecinas nos saludan cuando salimos  y nos dicen orgullosas, “este pueblo es pequeño, pero es muy bonito”.

Jose también afirma algo que nos llena de curiosidad. “Antes, aquí lo que había eran viñas. Cuando vamos al huerto de alguien decimos ‘vamos a la viña de fulano’ aunque lo que que hay son olivos…”. Y es que desde la época romana estas tierras han sido lugar de paso, de vida y de Historia.

Publicado en octubre de 2018

© Planveando Comunicaciones SL

1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Descubre la antigua ermita de la Peña en Sierra de Gata

Las ruinas de la Ermita de Nuestra Señora de la Peña se…

El 8 de marzo se celebra con música hecha por mujeres

La música protagonizada por mujeres llega esta semana a Almoharín, Cáceres y…

Apúntate a ver las perseidas en Extremadura con expertos y música de pelis en directo

Nada como ver las perseidas con expertos y para eso, Extremadura Buenas…

Celebra el Día Europeo del Enoturismo 2018 con queso y vino Ribera del Guadiana

La Ruta del vino Ribera del Guadiana